Buscar:

Xataka – China da un salto en los vuelos hipersónicos: un motor que alcanza Mach 9 con combustible «low cost»

China da un paso más en la propulsión hipersónica, una ambiciosa carrera en la que compite con China para fabricar dispositivos capaces de fulminar la velocidad del sonido al volar. Y en una de sus piezas clave, además: los motores. Un grupo de científicos del gigante asiático —avanza el periódico hongkonés South China Morning Post— ha desarrollado el primer motor de ondas de detonación hipersónica capaz de propulsar vuelos a nueve veces la velocidad del sonido (Mach9), lo que equivale a unos 11.000 kilómetros por hora, con combustible para aviones de bajo coste.

Los investigadores completaron con éxito varios experimentos con el motor de detonación durante sus pruebas en tierra, realizadas a principios de año en unas instalaciones especiales de Pekín.

Los detalles técnicos del dispositivo se concretaron en un artículo publicado en Journal of Experiments in Fluid Mechanics. En el informe, el equipo dirigido por Liu Yunfenf, ingeniero del Instituto de Mecánica de la Academia de Ciencias de China, explica que nunca se habían publicado resultados de pruebas con motores de este tipo en las que se emplease queroseno de aviación.

Una mejora en el diseño

Los motores de detonación pueden ofrecer una eficiencia mayor que otras alternativas para los vuelos, como el scramjet. La clave: su capacidad para generar una serie de explosiones que liberan a su vez un potente flujo de energía. La tecnología no es ni mucho menos nueva y se han probado ya otros motores de detonación. Eso sí, en su mayoría necesitan hidrógeno, un combustible con dos importantes hándicaps: su precio y la seguridad, dado el riesgo de explosiones.

El equipo de Liu —precisa el South China Morning Post— ha querido centrarse en ese punto débil echando mano para su motor de RP-3, un combustible para aviones que, entre otras peculiaridades y frente al combustible diésel, muestra una liberación de calor y combustión retardada.

La idea del equipo asiático tampoco es del todo novedosa. Hace tiempo que los investigadores piensan en utilizar combustible para aviones en los vuelos hipersónicos, pero trasladarlo a la práctica ha presentado algunos desafíos importantes para los ingenieros: su combustión, más lenta que la del hidrógeno, exige cámaras de detonación bastantes más grandes. Y eso, cuando de aviones hipersónicos se trata, en los que cada milímetro de superficie cuenta, supone un problema.

Con un ligero cambio para la entrada de aire del motor los investigadores chinos han logrado sin embargo facilitar la ignición del queroseno, lo que evita tener que recurrir a grandes cámaras que puedan comprometer el diseño de las aeronaves. Su propuesta, aseguran, es pionera.

El trabajo del equipo de Liu se enmarca en los esfuerzos desarrollados dentro y fuera de China por crear sistemas de propulsión robustos para vuelos hipersónicos y supersónicos, una tecnología que permitiría volar a altas velocidades y mejorar la eficiencia de las entradas y salidas de la atmósfera.

“La posibilidad de basar un sistema de este tipo en detonaciones, la forma de combustión más potente, tiene el potencial de proporcionar una mayor eficiencia termodinámica, una mayor fiabilidad y unas emisiones reducidas”, explica un equipo de investigadores en PAS.

China no es la única que trabaja en el campo.

Hace meses tanto el gigante asiático como EEUU mostraron sus avances con los motores de detonación rotativos, una tecnología con una elevada capacidad de empuje y que permitirían, en teoría, alcanzar velocidades de Mach 17 con una ventaja añadida en el ahorro de combustible.

En marzo el propio South China Morning Post publicaba que un equipo de la Universidad de Tsinghua, en China, había desarrollado un prototipo que solucionaba algunos problemas de diseños anteriores. En Estados Unidos también señalaban hace meses el desarrollo de trabajos en el motor de detonación rotativo y diseños y prototipos de detonaciones oblicuas.

La tecnología hipersónica tiene interesantes aplicaciones tanto civiles, para el transporte, como militares. China ya ha desarrollado varios misiles hipersónicos, como el DF-17 y YJ-21.

Imagen de portada: Wikipedia


La noticia

China da un salto en los vuelos hipersónicos: un motor que alcanza Mach 9 con combustible «low cost»

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Alemania ha metido la sexta en su «independencia» del gas ruso: ya tiene su primer puerto para GNL

A las puertas de un invierno marcado por el cierre del grifo del gas ruso, clave hasta ahora en su suministro, Alemania pisa el acelerador para garantizarse el abastecimiento. El calendario aprieta, el escenario es complicado y los trámites que en otro contexto se eternizarían en los despachos han pasado a agilizarse al máximo con un objetivo claro: salvar los meses más fríos del año. Por si hubiera dudas, las autoridades germanas acaban de dejar un ejemplo claro en la Baja Sajonia, donde toma forma en un tiempo récord una nueva infraestructura energética estratégica.

194 días. Eso, poco más de medio año, es lo que ha tardado Alemania en preparar su nuevo embarcadero para gas natural licuado (GNL) en Wilhelmshaven, una infraestructura clave con la que la nación, comenta el ministro de Medio Ambiente y Energía de Baja Sajonia, Christian Meyer, quiere “contribuir a un suministro seguro”. La nueva terminal —primera de su tipo en el país— está pensada para la importación de GNL, gas natural que se enfría hasta llevarlo a un estado líquido que facilita su transporte y se reconvierte en estado gaseoso cuando llega a su destino.

