Xataka – Dogecoin a la Luna: DOGE-1, un satélite financiado y pagado con la criptodivisa, será llevado por SpaceX a la Luna

Primero fue Tesla aceptando Bitcoin y ahora es la otra empresa de Elon Musk la que acepta criptomonedas. SpaceX llevará un satélite pagado con criptodivisas a la Luna, no con cualquier criptodivisa. DOGE-1 está financiado con la criptodivisa que nació de un meme, que representa aquello que se busca evitar en el mundo de las criptomonedas, con Dogecoin.


Leer más

Xataka – Sennheiser, la mítica marca de auriculares, vende su división de productos de consumo

Sonova probablemente no sea una marca que muchos conozcan, se trata de una empresa de dispositivos de audio médicos como audífonos. Sin embargo, va a ser la compañía que dentro de poco se hará cargo de los productos de consumo de Sennheiser, como auriculares o barras de sonido. Ambas empresas han llegado a un acuerdo para vender (y el otro comprar) la división de electrónica de consumo.


Leer más

Xataka – El cohete chino fuera de control acaba su aventura: ha caído en mitad del Océano Índico

La semana pasada saltó la alarma: un cohete chino gigantesco estaba a punto de reentrar en la atmósfera sin control alguno. En las últimas horas finalmente ha ocurrido, el Long March 5B ha vuelto a la Tierra, cayendo de forma descontrolada en el Océano Índico. Es uno de los mayores restos espaciales que ha caído de forma descontrolada en toda la historia de la humanidad.


Leer más

HardZone – ¿Raspberry Pi se te queda corto? Estos son los SBC x86 más potentes del mercado

Con la irrupción de Raspberry Pi los Single Board Computer se han hecho muy populares pero hay más vida más allá de la famosa placa. Y es que en el mercado existen potentes SBC basados en CPUs x86, para cuando necesitamos un sistema de este tipo y la potencia de los RaspPi no es lo suficientemente grande o el software no acompaña.

Los SBC se han hecho famosos en los últimos años, pero el más popular de todos no tiene la potencia necesaria para una gran número de funciones que se les suele pedir a los SBC. En vez de esperar a la versión 5 de Raspberry Pi puedes escoger no esperar y apostar por uno basado en una CPU x86, la cual te dará mucha más potencia.

¿Qué es un SBC?

Las siglas SBC significan Single Board Computer o ordenador en una sola placa. Consiste en una pequeña placa donde se incluye encima de la misma toda la circuitería esencial para funcionar. Por lo que la CPU, la memoria RAM, los puertos de E/S y a veces incluso la gráfica se encuentran en dicha placa.

La diferencia con una placa base de PC convencional es que estas son de tamaño reducido y utilizan una serie de interfaces concretas con tal de mantener su pequeño tamaño. Por lo que podéis encontrar interfaces USB, GPIO, SDIO y todas las que suelen ocupar poco espacio y consumen poco. En cambio no esperéis encontraros interfaces PCI Express, SATA o cualquiera que no cumpla estos requisitos.

¿Para qué quiero una SBC con CPU x86?

Actualmente la SBC más famosa, Raspberry Pi, no utiliza una CPU x86 y pese a que los núcleos ARM han aumentado su capacidad de proceso respecto a los x86 y poder enfrentarse de tu a tu, no todos los núcleos ARM son potentes y los que incluyen los Raspberry Pi muchas veces se quedan cortos en cuanto a potencia.

El otro motivo es que incluso en Linux, el ecosistema de aplicaciones para x86 tiene un legado lo suficientemente grande como para hacer palidecer las versiones para ARM. Cierto es que ARM es el sistema operativo más utilizado en dispositivos PostPC, pero el dominio de x86 en el mundo de los PCs deja una gran cantidad de aplicaciones tanto en Windows como en Linux. Por lo que el peso de las aplicaciones x86 hacen que los SBC con CPUs sean una opción a escoger por encima de Raspberry Pi.

