Buscar:

Xataka – Comprar online desde Canarias se ha convertido en un dolor de cabeza para los usuarios: así es la odisea para adquirir productos desde las islas

Comprar productos desde Canarias es un dolor de cabeza para los habitantes de las islas. Navegar por Amazon o Privalia y comprobar que ese producto que querías desde hace tiempo no lo envían al archipiélago forma ya parte del ideario canario. Al igual que encontrarse con altos costes de envíos y extras derivados de las gestiones aduaneras. Esta odisea a la hora de comprar ha llevado a muchos canarios a quejarse en las redes. Más del 60% de las tiendas online no realizan envíos a Canarias, según el comparador Idealo. Y apenas el 4% realiza envíos urgentes. Pero ¿por qué estas empresas no envían a Canarias?

Lo cierto es que la situación geográfica, los altísimos costes de envío y sobre todo las complicadas gestiones aduaneras provocan que muy pocos negocios online y marcas quieran vender por Internet en las antiguamente conocidas “Islas afortunadas”. Aunque últimamente no lo sean tanto. Y es que el mercado canario está compuesto por más de dos millones de potenciales clientes, que acaban siendo los más damnificados. Y la realidad es que marcas tan famosas como Nike, Dockers o Levi’s no envían a las islas.


Leer más

Xataka – Verizon, AT&T y el sector aéreo de EEUU llevan meses en pie de guerra por una curiosa disputa: el efecto que puede tener el 5G en los vuelos

2022 arranca con las aguas revueltas en el sector aeronáutico de EE. UU. A apenas unos días de que el país active su nuevo servicio de banda C 5G, con el que pretende mejorar la conectividad inalámbrica, la Federal Aviation Administration (FAA) decidía la semana pasada dotar a 50 de sus aeropuertos de “zonas de amortiguamiento” pensadas, precisamente, para reducir el riesgo de que el 5G pueda interferir con instrumentos sensibles de los aviones, como los radioaltímetros que utilizan para determinar su altura. A la hora de seleccionar las terminales, la FAA valoró su ubicación, el volumen de tráfico o la frecuencia de las jornadas con baja visibilidad.

Leer más

Xataka – El éxito de Wordle es un vestigio del Internet que ya apenas existe

De Wordle podemos decir que esconde una historia de amor, que resulta adictivo por su simplicidad o que parte de su magia está en cómo unos simples emojis cuentan una historia, pero quizás la mejor de sus intrahistorias sea la de una reconciliación con el Internet que dominaba hace veinte años y que hoy apenas existe.

Fui un niño prematuro en Internet, de esos un poco repelentes que presumían de haber creado una web a los doce años y que pasaban la tarde en el Messenger hablando con los otros tres niños del curso que también tenían Internet en casa y ganas de utilizarlo. Situémonos: año 2002.

En esa época lo común era el Internet indie, de webs lanzadas por desarrolladores independientes o empresas pequeñas, de escala nacional. Y sobre todo, mucha inocencia, la de quien descubre un juguete de construcción lleno de posibilidades y simplemente le apetece crear.

El tiempo pasó, los fantasmas de la burbuja puntocom quedaron atrás, y las empresas volvieron a invertir con decisión en el online. Llegó Google, llegaron las redes sociales, las tecnológicas se hicieron gigantes y todo cambió. Internet pasó a estar compartimentado, a ser terreno de grandes empresas propuestas a engancharnos y hacernos adictos, a procurar que pasáramos cuanto más tiempo mejor dentro de sus corrales. Corrales con banners, cookies que registran nuestras filias y fobias más íntimas y botones para hacernos premium. Porque si algo ha cambiado es que antes todo era cutre y éramos felices, ahora todo es premium y…

Un encantador anacronismo

Daniel Rodríguez, el creador de Wordle en español, lo dijo bien claro: «Ninguna empresa de hoy en día lanzaría un juego así, que evita engancharte». Esa es la magia de Wordle, su propósito de impactarnos de forma limitada. Nada impide a sus creadores llenarlo de banners, permitir partidas ilimitadas, crear rankings mundiales y activar una suscripción que permita un cierto número de pistas al mes y una insignia junto a nuestro nick. Pero ni siquiera hace falta un registro.