La terminal de Wilhelmshaven se completa con una unidad de almacenamiento y regasificación (FSRU) que facilitará las descargas. Reuters precisa que, en concreto, empleará el FSRU Hoegh Esperanza, un buque que la semana pasada seguía aún en un astillero francés y que de cumplirse los planes del Ejecutivo germano llegará a su destino en el Mar del Norte a mediados de diciembre. En enero podría estar en condiciones de regasificar el GNL que llegue en buques cisterna.

Con la sexta metida. Como destacan sus autoridades, que presumen de haber logrado la primera infraestructura en apenas 194 días, Alemania está metiendo sexta para prepararse a las puertas de un invierno marcado por la crisis energética. En condiciones normales levantar un proyecto como la terminal de GNL de Wilhelmshaven llevaría años para cumplir con los trámites burocráticos —anota la cadena BBC—, pero la administración ha optado por aligerar el proceso para que la obra pudiera estar lista en menos de 200 días. En mayo las autoridades federales del país presentaron un proyecto de normativa que pretendía, precisamente, acelerar el uso del GNL en el país.

La primera pieza, no la única. La nueva terminal de Wilhelmshaven es importante, pero no es una pieza suelta, ni aislada; se enmarca en un sistema mucho mayor con el que Alemania quiere reforzar su suministro. El ministro de economía, Robert Habeck, ya ha anunciado que a principios de año entrará en funcionamiento también una segunda terminal flotante en Brunsbüttel.

El país tiene otros proyectos en Stade y Lubmin que estarán operativos a finales de 2023. Hacia el cuatro trimestre se pondrá en marcha además otra FSRU en las instalaciones de Wilhelmshaven. Si llegasen a alcanzarse la media docena —se plantea una privada prevista ya para finales de 2022—, anota Reuters, podrían cubrir un tercio de las necesidades anuales de gas de Alemania.

Objetivo: cubrir el hueco de Rusia. El objetivo está claro: reforzar el suministro de Alemania y paliar la dependencia energética de la república con Rusia, un vínculo que se ha visto gravemente dañado por la guerra de Ucrania. Berlín ya se ha marcado la meta de frenar cualquier flujo ruso para el verano de 2024 y ha decidido acelerar la búsqueda de suministros alternativos.

Hace un año Alemania obtenía el 60% del gas que consumía de los acuerdos con Moscú, un flujo más que notable que llegaba en gran medida a través del gasoducto Nordstream. En un escenario marcado por la guerra de Ucrania esa dependencia se ha convertido en un reto para Alemania.

Cubriéndose para el invierno. Conscientes de ese complejo escenario y de la proximidad del invierno, Alemania ha querido además garantizarse un sólido aprovisionamiento de gas. La semana pasada sus reservas estaban al completo, pero hay quien advierte que ni siquiera ese volumen será suficiente para sobrellevar todo el invierno satisfaciendo el consumo privado y el de la industria. Las autoridades germanas se esfuerzan en cualquier caso en trasladar un mensaje de tranquilidad: “La seguridad energética para este invierno está garantizaba”, recalcaba hace poco el canciller.

La otra cara de la estrategia. La estrategia alemana suscita también algunas preguntas, como en qué medida afectará a la transición hacia energías más respetuosas con el medio. Las autoridades germanas son conscientes y el propio Meyer ha querido insistir en que la meta sigue siendo “reducir aún más las importaciones de combustibles fósiles”. “El objetivo es pasar a los gases verdes neutros para el clima lo antes posible y convertir a Wilhelmshaven en el centro neurálgico del hidrógeno verde y la importación de renovables del Mar del Norte”, recalca el ministro.

Otra de las claves es en qué medida la nueva demanda alemana de GNL influirá en el mercado global. “Hay un montón de países, sobre todo economías emergentes, fuera del mercado y ya no pueden abastecerse del GNL que necesitan porque tienen menos poder adquisitivo que Alemania”, señala a la cadena BBC Andreas Goldthau, de la Escuela de Asuntos Públicos Willy Brandt. El riesgo es que naciones más pobres se vean abocadas a una situación vulnerable, con riesgo de apagones o tener que echar mano de fuentes de energía más contaminantes, como el carbón.

Imágenes: NPorts/Wolfhard Scheer y UNIPER


La noticia

Alemania ha metido la sexta en su «independencia» del gas ruso: ya tiene su primer puerto para GNL

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Mejores humidificadores: cuál comprar y siete modelos recomendados desde 20 euros

Levantarse con la garganta seca es solo uno de los problemas derivados de vivir en un ambiente demasiado seco, algo que no solo es cuestión de clima, si no también derivado de tener encendidos la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano. Si estás pensando en comprar un humidificador, en esta guía de compra te ayudamos a elegir el modelo que mejor se ajuste a tus necesidades y te proponemos una cuidada selección de modelos recomendados para todos los bolsillos. Leer más

Xataka – En 1919, un zaragozano patentó algo que revolucionó las cocinas de todo el mundo: la historia de la olla exprés

En una de las charlas TED más emblemáticas de la historia, Hans Rosling se plantó en el escenario con una lavadora. Así, como suena. El médico sueco contó que tenía cuatro años cuando vio a su madre poner, por primera vez en toda su vida, una lavadora. Contó cómo su abuela fue al primer uso de la máquina con un entusiasmo enorme: cómo durante toda su vida, había tenido que calentar el agua en la hoguera y lavar a mano. Pero, sobre todo, contó como la lavadora había cambiado buena parte del mundo y cómo va a seguir haciéndolo.