Otra ventaja de los SBC x86 radica en el hecho que sus CPU están pensadas para utilizarse en portátiles, por lo que ya disponen de las interfaces tipicas de un PC embebidas dentro del procesador. Es decir, nos podemos encontrar con SBC x86 que disponen de puertos SATA, conexiones SO-DIMM para la RAM e incluso conectores M.2. Algo que no vemos en los sistemas basados en ARM.

La contrapartida es que el precio y el consumo de estas placas están por encima de Raspberry Pi y otras alternativas basada en ARM. Al fin y al cabo AMD a Intel tienen un duopolio del que sacan el mayor beneficio posible.

¿Cuáles son los mejores SBC x86 del mercado?

La mayoría de nosotros va a buscar un SBC para una cosa en concreto, que es para lo que se utilizan la mayoría de estos sistemas en los hogares, como máquina para colocar emuladores. Aunque cada uno es libre para hacer lo que quiera con su SBC no podemos negar la realidad y estamos muy seguros que si estás leyendo ahora este artículo es por ese motivo.

Es por ello que hemos centrado nuestra pequeña selección en los SBC x86 con los que podréis montar vuestras plataformas de emulación de sistemas antiguos e incluso arcades más potentes.

HardKernel ODROID H2+

La CPU de esta SBC x86 es un Intel Celeron J4115, el cual trae una gráfica integrada HD 600 a 700 MHz. La velocidad de reloj de la CPU es de 2.5 GHz si el HT no esta activo y de 2.3 GHz para este activo. Dispone de 2 slots SO-DIMM de memoria RAM con soporte de doble canal y de cara al almacenamiento podemos instalarle un modulo M.2 PCI Express 2280, por lo que tanto en RAM como en almacenamiento va sobrada.

Si lo que queremos es montar en cambio una unidad SATA, tenemos 2 conectores de alimentación SATA junto a 2 conectores de datos SATA3.  Pero no son las únicas opciones de ampliación disponibles, ya que disponemos de 2 puertos USB 3.0, 2 puertos USB 2.0. Un conector GPIO de 24 pines como el de la Rasbperry Pi y un conector RJ45 con la capacidad de llegar a los 2.5 Gbps.

En cuanto a entradas y salidas multimedia, el ODROID H2+ trae dos salidas de vídeo: una HDMI 2.0 y una Display Port 1.2. De cara al audio tenemos los clásicos minijack, uno de entrada y otro de salida. ¿La sorpresa? Una salida S/PDIF por si queremos conectar un potente sistema de altavoces 7.1.

Seed Studio ODYSSEY X86J4105800

Estamos ante un SBC x86 que sinceramente nos ha encantado. Su CPU es un Intel Celeron J4105 de cuatro núcleos a 1.5 GHz que esporádicamente puede subir hasta los 2.5 GHz y tiene una GPU integrada Intel UHD 600.. Su memoria integrada es de 8 GB LPDDR4 y no estamos cometiendo una errata y un eMMC de 64 GB.

De cara a los puertos de entrada y salida, tenemos un puerto USB 3.1, un puerto USB del tipo C, un slot microSD que resulta que es el mismo que se utiliza en los smartphones y al que podremos conectarle una SIM si añadimos una radio 4G. Dispone de 2 conectores RJ45 con capacidad Gigabit Ethernet y conectividad tanto WiFi como Bluetooth de serie, 2 puertos USB 2.0 y en el caso de que queramos conectar un SSD o un disco duro convencional disponemos de 2 conectores completos SATA, aparte de una conexión M.2 PCIe para conectar un SSD NVMe

La placa esta más pensadas para los aficionados a la robótica, ya que tenemos una conexión de 28 pines para Arduino, que junto al coprocesador Cortex M0+ podemos programar periféricos basados en Arduino. También dispone de un puerto GPIO de 24 pines para conectar accesorios pensados para Raspberry Pi.

De cara a las salidas multimedia dispone de un minijack de audio de 3.5 mm que soporta tanto entrada como salida, por lo que es ideal para conectar auriculares con micro de manera directa, así como un puerto HDMI 2.0.