Este esp´íritu —felizmente respetado por Daniel— me lleva a pensar en lo que podría ser Internet de no ser por lo que acabó siendo, fruto de aspiraciones económicas y de vanidad. En Wordle, extrañamente, no nos sentimos como mercancía que retener y explotar. No nos pide nada a cambio.

En cierta forma recuerda a Fotolog, que tenía una mecánica que hoy suena anacrónica: solo podías subir una foto al día, y la arquitectura interna inducía a desarrollar un texto. Luego llegó Tuenti y pasamos a no poder subir menos de cien fotos cada domingo por la mañana, sin filtro alguno, pero ese es otro tema. ¿Alguien se imagina no poder compartir más de una story diaria en Instagram? Me´canicas que van en contra del mercado y una lucha por sacudirse el polvo de la nostalgia.

La historia de Wordle ha continuado con lo que uno esperaría en 2022. Un tipo creó una copia para llevarla a la App Store sin pedir permiso a nadie, la monetizó con suscripciones de treinta dólares anuales y solo cuando saltó la liebre propuso opciones al desarrollador original, todas destinadas a contentarle con dinero. Cuando este se negó, siguió su camino sin más hasta que Apple retiró la aplicación de la tienda. Una dinámica que podría resumirse en «muévete rápido y rompe cosas«. ¿A quién nos recuerda?


La noticia

El éxito de Wordle es un vestigio del Internet que ya apenas existe

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Lacort

.

Xataka – Las células de perovskita avanzan en uno de sus grandes retos para convertirse en el futuro de la energía solar: mejorar su resistencia y duración

Desde hace ya algunos años las tecnologías fotovoltaicas miran las perovskitas como el “santo grial” del sector, la gran esperanza para el impulso de la energía solar. Hace un año Ignacio Mártil de la Plaza, doctor en física y catedrático electrónica, nos explicaba que los materiales incluidos bajo esa etiqueta están dotados de propiedades “óptimas” para transformar la energía solar en eléctrica que los convierten en candidatos ideales para la fabricación de paneles. Aunque su desarrollo en los últimos años ha sido notable y han logrado en apenas una década lo que al silicio le llevó medio siglo, la realidad a día de hoy es, sin embargo, que las perovskitas presentan importantes hándicaps, como su degradación y limitada vida útil. 2022 arranca no obstante con buenas noticias.

Un grupo de químicos de la Universidad Tecnológica de Kaunas (KTU), en Lituania, ha conseguido aumentar la estabilidad y durabilidad de las células solares de perovskita, lo que ataja uno de sus grandes puntos débiles: la degradación ambiental. Y lo ha hecho además dotando al material de un nivel de eficiencia que los propios científicos califican de «extremadamente alto».

Mediante un proceso conocido como pasivación, que se centra en la capa activa de la celda solar y elimina los defectos que se generan durante la fabricación, el equipo ha logrado una eficiencia del 23,9% con una estabilidad operativa a largo plazo (más de 1.000 horas). “Es una forma simple pero efectiva de mejorar la estabilidad de las celdas solares de perovskita”, destaca la propia KTU en un comunicado: “La superficie pasivada se vuelve más resistentes a las condiciones ambientales, como temperatura o humedad, y más estable, extendiendo la durabilidad del dispositivo”.

Una alternativa económica

No es la primera vez que los investigadores echan mano de la pasivación para mejorar las células solares de perovskita, pero el equipo de KTU —que ha trabajado codo con codo junto a un grupo de experto de China, Italia, Lituania, Suiza y Luxemburgo— ha querido evitar uno de sus inconvenientes: la formación de una capa que acaba provocando que las células solares se calienten. Para lograrlo utilizaron diferentes isómeros de yoduro de feniletilamonio sintetizados.

Los materiales se encargó de probarlos en “minimódulos solares de perovskita” un grupo del Instituto Federal de Tecnología de Lausana. Durante el test se logró «una eficiencia récord» de conversión de energía solar del 21,4%. “Demostró ser bastante eficaz para prevenir los efectos negativos de la pasivación de las células solares. Se ha descubierto que un isómero con los grupos de pasivación más cercanos entre sí conduce a la pasivación más eficiente”, explica el doctor Kasparas Rakštys.