Sé que es una tesis arriesgada, pero lo interesante de todo esto es que la lavadora es solo un ejemplo. Un ejemplo bueno, claro: la cantidad de horas que las sociedades (sobre todo, las mujeres) dedicaban a una actividad tan dura como lavar la ropa antes de las máquinas era una auténtica bestialidad. Pero ejemplos, hay muchos más. Uno poco conocido tiene como protagonista a un zaragozano y su revolución que alcanzó a las cocinas de medio mundo.


Leer más

HardZone – He actualizado mi PC por 120€ en Aliexpress, ¡todo un acierto!

Hay algunas ocasiones en las que, ya sea porque tienes cierta necesidad específica, o ya sea por puro «cacharreo», te surge la necesidad de tener que montar un segundo PC. Hoy vamos a contaros nuestra experiencia personal, puesto que en esta situación hemos montado un PC completo por poquísimo dinero comprando hardware en Aliexpress. ¿Quieres saber cómo y cuál ha sido el resultado? Pues sigue leyendo.

A todos los aficionados a la informática y al hardware nos gustaría tener un PC con hardware de última generación, pero muchas veces eso no es posible debido a los altos precios que tienen los componentes. Sin embargo, si necesitas un PC para realizar tareas secundarias, o si tus necesidades son más humildes, entonces debes saber que no tienes por qué gastar una gran cantidad de dinero, siempre y cuando sepas a lo que atenerte.

¿Un PC barato en Aliexpress? ¡No exactamente!

Antes de nada, hay que dejar claro que cuando decimos que nos hemos montado un PC comprando en Aliexpress, en realidad lo que hemos comprado han sido algunas de las piezas. La historia real es que teníamos un servidor relativamente antiguo que utilizábamos para Minecraft y decidió pasar a mejor vida hace poco tiempo, así que en realidad no necesitábamos todas las piezas sino únicamente la placa base, el procesador y la memoria RAM. La caja (mATX), la fuente de alimentación, la gráfica, el SSD de sistema e incluso el disipador, pudimos reutilizarlos.

Para esta labor de «actualizar el PC», que en realidad fue deshacernos de una placa base, un procesador y una RAM DDR2 realmente viejos y que ya nos dieron muchos años de servicio y cambiarlos por otros «nuevos», decidimos echar un vistazo a Aliexpress, donde nos topamos con varias ofertas bastante interesantes en las que te ofrecen procesadores de servidor en un kit que incluye placa base y memoria RAM, a precios de derribo.

Nosotros optamos por un kit que incluye un procesador Intel Xeon E5 2620V2, con placa base X79 y dos módulos de memoria de 8 GB cada uno DDR3 a 1.333 MHz, y nos costó poco más de 118€, aunque por poco más de 100€ teníamos la opción de escoger lo mismo, pero con módulos de 4 GB de RAM (8GB en total, pero preferimos coger la opción con 16GB).

¿Y qué tal funciona este equipo?

Como ya supondréis, lo que hemos comprado no es ni mucho menos hardware de última generación, pero sí que es hardware bastante potente. El Intel Xeon E5-2620V2 es un procesador de servidor que tiene 6 núcleos y 12 hilos de proceso a una velocidad máxima de 2,6 GHz con un TDP de tan solo 80 W, lo que nos permite tener un rendimiento bastante decente con un consumo contenido y, lo que es más, nos ha valido con un disipador relativamente pequeño y antiguo que vale para su socket LGA2011 y mantiene buenas temperaturas de funcionamiento (por debajo de 50ºC).

Este procesador, que costaba en torno a 500 Euros en su momento, es equiparable a la tercera generación de procesadores Intel Core (Ivy Bridge) que se lanzó a finales del año 2013, por lo que obviamente tiene ya su tiempo. Sin embargo, como lo hemos montado en un equipo cuya misión es la de ser un servidor de Minecraft y de archivos multimedia, hace su función a las mil maravillas (de hecho, mucho mejor que el Celeron que teníamos antes para ello).

Además, también hemos mejorado sustancialmente la velocidad y cantidad de memoria que teníamos, pues hemos pasado de 8 GB DDR2 a 16 GB DDR3 y de 800 a 1.333 MHz, y el equipo aunque no destaca por su gran conectividad (no tiene ni USB 3.0 siquiera), cuenta con conectores SATA 3 por lo que nuestro SSD de 2.5″ SATA 3 de 256 GB sigue valiéndonos perfectamente.

En definitiva, por apenas 120 Euros hemos actualizado este servidor con un hardware muchísimo más potente y que funciona de maravilla. Si estás en un caso similar y buscas hardware para actualizar un equipo secundario o un servidor casero, sin duda en tiendas como Aliexpress puedes conseguirlo fácilmente por muy poco dinero.

The post He actualizado mi PC por 120€ en Aliexpress, ¡todo un acierto! appeared first on HardZone.