The post ¿Raspberry Pi se te queda corto? Estos son los SBC x86 más potentes del mercado appeared first on HardZone.

Xataka – Así es una cámara por dentro: obturador, pentaprisma de espejos y una compleja composición para procesar la luz

Las cámaras DSLR son uno de los dispositivos electromecánicos de nuestro día a día más complejos, con una sucesión de componentes que permiten captar la luz, reflejarla hasta el visor y regularla para obtener la imagen deseada. Mientras desmontar un PC puede ser sencillo, las guías para desmontar las cámaras reflex profesionales muestran la compacta composición de una cámara por dentro.

Aquí os explicamos de qué componentes está hecha una cámara DSLR y compartimos con vosotros algunas imágenes de las cámaras por dentro. Un breve repaso introductorio a la construcción de las cámaras, un dispositivo que no tiene mucho que envidiar a los móviles a la hora de esconder una enorme ingeniería en un chasis reducido.


Leer más

Xataka – Guía de compra de routers en 2021: mejores recomendaciones y 12 modelos desde menos de 100 euros

En estos tiempos que corren, tener internet en casa es la verdadera salud: el ordenador, el móvil, la consola, la smart TV, algún altavoz inteligente… honestamente, a muchas personas nos costaría bastante vivir sin Wi-Fi doméstico. Qué poco nos acordamos del router cuando internet funciona bien y cómo volvemos la vista este dispositivo cuando hay problemas.

Las operadores instalan sus modelos para cubrir la tarifa contratada, pero a veces nos planteamos si ese router es suficiente. Quizás porque tenemos problemas de cobertura, para incorporar nuevos dispositivos, para funcionalidades avanzadas… En esta guía de compra de routers te ayudamos a elegir los modelos que más te convienen de forma fácil. Además, en la parte inferior encontrarás una cuidada selección de modelos para diferentes perfiles. Leer más

HardZone – Siente el asfalto en casa con los mejores volantes para juegos de simulación

Los juegos de simulación de carreras son un género muy popular, independientemente de si estamos jugando a un juego de Fórmula 1, Rally, Super Turismos e incluso camiones de gran tonelaje. Tener un volante siempre les da valor a esos juegos y es por ello que hemos hecho una selección de los mejores.

Todos los que nos hemos pasado horas echando monedas en recreativas míticas sabemos lo que supone poder conducir con un volante con Force Feedback. De un tiempo a esta parte los juegos de carreras se han vuelto más cercanos a la simulación y la experiencia con un gamepad resulta pobre.

Nuestros criterios de selección

Los volantes que vais a ver en la lista no son el súmmum de la simulación, pero sí que los vais a poder encontrar en cualquier superficie sin problemas y ofrecen un salto de calidad para poder disfrutar de una mejor simulación a los juegos de carreras más utilizados en PC y consolas respecto a si jugáis a los juegos desde un mando de control.

Lo más importante a la hora de transmitir el realismo es el traslado de las fuerzas de la conducción real a la simulación. Con un mando de control normal no existen fuerzas en oposición que hagan resistencia al girar, Force Feedback. Tampoco hay complicaciones para frenar en el momento justo. Jugar a cualquier simulador de carreras con el volante y los pedales adecuados transforman cambian por completo la experiencia, los juegos alcanzan una nueva dimensión.

Volante Thrustmaster T300 RS

Se trata de un volante que dispone de la licencia oficial de Gran Turismo, por lo que es compatible con las consolas PlayStation 3, PlayStation 4 aparte del PC. También es compatible en PS5 de cara a jugar a los juegos de su antecesora que sean compatible con este volante.

En cuanto al volante, este es de 28 cm y se encuentra recubierto en toda su circunferencia con una goma que ayuda a que haya un mayor agarre. Pero, si no nos gusta este volante podemos cambiarlo por otro que sea también compatible con el sistema Thrustmaster Quick Release. En cuanto a la parte central, donde se encuentran los volantes, esta no es de plástico, sino de metal. Dando un aspecto de robustez a este volante para PC.

