Xataka – La NASA consigue abrir la cápsula atascada del asteroide Bennu después de tres meses planeando cómo hacerlo

La paciencia ha dado sus frutos. Los ingenieros de la misión OSIRIS-REx de la NASA han logrado abrir, después de tres meses de trabajo, el contenedor de muestras que una sonda espacial trajo del asteroide Bennu el 24 de septiembre.

La historia corrió como la pólvora: dos de los 35 tornillos que sellaban el contenedor de rocas y polvo del asteroide estaban atascados, y los ingenieros del Centro Espacial Johnson de la NASA no conseguían desatornillarlos.

Con tal de no contaminar el botín, los ingenieros se pusieron a desarrollar herramientas específicas para retirar los dos tornillos, lo que ha obligado a los científicos a conformarse provisionalmente con 70 gramos de material que habían venido adheridos a otras partes de la cápsula.

«Nuestros ingenieros y científicos han trabajado incansablemente detrás de escena durante meses para diseñar, desarrollar y probar nuevas herramientas que nos permitieron superar este obstáculo», publica hoy la NASA.

Los dos tornillos más infames de la NASA

Las muestras del asteroide Bennu se encuentran desde finales de septiembre en una sala blanca especialmente construida para la misión OSIRIS-Rex dentro del Edificio 31 del Centro Espacial Johnson, en Houston, cerca de donde la NASA almacena las muestras lunares de las misiones Apolo.

La sonda espacial OSIRIS-REx llegó al asteroide Bennu en 2018. Después de orbitarlo durante 505 días, se acercó a su superficie, extendió su brazo robótico y sopló nitrógeno sobre el asteroide con un complejo mecanismo llamado TAGSAM (Touch-and-Go Sample Acquisition Mechanism) para recoger muestras de polvo y rocas.

El equipo de la misión OSIRIS-REx celebrando

Aunque algunas muestras de polvo quedaron adheridas a otras partes del TAGSAM, la mayor parte quedó sellada, como estaba previsto, en el contenedor de muestras. Una vez recuperó la cápsula, la NASA pudo retirar con éxito 33 de los 35 tornillos del contenedor de muestras, pero no consiguió abrir dos tornillos atascados con las herramientas que habían sido aprobadas para su uso en la sala blanca.

La solución: fabricar dos nuevas herramientas con brocas a medida y un grado específico de acero inoxidable quirúrgico no magnético, el metal más duro aprobado para su uso en las cajas con guantera de la sala para evitar contaminación.

Estas herramientas se probaron en un laboratorio de ensayo y funcionaron como estaba previsto, así que luego se usaron para abrir el contenedor. Ahora solo queda desmontar el resto del TAGSAM para recuperar cualquier resto de polvo adicional. Todavía está por determinar la masa total de material que la sonda OSIRIS-REx logró capturar durante su misión a Bennu.

Un viaje a los albores del sistema solar

Además de ser un asteroide potencialmente peligroso, Bennu tiene 4.500 años, casi la edad del sistema solar. Los científicos están deseando echar mano a las muestras para estudiar su composición y, con ella, trazar la historia del sistema solar. Si hay compuestos orgánicos, como parece ser el caso, tal vez incluso el origen de la vida.

Una parte de las muestras de Bennu se almacenará a -80 ºC y otra a temperatura ambiente para asegurar su conservación durante décadas.

En cuanto a OSIRIS-REx, después de soltar la cápsula ha seguido su camino hacia un nuevo asteroide: Apofis. La sonda ha sido rebautizada como OSIRIS-APEX. Llegará al asteroide poco después de que este pase a escasos 38.000 kilómetros de la Tierra. Para ello está teniendo que acercarse al Sol y atravesar temperaturas más altas de las que fue diseñada para soportar, pero parece que aguanta.

Imágenes | NASA

En Xataka | El gran misterio de las muestras de Bennu acaba de despejarse: hay evidencia de dos “componentes básicos para la vida”


La noticia

La NASA consigue abrir la cápsula atascada del asteroide Bennu después de tres meses planeando cómo hacerlo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Matías S. Zavia

.