Además de por sus propiedades óptimas, las células solares de perovskita permiten la fabricación de capas delgadas, livianas, flexibles y con materiales de bajo coste, lo que las ha convertido en una de las tecnologías de células solares de mayor crecimiento global. En comparación con los cristales de silicio, las perovskitas ofrecen ventajas importantes: se pueden producir de forma sencilla y económica. Buena prueba de ese interés es que el estudio ddel KTU, publicado en la revista Nature Communications, no es el único que ha intentado perfeccionarla en los últimos meses.

En diciembre Nature Energy se hacía eco del trabajo de un grupo de investigadores del Forschungszentrum Jülich, en Alemania, que presentó una variante que destaca por su estabilidad. Durante las pruebas, a iluminación elevada y alrededor de 65 grados centígrados a lo largo de 1.450 horas de funcionamiento, la celda de perovskita retuvo el 99% de su eficiencia inicial.

“La célula solar que hemos presentado ahora impresiona por su estabilidad excepcional. La predicción a largo plazo siempre es difícil, pero la célula solar que hemos desarrollado ahora ciertamente podría funcionar durante más de 20.000 horas en circunstancias normales”, explicaba el profesor Crhistoph Brabec, del Instituto Helmholtz Erlangen-Nuremberg, a Science Daily.

El objetivo es muy similar al de sus colegas lituanos: atajar la corta vida útil de las perovskitas, uno de sus grandes hándicaps. En la carrera por perfeccionar la tecnología ha destacado también en los últimos meses la Universidad de Cambridge, que a finales de 2021 presentaba un método para estabilizar el material sin comprometer su rendimiento. En su propósito usaron una molécula orgánica como “plantilla”. En las últimas semanas la Academia China de Ciencias (CAS) han presentado también avances que apuntan a la «autorreparación» de las propias células.

Imágenes | Lilly, Viktor, Ludvig, Kim & Gitte Andersen (Flickr) y Ricketyus (Flickr)


La noticia

Las células de perovskita avanzan en uno de sus grandes retos para convertirse en el futuro de la energía solar: mejorar su resistencia y duración

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Un salvavidas teledirigido y autopropulsado capaz de moverse a 15 km/h: así es U-Safe, el dron para operaciones de socorro en alta mar

En pleno Atlántico, de noche y con un mar embravecido, un traspiés que acabe con un marinero cayéndose por la borda puede rematar de la peor de las formas posibles. Con el agua a tres o cuatro grados, la hipotermia es a menudo una condena fatal. Si la tripulación se da cuenta del accidente puede lanzar un salvavidas, pero lo más probable es que tarde en desplegarlo varios minutos. No es mucho en cubierta, cierto; pero sí cuando se pasan peleando con las olas de un océano gélido y picado. Una vez en el agua, el flotador tiene también sus inconvenientes. Debe caer cerca del naufrago o, en caso contrario, será él mismo quien plante cara a la marea.

Medio kilómetro de alcance

Para evitar dramas de este tipo —o paliarlos, en la medida de lo posible— la compañía lusa Noras Performance ha desarrollado un salvavidas teledirigido y autopropulsado capaz de dirigirse al marinero y llevarlo de vuelta al buque. El dispositivo, U-Safe, que en España acaba de iniciar su comercialización de la mano de Gaexcon, pretende completar misiones de rescate en apenas unos minutos. Por lo pronto ya se ha probado con éxito en las costas de las Rías Baixas, en Galicia, y barcos de altura. Cuenta también con la experiencia acumulada en otros países. Una de las armadoras instaladas en el puerto de Vigo, Rampesca, dueña de varios buques congeladores —precisa el diario La Voz de Galicia—, ya ha adquirido también unidades.

U-Safe pesa 14 kilos y es capaz de surcar las olas a una velocidad de 15 kilómetros por hora. Su radio de acción es de 500 metros cuando se maneja a una altura de 10 m. A nivel del mar el alcance es algo inferior, de 300 m. Noras lo ha diseñado para que pueda maniobrarse a distancia, vía control remoto, desde el puente del barco o incluso por un marinero que salga en rescate de su compañero, algo crucial si el tripulante caído al agua ha perdido el conocimiento. Para su uso el operador dispone de un mando a distancia dotado de un joystick que funciona con radiofrecuencia.