Xataka – El eSport más emocionante del momento no tiene nada que ver con el juego: consiste en diseñar la mejor web

A finales de octubre Sergey Stanvech, de Alemania, y Kristina Ivanovic, de Serbia, se batieron el cobre en un duelo «a muerte» de media hora, en directo, con comentaristas y el escrutinio del público, en el que tuvieron que demostrar sus habilidades como gamers. La victoria fue para Stanvech, quien acabó imponiéndose en las dos rondas de una competición en la que participaron también otros dos jugadores desde Países Bajos y Estados Unidos. Al finalizar el torneo pudo desconectar su ordenador con la satisfacción de la victoria… Y un bonito cheque de 2.000 dólares.

Cuestiones clasificatorias aparte, lo más curioso del duelo no es quién, cómo y cuándo ganó, o si Stanvech lo hizo con más o menos soltura. Lo realmente curioso del duelo Sergey-Kristina es a qué estaban compitiendo. Ambos practican un esport, sí, pero uno muy diferente a Fortnite o FIFA.

A lo que se dedican ambos finalistas, junto al resto de participantes de la competición, es al diseño de webs. Eso sí, al diseño de páginas… En una categoría que no aspira solo a crear sites atractivos y funcionales; además de eso quiere lograrlo en un tiempo récord y superando a otros gamers.

«Nuestra versión de Iron Chef»

La competición en cuestión se llama Relume Design League (RDL), la organiza Relume, compañía dedicada a la creación de webs, y básicamente se ha marcado el objetivo de “reunir a los mejores diseñadores de todo el mundo para competir cara a cara en un Figma Arena en directo”.

Su dinámica es bastante sencilla. En cada partido se miden dos contrincantes, diseñadores que acceden a Figma Arena para competir durante media hora con un propósito en común: demostrar que son los mejores en lo suyo. Para lograrlo la organización les da únicamente una serie de instrucciones sobre el diseño que deben crear, un punto de partida para sus diseños.

Todos los encuentros, conocidos como Rumbles, se retransmiten en directo vía YouTube, con comentaristas incluidos, y al finalizar cada partido se abre una encuesta para que sea la audiencia la que se pronuncie. La única pauta que reciben los jugadores es el briefing, el resumen con las claves que deben seguir. A partir de ahí, los propios diseñadores se encargan de escoger sus herramientas.

My winning 🥇 design on @relume_io design League. Watch it all on YouTube https://t.co/UtjYhkVZPg That was intense. Representing @thatsfinsweet added a layer of responsibility on me but also gave me F’in sweet support and confidence! pic.twitter.com/UghrgTsAvB

— Stanchev Sergey 🇺🇦🇩🇪 (@Stanchev14) October 28, 2022

“La RDL es el primer esport hecho para diseñadores. Reunimos a los mejores diseñadores web de todo el mundo para competir cara a cara en Figma. Los jugadores tienen treinta minutos para crear un diseño basada en las instrucciones proporcionadas”, explican desde la propia Relume, que reivindica que “la mejor manera de mejorar el diseño es a través de la práctica”.

La competición de Relume ofrece un incentivo extra para hacerlo: el orgullo de la victoria… y los premios, que al menos en la competición celebrada en octubre, con cuatro jugadores, contaba con tres premios: el tercero, de 250 dólares; el segundo, de 750; y el tercero, de 2.000.

“Si tienes la oportunidad de hacerlo, es divertido, vale la pena. Es nuestra versión de Iron Chef, pero con Figma. Y no es algo que podamos hacer a menudo. Es duro, pero lo haría de nuevo con gusto”, comenta Devin Fountain, uno de los concursantes. Si quieres comprobar en tus propias carnes si tiene razón, Relume Design League permite inscribirse ya en los próximos torneos.

En el canal de YouTube de la compañía pueden seguirse además los partidos que ya han disputado.

A priori el diseño web quizás no parezca materia para esports, pero no es la única habilidad que va más allá de los shooters o juegos de deportes convencionales. Hay quien compite por ejemplo creando hojas de cálculo de Excel, una modalidad con sus propios desafíos internacionales.

Sobre esports, ya se sabe, no hay nada escrito.

Imágenes: Relume


La noticia

El eSport más emocionante del momento no tiene nada que ver con el juego: consiste en diseñar la mejor web

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Xataka – Suunto 9 Peak Pro, análisis: un ¿smartwatch? deportivo que destaca cuando los demás se rinden

El giro lento pero cada vez más serio de los smartwatches nativos hacia el mundo del deporte no ocasional genera también bastante movimiento en el segmento de los relojes deportivos clásicos, los cuales ya hace unos años que a su vez iniciaron el camino contrario: convertirse en smartwatches.

El Suunto 9 Peak Pro el el modelo que desde ya mismo aspira a convertirse en la referencia de quienes buscan un reloj deportivo del más alto nivel a la vez que no renuncian a, cómo mínimo, recibir notificaciones y tener cierto grado de conectividad continua y mediciones básicas de smartwatch. En Xataka nos hemos tirado al monte literalmente para poder ponerlo a prueba como se merece.