El sistema de pedales incluidos con este volante recibe el nombre de T3PA GT Edition y sinceramente hemos de confesar que nos han gustado. Tienen un alto grado de sensibilidad y precisión al pisar sobre ellos. El hecho además que sean de metal les dan un toque de calidad adicional y el pedal de freno ofrece una resistencia extra dependiendo de la velocidad en la simulación. Y si su posición en altura te parece incómoda siempre los puedes ajustar.

En cuanto al sistema de Force Feedback, nos encontramos con un volante con una capacidad de giro de 1080º con un doble motor sin escobillas. Lo cual le da un excelente realismo a la hora de transmitir las complicaciones a la hora de conducir un coche a gran velocidad, aumentando así su nivel de realismo.

¿Un punto negativo para este volante? Carece de freno de mano y has de usar un botón para ello.

Volante Logitech G29 /G920

Nos encontramos ante otro de los volantes con licencia oficial de Gran Turismo, esta vez bajo la marca Logitech. Aunque también hemos decidido tener en cuenta su contrapartida para las consolas Xbox, el G920. Ambos son idénticos en especificaciones y funcionan en el PC. Dado que sus especificaciones son las mismas los vamos a tratar como un mismo volante.

La primera diferencia con el T300 RS de Thrustmaster la podemos encontrar en el hecho de que es imposible reemplazar el volante de la base para utilizar otro. Esto hace que escoger una versión u otra te ate a una plataforma. En cuanto a las calidades del volante de nuevo tenemos la circunferencia del volante en goma y la parte central en metal. La capacidad de giro del volante es de 900 grados, por lo que tiene una menor capacidad de giro que el modelo de Thrustmaster.

En cuanto a los pedales, tenemos 3 pedales en metal para embrague, freno y acelerador. Al igual que otros volantes tiene la capacidad de ofrecer resistencia en el freno para un mayor realismo. Una función que hemos visto también en el T300 RS GT.

¿Su punto débil? Su motor de Force Feedback es peor debido a que es donde Logitech ha recortado costes en esta función respecto a otros volantes. ¿Las consecuencias? Su sistema de Force Feedback es entregado por un simple motor que no ofrece una versión del todo precisa en comparación con los sistemas de correas y que se queda corta a los ojos de los usuarios más exigentes.

Volante Thrustmaster TMX Force Feedback

El volante Thrustmaster TMX esta diseñado para los usuarios con bolsillos más ajustados, pero no por ello estamos ante un producto de mala calidad. Se trata de un volante que solo es compatible con consolas Xbox y con Windows, por lo que no podréis utilizarlo en consolas PlayStation.

Al tratarse de una opción más barata que las anteriores que os hemos mencionado sufre de algunos recortes en su construcción. Por ejemplo su volante es totalmente de plástico en su parte central, siendo el agarre de goma en vez de cuero sintético. Algo que no gustará a los más puristas, pero que cumple de sobras con su función. Curiosamente no todo el volante es de plástico, sino que las levas para el cambio de marcha son de metal. ¿Su ángulo de giro? Entre los 270º y los 900º.

Si no os gusta el volante que viene de serie entonces lo podéis cambiar por otro, ya que también es compatible con el sistema Thrustmaster Quick Release, lo que os permitirá añadir un sistema de mayor calidad a futuro.

El Thrustmaster TMX también ha sufrido recortes de costes en lo que a los pedales se refiere, los 3 pedales de metal de otros modelos se han convertido en 2 pedales de plástico donde el embrague brilla por su ausencia. Esto significa que si os gusta jugar con cambios de marcha manuales en los juegos, entonces este no es vuestro volante. Pero todo tiene solución y es que podemos cambiarlos por otros de mejor calidad.