“Hacía mucha falta un dispositivo así en los barcos que faenan en zonas frías. Quien lo maneja lo arroja al agua y puede llegar rápidamente a la persona que está en el agua”, comenta Domingo Fernández, responsable de la Gaexcon, quien precisa que el dispositivo puede arrastrar aproximadamente 240 kilos, lo que le permite prestar servicio a dos personas a la vez.

El dron mide 80 centímetros de ancho y un metro de alto y está fabricado con poliuretano, en una sola pieza, para evitar que el agua se filtre por las juntas. Incorpora luces y el prototipo está dotado además de una batería de litio con una autonomía de 35 minutos. Antes de usarlo la tripulación no necesita activarlo. U-Safe permanece en standby, por lo que llega con lanzarlo al agua. El joystick, de 231,5 gramos y una autonomía de cinco horas, puede manejarse también en el agua.

U-Safe no es el primer dispositivo teledirigido diseñado para operaciones de emergencia en el mar. El pasado verano el Ayuntamiento de Valencia, en colaboración con Cruz Roja, realizó un simulacro de salvamento en la playa de Cabanyal para presentar CRAS —control remoto acuático de salvamento—, un salvavidas teledirigido diseñado para apoyar a los vigilantes durante los rescates.

Al igual que el dron de Gaexcon, CRAS tiene un alcance efectivo de medio kilómetro. Su autonomía es de 30 minutos y alcanza una capacidad de carga de 250 kilos y una velocidad de 10 kilómetros por hora. Su filosofía es similar también al desarrollo gallego: la tabla de socorro puede manejarse a distancia, de forma teledirigida, o transportando al socorrista a la zona de peligro.

Imagen de portada | Gaexcon


La noticia

Un salvavidas teledirigido y autopropulsado capaz de moverse a 15 km/h: así es U-Safe, el dron para operaciones de socorro en alta mar

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Identifican la especie de caracol terrestre más pequeña del mundo: ronda 0,5 mm de alto y sus descubridores necesitaron pinceles y microscopio

¿Tienes un céntimo a mano? Si es así —además del primer paso para hacerte multimillonario— puedes crear tu propia colonia de Angustopila psammion, la especie de caracol terrestre más pequeña conocida hasta la fecha. Sus descubridores lo han encontrado en los sedimentos de una cueva situada al norte de Vietnam y acaban de publicar un artículo en la revista Contributions to Zoology (CTOZ) en el que detallan de forma pormenorizada sus sorprendentes medidas.

Leer más

Xataka – ‘El ciclo infinito’: ciencia-ficción desafiante y animada en Netflix que demuestra que no todo está dicho en materia de bucles temporales

‘El ciclo infinito’ no está diseñada para complacer a nadie. De hecho, un primer visionado de su breve propuesta (menos de 80 minutos) dejará a la mayoría de sus espectadores rascándose la cabeza y preguntándose si ha visto la película de ciencia-ficción más desafiante de los últimos tiempos o una tomadura de pelo.

En cualquier caso, es un alivio que propuestas tan demoledoramente distintas se hagan hueco en el catálogo de Netflix entre tantas series de género masticaditas y sin enigmas. Porque ‘El ciclo infinito’ ni siquiera es reciente. Fue estrenada en 2012, se dio un breve paseo por unos pocos festivales especializados y cayó en el olvido.

Su director y guionista, Zoltan Sostai, es un animador y técnico en efectos especiales húngaro en cuya brevísima carrera destacan los efectos del clon de ‘Vikings’ titulado ‘Northmen: Los vikingos’ y los de la producción húngara -esta sí- más aclamada de los últimos tiempos, la adorable ‘Un hada llamada Liza’. Sostai lleva a cabo prácticamente toda la producción de esta minúscula y enigmática película en compañía de Mark C. Phelan, que pone todas las voces del reparto.

Escenarios recurrentes y una narrativa en espiral terminan de definir a una producción cerrada en sí misma y cuya única referencia externa es ‘2001: Una Odisea en el espacio’, a la que alude no solo temáticamente, sino también en la estética: los diseños de los trajes de los astronautas y la iluminación y diseño de algunas estancias son idénticas a alguna secuencia del clásico de Kubrick.