Ficha técnica del Suunto 9 Peak Pro

Suunto 9 peak pro

dimensiones

43 x 43 x 10.8 mm

peso

64 gramos

Material del bisel

Acero inoxidable / Titanio

Material de la lente

Cristal de zafiro

Material de la carcasa

Poliamida reforzada con fibra de vidrio

Sumergible

100 metros

luz de fondo

LED

pantalla

1.2 pulgadas, matricial, 240×240 píxeles

conectividad

Bluetooth

sistemas de satélite

GPS, GLONASS, GALILEO, QZSS, BEIDOU

altímetro

Resolución 1 metro

presión atmosférica

Resolución 1 hPa

modos de deporte

+95

precio

499 euros

Suunto 9 Peak Pro Reloj deportivo GPS con batería de muy larga duración y medición de frecuencia cardiaca en la muñeca

Olvídate del Suunto gigante y pesado

Referirse a un Suunto (y muchos otros) relojes deportivos de las series más extremas solía significar hasta hace no mucho un reloj de dimensiones y peso considerable. Todo eso acabó.

El Suunto 9 Peak Pro es uno de los smartwatches con mejor diseño y acabado del mercado. Si no el que más. Sin perder un ápice de su carácter deportivo, su diseño está impregnado de elegancia y un gusto extremo por los detalles.

El buen gusto y refinamiento de los relojes deportivos alcanza su máxima expresión en este Suunto 9 Peak Pro

El bisel del Suunto 9 Peak Pro se puede escoger con acabado en acero inoxidable o en titanio de grado 5. En cuanto al material de la lente, es cristal de zafiro, el cual nos ha dejado con una sensación absoluta de seguridad en las semanas que lo hemos estado poniendo a prueba. Por último hay que hablar de la carcasa, acabada en poliamida con refuerzo de fibra de vidrio.

El conjunto, la caja del reloj de Suunto no llega a los 11 mm de grosor. Es como no llevar nada literalmente pues su peso es además de solo 64 gramos.

El toque diferente a la apariencia se lo podemos dar con las correas, que tienen un ancho de 22 mm y se pueden intercambiar fácilmente. La que viene de serie con el modelo que hemos analizado no queremos cambiarla por nada de mundo. Fabricada en silicona, es extremadamente flexible, no nos ha causado molestia o picor alguno y el cierre de un solo elemento nos parece muy acertado.

La combinación de una correa de silicona muy flexible y el poco peso del reloj consiguen que parezca que no llevas el Suunto 9 Peak Pro en tu muñeca

El reloj Suunto 9 Peak Pro se presenta con seis posibles combinaciones de color de la caja/correa y acabado de acero o titanio. La diferencia de precio es de unos 130 euros extra para la versión de titanio.

Bajo la apariencia elegante hay mucho trabajo para dotarlo de resistencia militar (con funcionamiento entre -20 y 55 grados centígrados), además de ser sumergible hasta 100 metros, aunque con profundímetro para inmersión en apnea de solo 10 metros.

En el diseño del reloj solo disponemos de tres botones físicos, colocados todos ellos en el lado derecho del bisel. Tienen un acabado, toque y recorrido perfecto, incluso con cierto feedback sonoro. Más adelante profundizaremos en cómo nos movemos gracias a estos botones por la interfaz del reloj de Suunto.

En la pantalla está la clave de todo

Alrededor de la pantalla, sobre todo si venidos del mundo del smartwatch clásico, la pantalla del Suunto 9 Peak Pro se convierte rápidamente en el apartado más débil. La principal pega es que la diagonal es de apenas 1.2 pulgadas y hay un generoso marco alrededor de ella que creemos está desaprovechado. Contar con más espacio para datos siempre es una opción interesante en un reloj deportivo.

El marco alrededor de la pantalla efectiva es muy considerable

La pantalla es de tipo matricial y con una resolución de 240×240 píxeles, más que suficiente para la interfaz del reloj. Viene con luz de fondo de tipo LED que se ajusta según la luz ambiente.

En un modelo de gama alta y tan ambicioso esperábamos una diagonal de pantalla algo mayor

Más allá del tamaño, la pantalla del Suunto 9 Peak Pro cumple con nota su cometido, especialmente en exteriores, donde la luz directa es lo que mejor le sienta.

Ya en interiores o el día a día, la diferencia con los paneles de smartwatches de consumo se aprecia enseguida, especiamente en el colorido, que en cierta manera decepciona respecto a los renders de la marca.

La interfaz del Suunto 9 Peak Pro se gestiona con la combinación tanto de los botones físicos como de la pantalla, que es táctil. En todo caso, y esto es un gran acierto para relojes «extremos», todo lo relacionado con menús y actividades puede ser controlado exclusivamente con los botones, algo que se agradece si usamos guantes o está lloviendo, por ejemplo.

Aunque la pantalla es táctil y muy precisa, el Suunto 9 Peak Pro puede ser gestionado plenamente con unos magníficos botones físicos

Los botones superior e inferior actúan habitualmente como elementos para desplazarse por las opciones, mientras que el botón central es el «ENTER» principal si lo pulsamos normalmente a la vez que el «ESC» (ir atrás) cuando lo mantenemos pulsado.

Algo que no me ha acabado de gustar es que, aunque el reloj responde bien cuando giramos la muñeca para iluminarse, lo que no ocurre es la activación de la misma para interaccionar directamente con la pantalla y debemos pulsar antes uno de los botones físicos.