En cuanto a su sistema de Force Feedback, no hace uso de un sistema de dos correas como el T300 RS, pero sí que incorpora uno mixto de correa que le da un Force Feedback de calidad. Por lo que se puede decir que Thrustmaster no ha ahorrado en este aspecto. Lo cual es de agradecer, aunque lástima de las peores calidades en el volante y que no funcione con PlayStation.

The post Siente el asfalto en casa con los mejores volantes para juegos de simulación appeared first on HardZone.

Xataka – 13 series de fantasía y ciencia-ficción de Netflix que vale la pena recuperar

Netflix, a menudo, abruma con la impresionante cantidad de producciones que tiene en su catálogo. Por eso mismo, a veces, muchas series de gran interés pasan semidesapercibidas, o se olvidan rápido, o no reciben la atención que merecen. Hemos escarbado en el catálogo de series de Netflix para entresacar 13 de ciencia-ficción que vale la pena recuperar: unas son fracasos injustos, otras son éxitos cuyo momento ya pasó, otras simplemente pasaron sin pena ni gloria sin merecerlo. Allá va nuestra selección.

Orphan Black (2013)

Una de las series de culto de Netflix, que a lo largo de cinco temporadas despliega una apasionante historia sobre una suplantación de identidad que rápidamente se convierte en una trama con clones de por medio. Ganadora de múltiples premios y con un fandom entregado y activo, la serie no solo es un thriller trepidante, sino que plantea una serie de cuestiones sobre la identidad y sus límites que aún hoy siguen siendo innovadoras.

Aquí puedes verla

Sense8 (2015)

Dos pesos pesados de la ciencia-ficción, las hermanas Wachowski (‘Matrix’) y J. Michael Straczynski (Babylon 5) unen fuerzas para uno de los primeros originales de éxito de la plataforma, cuando aún no estaba tan masificada y se podían permitir extravagancias como esta, una (entre otras cosas) reivindicación de la sexualidad y personalidad fluidas que fue cancelada antes de tiempo. Sus dos temporadas y un episodio especial que cierra como puede las tramas abiertas son suficientes para adentrarse en una serie muy especial, sobre ocho extraños de todo el mundo conectados emocional y mentalmente.

Aquí puedes verla

The OA (2016)

Dividida en dos partes, esta extraña serie que consiguió rápidamente un notable prestigio internacional, pone el acento más en el drama que en la ciencia-ficción, con la historia de una joven ciega que ha estado desaparecida siete años, tras los cuales reaparece misteriosamente con la visión restablecida. Pronto asume la misión de abrir un portal a otra dimensión, en una serie fascinante, llena de enigmas y que se beneficia de una cautivadora interpretación de Brit Marling

Aquí puedes verla

Altered Carbon (2018)

Una serie que pese a sus problemas mereció mejor suerte: Netflix la quería convertir en una de sus superproducciones abanderadas, un poco al estilo de lo que más adelante sí lograría con ‘The Witcher’, pero una segunda temporada que arruinó los hallazgos de la primera dio al traste con el proyecto, que fue cancelado por no cumplir las expectativas. El arranque, sin embargo, con su historia de un convicto resucitado 250 años después de su muerte para que resuelva un asesinato es puro cyberpunk, haciendo de los excesos futuristas de la novela en la que se inspir una estimulante bandera.

Aquí puedes verla

The Innocents (2018)

Netflix anda bien sobrada de series de ciencia-ficción y fantasía dirigidas al público juvenil, pero esta es una de las mejores y menos conocidas. Nos cuenta la historia de amor incomprendido y juvenil al uso… solo que ella tiene la capacidad de cambiar de forma. Como guinda, un perfectísimo Guy Pearce como mad doctor que quiere atrapar, comprender y poseer los poderes de la joven.

Aquí puedes verla

Nightflyers (2018)

A estas alturas ya sabemos que George R. R. Martin es algo más que el autor de ‘Juego de tronos’, y este es el mejor ejemplo. Basada en una novela corta del autor, se orienta más hacia la ciencia-ficción y el terror con la historia de una nave que llega al final del Sistema Solar. El gran hallazgo de esta producción de SyFy es la propia nave, capaz de dotar a la serie de una atmósfera ominosa y terrible única, y que recuerda a grandes películas de horror espacial.