A vueltas con los ciclos

La historia de ‘El ciclo infinito’ arranca arrojándonos unas cuantas preguntas: Jack es un astronauta que está siendo perseguido por una niebla de origen desconocido y por unos humanos de aspecto siniestro. Su huida le lleva a regresar una y otra vez a los mismos escenarios: una azotea, una calle desierta, una extraña discoteca, habitaciones circulares… y a comunicarse con una base lunar donde sus compañeros están en una situación desesperada.

Y entre medias, largas y desconcertantes conversaciones sobre mecánicas cuánticas, máquinas estropeadas y dimensiones paralelas que podrían ser (o no) esta misma realidad funcionando en un bucle: que el mismo actor interprete a todos los personajes es solo una de las pistas. ‘El ciclo infinito’ no proporciona respuestas evidentes, aunque clarísimamente Sistai tiene muy clara la solución a su acertijo. Simplemente, no nos lo quiere poner fácil.

La animación digital termina de redondear la oscura propuesta con personajes clónicos, escenarios oscuros y transiciones lisérgicas por pasillos infinitos que se devoran a sí mismos. Habrá quien entienda las máscaras, los rostros medio ocultos, los efectos que distorsionan la imagen y los interludios abstractos como métodos de Sistai para disimular su falta de medios, pero lo cierto es que intenciones y formato van en todo momento de la mano gracias a la temática oscura e interrogante del film.

A veces lindante con el cine de terror más desesperado, a veces con notas que recuerdan al lore de ‘Half-Life’ o ‘La niebla’ de Stephen King, ‘El ciclo infinito’ es una propuesta quizás irregular, pero desde luego, también valiente y única. Una ametralladora de acertijos que conectan con un concepto de la ciencia-ficción más literario que cinematográfico y que resulta, ante todo, refrescante y diferente. Solo queda sumar otro enigma a los que ya propone el film: ¿pasará tan desapercibida en Netflix como le lleva sucediendo desde hace siete años?


La noticia

‘El ciclo infinito’: ciencia-ficción desafiante y animada en Netflix que demuestra que no todo está dicho en materia de bucles temporales

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

Xataka – Así se vio desde el espacio la erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha´apai, el volcán submarino que ha provocado un tsunami en el Pacífico

A lo largo de los últimos años el Hunga Tonga-Hunga Ha´apai, un volcán submarino de nombre impronunciable situado en el Pacífico Sur, a escasos 65 kilómetros de Tongatapu, ha obligado a los ciudadanos de su país, Tonga, a mirar al mar con preocupación. Entre 2009 y 2021 protagonizó varias erupciones que, entre otras consecuencias, dejó enormes columnas de ceniza.

A pesar de su impacto de los últimos años, sin embargo, pocas imágenes ha dejado el volcán tan impresionantes como la que acompañó a su nuevo estallido, en las últimas horas. La razón: se ha captado a vista de pájaro. O de sonda, mejor. Los satélites que orbitan la Tierra han sido capaces de retratar el momento en el que el volcán enviaba a los cielos su enorme columna de humo.

Una columna de 20 kilómetros

Hunga #Tonga-Hunga Ha’apai #eruption at 04:00 UTC on Jan 15.
images courtesy #Himawari8 pic.twitter.com/Zk8uepybuX

— Seán Doran (@_TheSeaning) January 15, 2022

El viernes —según detalla el Servicio Geológico de Tonga— el volcán expulsó una considerable cantidad de vapor, gas y cenizas a una altura de hasta 20 kilómetros y un radio de 260 km. La ceniza llegó incluso a la capital, Nuku´alofa, y el estrépito de la explosión se habría sentido, según algunos testigos, en puntos lejanos, como las islas Fiyi o Vanuatua, a cientos de kilómetros de distancia. El Hunga Tonga Hunga Ha´apai había mostrado actividad ya a finales de 2021.