Por lo demás, moverse con más agilidad o no por la interfaz solo depende de lo que conozcamos la marca. La curva de aprendizaje es bastante corta y enseguida asimilamos que hacia abajo vamos a las opciones del reloj, a la izquierda a las pantallas predefinidas y arriba tenemos los modos deportivos.

El Suunto 9 Peak Pro como smartwatch: no esperes demasiado

Si bien el Suunto 7 daba el paso con WearOS hacia el mundo de los smartwatches, este Suunto 9 Peak Pro queda claramente del lado de los relojes deportivos natos. Sirva como claro ejemplo que no pierde demasiado el tiempo en las esferas, donde contamos con apenas unas cuantas para escoger y todas ellas muy básicas y centradas en lo suyo.

Para las esferas de reloj de los smartwatch, la del Suunto 9 Peak Pro es bastante básica

En la espera por defecto disponemos de información sobre la hora, fecha y una zona donde tocando la pantalla podemos cambiar entre pasos, batería restante, altitud y tiempo de actividad del día.

Como reloj o smartwatch de diario, este Suunto 9 Peak Pro cumple con lo mínimo que podemos exigirle a casi cualquier reloj deportivo actual incluso de gamas mucho más bajas. Así, tenemos recuento de pasos, calorías quemadas, frecuencia cardíaca continua, sueño o saturación de oxígeno.

En algunas medidas, como pasos o seguimiento del sueño, contamos con una pantalla con el historial de los últimos 7 días, pero siempre es mucho mejor disfrutar de esa orgía de datos en la amplia pantalla de nuestro smartphone, aprovechando la muy buena aplicación de Suunto.

La app de Suunto da mucho juego para pasar horas analizando rutas, datos y demás de nuestras actividades registradas por el reloj

Como extras podemos citar el control de música y por supuesto notificaciones de nuestro teléfono móvil si así lo hemos decidido. En este último campo no esperes más que información muy puntual y mediocre visualización de la misma.

En el propio reloj Suunto 9 Peak Pro disponemos de numerosa información pero siempre es mejor disfrutar de los datos en la app de Suunto, una de las mejores del sector

Como pseudo aplicaciones incluidas en el Suunto 9 Peak Pro disponemos también de pantallas para conocer datos proporcionados por el barómetro, como altitud y presión atmosférica, así como información muy de moda en los smartwatches como son los niveles de estrés o de estado de forma. Suunto los considera Widgets del reloj, y podemos personalizar en la pantalla cuáles ver y cuáles mantener ocultos de la interfaz del reloj.

Una clara ventaja del Suunto 9 Peak Pro respecto a otros relojes deportivos con aspiraciones de smartwatch es su agilidad al movernos por las opciones, pantallas e información.

El nuevo procesador del Suunto 9 Peak Pro le proporciona una fluidez plena como reloj deportivo pero también como Smartwatch

El procesador más potente que monta el nuevo Suunto 9 Peak Pro se agradece desde el mismo momento en el que nos ponemos a jugar con él, ofreciendo una fluidez total y al alcance de muy pocos relojes deportivos.

Esto se agradece especialmente en lo que Suunto considera casi apps del reloj pero no son en realidad como tal. Son más bien conexiones con servicios de terceros, como Strava o Komoot, y que añaden funcionalidades como el traspaso de tracks. También hay guías de entrenamiento y test específicos (Cooper, FTP, prueba de umbral …) que nos sirven de ayuda, además de poder configurar y gestionar nuestros propios entrenamientos o planificaciones.

El Suunto 9 Peak Pro en su hábitat: la naturaleza (o ciudad)

Si bien el Suunto 9 Peak Pro nos da un aperitivo muy básico como smartwatch, entrar de lleno en su funcionalidad como reloj deportivo (su verdadera razón de ser y nicho de mercado) nos deja claro el por qué debe ser una de las referencias del mercado.

De entrada tenemos una barbaridad de deportes con los que el Suunto 9 Peak Pro quiere acompañarnos recogiendo datos con ajustes predefinidos. En total son 95 los deportes o actividades que tenemos en la interfaz, y será extraño que no encuentres la que busques. Cada una de esas actividades o deportes cuentan con sus pantallas predefinidas con la información que consideran importante que podamos ver mientras realizamos la actividad.

En la app de Suunto podemos crear nuevos «deportes» o actividades donde personalizar las pantallas de datos que queremos tener al realizar el ejercicio

Este aspecto tan personal no admite modificación en los modos predefinidos, pero sí que nos deja Suunto crear nuevos deportes o actividades en los que escoger personalmente qué datos o métricas queremos ver en cada una de las pantallas que asignemos a dicho deporte.

Si no te convencen las pantallas de datos de los 95 deportes predefinidos, puedes crearte las tuyas propias

Cuando ya hemos decidido medir una actividad con el Suunto 9 Peak Pro, tenemos un pantalla previa donde podemos ajustar determinado modos de funcionamiento. Casi nada queda fuera de nuestro control y dedicarle un tiempo a conocer las opciones va a mejorar y mucho nuestra experiencia con el reloj finés.

Podemos por ejemplo decidir si queremos seguir un track en la actividad, si vamos a incluir alguna app de SuuntoPlus, realizar trabajo en una determinada zona de intensidad, marcarnos un objetivo (por ejemplo duración o distancia cuando es senderismo o carrera), activar la luz de fondo, autovuelta, el GPS o la medición de frecuencia cardíaca, así como entrenar por intervalos, controles multimedia o pausa automática. Ésta última, por cierto, es tan exacta que en determinadas actividades como senderismo, nos pausa la grabación de la sesión con excesivo ahínco.

Alargando nuestra actividad hasta el infinito y más allá

De todas esas opciones que podemos personalizar cuando vamos a registar una actividad, la más determinante es la de la batería. De hecho es una de las claves de este nuevo Suunto 9 Peak Pro.

Los modos de batería pueden ser Rendimiento, Resistencia, Tour o Personalizado. En los tres primeros te indica qué sensores y opciones del reloj están activos durante la actividad, y con ello te estima la duración prevista de la batería.

En el modo Personalizado podemos determinar nosotros cómo queremos la exactitud del GPS (máxima o buena), tiempo de pantalla activa cada vez que tocamos un botón y si el panel es táctil o no.

Configurar adecuadamente estos valores es la clave para estirar al máximo la autonomía del nuevo Suunto 9 Peak Pro, una de cuyas novedades es precisamente su autonomía.

En modo smartwatch básico podríamos alcanzar tres semanas de autonomía. No hemos llegado a estar casi un mes sin hacer nada más que llevar el reloj puesto con notificaciones pero realizamos unas pruebas de varios días de ocio sin actividades y el porcentaje de batería apenas se reducía, por lo que esos 21 días que anuncia la marca son perfectamente factibles.

Pero esta cifra de unos 20 días es una medida un tanto absurda para un reloj de estas características. Si nos hemos hecho con un Suunto 9 Peak Pro, tarse o temprano registraremos actividades y de esta manera la autonomía lógicamente no puede estirarse tanto.

Con el modo de GPS más preciso la marca estima unas 40 horas de actividad continuada y son datos que sí que se acercan a lo que hemos podido comprobar nosotros en nuestras actividades durante la prueba del reloj de Suunto, siempre dependiendo del deporte escogido.

El Suunto 9 Peak Pro permite más de diez días de autonomía registrando cada uno de ellos actividades de alrededor de 2-3 horas

La sensación de poder realizar actividades de un par de horas de duración todos los días y poder estar más de una semana sin cargar el reloj como hemos podido realizar nosotros es una auténtica gozada. Y ajustando los modos de batería, nos podemos ir mucho más allá si por ejemplo no precisamos de datos de frecuencia cardíaca continuada, pantalla encendida o bluetooth.

Un ejemplo: con el 25% de batería restante podríamos realizar una salida de trail running de hasta 9 horas usando el modo de rendimiento del GPS. Y en el modo Tour, con precisión baja y registrando datos cada 30 minutos, serían más de 90 horas. Tiene poco sentido pero que exista esa posibilidad siempre es bienvenida. Esa autonomía siempre depende del deporte. Ese mismo 25% nos daría para registrar más de 30 horas de entrenamiento de fuerza.

Y cuando llega el momento de la carga, en una sola hora ya tenemos el reloj completamente cargado. O si tenemos prisa, con cinco minutos de carga ya podemos realizar una carrera de unas 4-5 horas.

Para la carga del Suunto 9 Peak Pro tenemos un cargador propietario que se acopla de manera magnética a la parte trasera del reloj y con el que es imposible que se nos quede mal alineado para su carga. El sistema de imantado funciona a la perfección.

Precisión del GPS y el pulsómetro

El excelente comportamiento del Suunto 9 Peak Pro con la autonomía se ve bien respaldado con los dos sensores principales del reloj: frecuencia cardíaca y GPS.

Para la primera medición, así como la de saturación de oxígeno (SpO2), el Suunto 9 Peak Pro cuenta con un sensor óptico en la parte inferior de su caja. El funcionamiento del mismo es preciso y fiable. En entrenamientos con manga larga que a veces estorbaba en la luz pulsada del sensor o un brazo con bastante vello (aunque no muy oscuro), no ha habido fallos graves. Tampoco pérdida de datos injustificados.

La duda de si el Suunto 9 Peak Pro respondería al reto de los relojes deportivos con sistema multibanda la zanjó rápidamente en nuestras pruebas de campo

Comparando con un sensor de pecho de Polar, las mediciones han sido correctas, respondiendo además bien a los cambios rápidos de frecuencia, algo clave en algunos tipos de entrenamiento.

El track azul se corresponde al Suunto 9 Peak Pro mientras que el rojo es de un GPS doble banda de confianza

Respecto al GPS, nos extrañaba de entrada que un reloj de esta gama no optara por un GPS Dual Band. Pero este nuevo Suunto 9 Peak Pro saca partido al renovado sensor GPS de Sony que por defecto usa los cinco sistema de posicionamiento al mismo tiempo: GPS, Galileo, GLONASS, BeiDou y QZSS.

El track del Suunto 9 Peak Pro, en azul, salvo algunos pequeños fallos, sigue fielmente el trazado de las calles en esta ruta por ciudad (en este caso comparado con el GPS de un smarpthone)

En los tracks grabados por el Suunto 9 Peak Pro, tanto en ciudad con edificios de alrededor de 3-4 alturas como en exterior en entornos mixtos, la precisión de su posicionamiento no nos ha defraudado aunque nos quedamos con ganas de ver cuál sería su resultado recurriendo a un sistema Multi-Band. Y hemos quedado también muy sorprendidos con la velocidad de adquisición de la señal, de apenas unos segundos desde que damos por iniciada la actividad a registrar.