1.14.2022: (correction on date) Large volcanic eruption near Tonga (Hunga Tonga-Hunga Ha’apai volcano) today as seen from outer space. Shown on visible imagery using the Himawari satellite. #hiwx #tsunami #earthquake pic.twitter.com/Y18W7wvXl9

— NWSHonolulu (@NWSHonolulu) January 15, 2022

La dimensión de la nube volcánica ha permitido que el fenómeno se apreciase con claridad desde algunas sondas que orbitan la Tierra, como el satélite GOES West, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), que comparte en su web oficial las imágenes captadas en la región. En la grabación, explica, se aprecia la extensión de la columna de ceniza y las ondas de gravitacionales. También aporta imágenes de banda visible «roja», que ofrecen la resolución más detallada de todas las bandas del Advanced Baseline Imager del satélite.

Este es uno de los últimos fotogramas «diurnos» de la erupción en Hunga Tonga, tomada por el satélite Himawari 8.

El pulso eruptivo tiene que haber sido bestial a tenor de todas las imágenes que estamos viendo y los datos que llegan.

Imagen: NICT Science Cloud pic.twitter.com/0elwoKMioS

— Un geólogo en apuros (@geologoenapuros) January 15, 2022

Destacan también las instantáneas capturadas por el satélite Himawari-8, de la Agencia Meteorológica de Japón (AMJ), que ha publicado imágenes GeoColor de la erupción mientras el sol salía sobre la región. Organismos oficiales como el National Weather Service (NWS) Honolulu han compartido el impresionante contenido de la sonda nipona en sus propias redes sociales.

La fotografía que encabeza este artículo está tomada por el Himawari-8 y puede consultarse en la web de Regional and Mesoscale Meteorology Branch (RAMMB), en la que están colgadas las últimas imágenes de la sonda. La erupción se aprecia con claridad en el Pacífico Sur seleccionando la franja horaria de 04.00 a 05.10 h UTC del 15 de enero y marcando la opción Loop.

La violencia de la erupción, que llegó acompañada de un seísmo, ha generado también un tsunami que ha ocasionado graves daños en poblaciones de Tonga y ha obligado a realizar evacuaciones. Su Servicio Meteorológico ha emitido de hecho una advertencia para todo el país.

Imagen de portada | RAMMB (Himawari-8)


La noticia

Así se vio desde el espacio la erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha´apai, el volcán submarino que ha provocado un tsunami en el Pacífico

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Las nueve motos más baratas y con más autonomía: qué puedes comprar con 6.000 euros

La pandemia de Covid-19 ha cambiado por completo los hábitos diarios de una parte importante de la población. En el ámbito de la movilidad ha llegado en un momento clave y sus consecuencias están siendo decisivas a la hora de entender cómo nos movemos en nuestro día a día, especialmente en los entornos urbanos. Y, como consecuencia, la moto eléctrica vive uno de sus mejores momentos.


Leer más

Xataka – El cambio a un teclado 60%, contado por alguien que lleva toda la vida usando teclados completos

Hace un par de años conté en Xataka cómo había sido el cambio de un teclado de membrana a un teclado mecánico. Tras toda la vida usando este tipo de teclados, dar el salto a un mecánico fue un camino solo de ida. Ahora estamos en 2022 y sus majestades los Reyes Magos han dejado en casa otro teclado mecánico, pero esta vez un 60%.

El teclado que usaba hasta la fecha era un Razer Huntsman, y lo cierto es que estaba muy contento con él. Era (y es, que lo tengo guardado) un teclado completo, con su teclado numérico, todos los botones de función, flechitas, etc. Eso está bien, ya que tienes todas las opciones a mano, pero supone un problema: es grande, muy grande, algo que no es lo ideal si usas el teclado para jugar. Y ahí es donde entra el recién llegado Razer Huntsman Mini.

Algo chiquitito…

Empecemos por el principio: ¿qué es un teclado 60%? Es un teclado al que se le ha quitado el teclado numérico (los numeritos de la derecha), las teclas de función (F1, F2…), las flechitas y las teclas complementarias (Supr, Insrt, Fin, Inicio…). Si un teclado completo tiene entre 104 y 105 teclas, un teclado 60% tiene, como su propio nombre indica, el 60% de dichas teclas, alrededor de 61 según la región.