Como apunte extra, en nuestras pruebas, el Suunto 9 Peak Pro tendía a otorgar algo más de desnivel acumulado en todos los deportes que probamos, desde ciclismo a carrera o senderismo, pero con un margen de menos de 50 metros por cada 800 acumulados.

Suunto 9 Peak Pro, la opinión y nota de Xataka

La distancia que todavía separa el mundo de los relojes deportivos del de los smartwatches es considerable. Hay intentos importantes como el reciente Suunto 7 en un sentido, o el más reciente todavía Apple Watch Ultra en sentido contrario (de smartwatch a reloj deportivo más puro). Pero tosavía hay factores determinantes que no permiten una mezcla perfecta.

El Suunto 9 Peak Pro reafirma su rol de reloj deportivo de referencia en cuanto a rendimiento y posibilidades, reforzando dos aspectos clave en su lucha contra los smartwatches: potencia de ejecución de acciones y autonomía. En este segundo elemento es donde destaca por encima de todo y pone en su lugar a cualquier smartwatch que quiera hacerle sombra.

Suunto 9 Peak Pro Reloj deportivo GPS con batería de muy larga duración y medición de frecuencia cardiaca en la muñeca

El reloj deportivo ha sido cedido para la prueba por parte de Suunto. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas


La noticia

Suunto 9 Peak Pro, análisis: un ¿smartwatch? deportivo que destaca cuando los demás se rinden

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Penalva

.

HardZone – Cómo volar dentro del nuevo Flight Simulator con los viejos juegos de los 80

Mirosoft ha conseguido poner de acuerdo a prácticamente todo el mundo con su último Flight Simulator, que ha alcanzado unas cotas de realismo abrumadoras y sentado las bases de un título que se extenderá a lo largo de los próximos años más como un servicio que como un lanzamiento puntual. Es más, prueba de ese espíritu es que hace apenas unos días celebraba su 40 aniversario desde el lanzamiento del primer título de la saga allá por el lejano año 1982. ¿Lo recordáis?

Un cumpleaños con sorpresa

Así las cosas, Microsoft no ha querido perder la ocasión de celebrar ese cumpleaños recordando a sus viejos clásicos, esos títulos que sentaron las bases del que es el mejor simulador de vuelo de todos los tiempos, y que podréis disfrutar dentro del actual lanzamiento de PC y Xbox Series X|S. ¿Que no os lo creéis? Pues sí, vais a poder gozar volando con los cuatro primeros Flight Simulator que llegaron en la década de los 80, entre ese año 1982 y 1989, y que ya están presentes tras la última actualización.

Ahora bien, estos Huevos de Pascua no serán jugables donde queramos, es decir, por ejemplo, dentro del menú principal antes de entrar a volar con el nuevo Flight Simulator, sino que los han añadido de una forma distinta, mientras esperáis por ejemplo a que la torre os dé permiso para despegar, o simplemente parados en la terminal de aeropuerto mientras hacéis algo de tiempo.

¿Cómo acceder a los viejos Flight Simulator?

El procedimiento para llegar hasta esos cuatro Flight Simulator originales de los años 1982, 1984, 1986 y 1989 es acceder a una partida en la que debéis volar con un Diamond DA62, un modelo de avioneta clásico y que seguramente muchos habréis pilotado en alguna de las versiones del juego. Es gracias a ella que será posible recordar los viejos tiempos. ¿Cómo? Pues mirad.

Lo primero que debéis hacer es, desde la vista interior de la carlinga, activar el llamado localizador de emergencia que veréis a la derecha del panel de control, justo debajo de la pantalla del radar y que es posible identificar en la captura que tenéis justo encima. Al hacer clic sobre ese botón, veréis en la pantalla de la izquierda, la del HUD, cómo cambia de repente.

Esa activación del localizador de emergencia en esta avioneta mostrará en pantalla los viejos juegos con su aspecto gráfico original. Desde el Flight Simulator 1 que llegó con colores Hércules (es decir, blanco y negro) a los Flight Simulator 2, 3 y 4 que serán seleccionables haciendo clic sobre los botones que aparecen sobre la pantalla de juego. Mirad que incluso podréis ver el viejo logo de Microsoft, en azul, a la izquierda, todo un guiño retro para los más nostálgicos.

Justo debajo de la pantalla de juego veréis más teclas, que son las necesarias para echarse una partida. En aquellos años 80 la cantidad de controles de los aviones no era tan grande como en la versión de 2020, y con ofrecer las típicas de acceso al control del avión (los cursores), quitar freno, aumentar y disminuir la potencia de los motores y los flaps, ya teníamos suficiente para experimentar lo que en los años 80 eran las experiencias de vuelo más realistas del mundo.

Así que ya sabéis, el nuevo Flight Simulator tiene un pedacito de su historia ya disponible para disfrutar mientras volamos plácidamente.

The post Cómo volar dentro del nuevo Flight Simulator con los viejos juegos de los 80 appeared first on HardZone.

Generated by Feedzy