No quiere decir que esas teclas se hayan ido, sino que han cambiado de sitio. Por ejemplo, la tecla Inicio ahora está en el + y se usa pulsando a la vez Fn. La flechita derecha está en la L, por lo basta con pulsar Fn+L para activarla. Lo mismo con las teclas de función, el control de volumen (Fn+Q o W) y los botones de reproducción (Fn + E, R o T).

¿Por qué cambiar a un teclado de este tipo? Hay varios motivos. El principal y quizá más importante es porque me gusta jugar en el ordenador. Me gustan los shooters y son juegos que, por norma general, requieren mover mucho el ratón. Más espacio para hacerlo = mejor. Por no hablar de que el teclado numérico, las teclas de función y las demás no se suelen usar. Es espacio desaprovechado.

Por otro lado, y a tenor de este punto, es que hay teclas que no uso demasiado. Aquí hago un apunte: no las uso yo por mi trabajo o por mi forma de usar el ordenador, pero no quiero decir que no haya casos en los que las teclas de función y demás no sean útiles. Cada usuario es un mundo y usa el teclado como buenamente quiere. Yo, personalmente, apenas he usado las teclas de función.

Un teclado más compacto, como es el caso, me permite tener más espacio en el escritorio, más espacio para mover el ratón y, por qué no decirlo, un setup algo más minimalista dentro de que mi setup tiene de minimalista lo que yo de astronauta. Insisto, al final es una cuestión de gustos y preferencias personales.

No voy a entrar en el tema de los switches porque es algo que abordé en el artículo y la experiencia es la misma. Son switches optomecánicos, pero algo más silenciosos. Es algo que agradezco, porque el Razer Huntsman es bastante ruidoso. El Mini es más calladito y, aunque sigue sonando, no lo hace tanto. De la misma forma, aprecio esa mejora en la precisión y rapidez al escribir, así como un menor cansancio en las manos.

¿Qué tal el cambio?

Lo cierto es que el cambio ha sido realmente positivo. Jugando, en particular, lo he notado muchísimo. No sé cómo ponéis el teclado vosotros, pero yo cuando juego lo pongo a un lado y en diagonal. Con el teclado completo, la parte de la derecha me seguía ocupando espacio para el ratón, pero con el 60% ese problema ha desaparecido por completo. Tengo casi todo el escritorio para mover el ratón.

En el trabajo (como os podréis imaginar, mi trabajo es, principalmente, escribir), la experiencia ha sido igualmente positiva. El teclado es similar en sensaciones al que tenía antes, por lo que sin problema en ese aspecto. Sin embargo, ha habido algunos momentos en los que la memoria muscular me ha jugado una mala pasada.

Una definición rápida de memoria muscular es aquella que «implica la consolidación de una tarea motora específica en la memoria a través de la repetición». Yo, por ejemplo, solía escribir las cifras con el teclado numérico. Reconozco que si trabajas con hojas de Excel y haciendo números, esta parte es útil. No es que lo usase mucho, pero lo hacía de vez en cuando.

Los primeros días con el teclado 60%, la mano derecha se me iba a automáticamente hacia el lado para pulsar las teclas numéricas. De hecho, he llegado a hacer pulsaciones fantasmas al aire. Es un gesto que tenía tan memorizado que a mi cerebro le costó un par de días hacerse a la idea de que esas teclas ya no estaban. La suerte de trabajar escribiendo es que los dedos se entrenan rápido, así que ya no me pasa.

Otra cosa que eché de menos (no mucho, pero algo) son las flechitas. Edito vídeo (momento SPAM: tenemos TikTok) y tener las flechitas es útil para moverse entre fotogramas de forma más precisa. Alguna que otra pulsación fantasma ha habido, pero todo es cuestión de cambiar el chip para que, en lugar de pulsar la flechita, pulses Fn+J, K, L o I, que son las teclas con las flechas mapeadas.

Una vez superada esa «barrera mental», si la queremos llamar así, el uso del teclado es intuitivo y, para mí, más cómodo. Reconozco que no es un tipo de teclado que esté hecho para todos los usuarios, pero si sois jugadores y no usáis todas las teclas de vuestro teclado en el día a día, os recomiendo que le deis un tiento.


La noticia

El cambio a un teclado 60%, contado por alguien que lleva toda la vida usando teclados completos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Jose García

.