Aquí puedes verla

Lost in Space (2018)

A la espera del estreno este año de una tercera y última temporada, ya podemos juzgar esta producción que actualiza la mítica serie de aventuras espaciales de los sesenta y que fue un poco ninguneada por semejante pecado. Pero lo cierto es que el resultado es muy estimable: Molly Parker y Parker Posey están estupendas, el personaje del robot y su intrahistoria es un hallazgo y como alivio ante tantas series oscuras y deprimentes, esta historia de una familia que debe permanecer unida a toda costa para sobrevivir es un aventurón familiar puro y gozoso.

Aquí puedes verla

The Rain (2018)

Una lluvia de procedencia misteriosa ha acabado con la población en apenas unos días, ya que cuando el agua toca la piel de las personas, los convierten en salvajes en apenas unos minutos. Pero un par de hermanos han permanecido protegidos en un búnker durante seis años, y cuando salen, descubren que el mundo ha cambiado. Una aventura juvenil que juega al eco-apocalipsis y al drama teen, y que presenta una factura europea muy interesante.

Aquí puedes verla

Maniac (2018)

Emma Stone y Jonah Hill (y en papeles secundarios, unos también inmensos Sonoya Mizuno y Justin Theroux) son los protagonistas de esta pesadilla con toques de comedia sobre dos extraños que se conocen en un ensayo farmacéutico. Dirigida por el imprevisible Cary Joji Fukunaga, responsable de la primera temporada de ‘True Detective’ o ‘Sin tiempo para morir’, la serie es un viaje alucinógeno con mentes que viajan en el tiempo y en el espacio, en un romance imposible bañado de ciencia muy poco fiable. Una de las experiencias televisivas más singulares de los últimos tiempos.

Aquí puedes verla

Raising Dion (2019)

Un enfoque diferente de la historia habitual de origen de superhéroes. Aquí un niño empieza a desarrollar habilidades extraordinarias y su madre soltera tendrá que encargarse de protegerlo. Una historia con poca acción pero mucha emoción, producida por Michael B. Jordan y que ahora espera su segunda temporada, y que sirve para ahondar en el atractivo indiscutible e íntimo que tienen las historias de superhéroes.

Aquí puedes verla

Osmosis (2019)

Una interesantísima serie francesa que parte de un concepto de pura ciencia-ficción, el encuentro con el alma gemela a través de la tecnología (una idea que comparte con la reciente ‘The One’). Poniendo el acento en lo emocional, pero sin dejar de lado una fascinante parte de puro género, es una serie que se distancia de los a veces algo mecánicos y predeterminados ritmos de la televisión estadounidense, y por eso mismo resulta estimulante y distinta.

Aquí puedes verla

3% (2020)

Netflix tiene algunas series de ciencia-ficción brasileñas muy interesantes. César Charlone, director de fotografía de ‘Ciudad de Dios’ es responsable de un par de ellas, las distópicas ‘Omnisciente’ (sobre un estado sumido en la vigilancia absoluta) y esta ‘3%’, en una onda más de sociedades divididas en ricos y pobres. Con aires argumentales a lo ‘Elysium’, la procedencia brasileña de la serie le da una visceralidad y un saber de qué supuesta distopía está hablando en realidad muy estimulantes. 

Aquí puedes verla

Away (2020)

El hecho de que esta serie fuera cancelada en su primera temporada apenas un mes después de su estreno a finales de 2020 demuestra hasta qué punto pasó bajo el radar, y es una lástima. Esta serie inspirada en un artículo periodístico acerca del aislamiento en el espacio lleva el realismo hasta sus últimas consecuencias emocionales, con una Hilary Swank perfecta como una astronauta que de la noche a la mañana tiene que viajar a Marte por una emergencia. Se adelantó a la actual moda de reflejar el espacio exterior de forma realista, y pagó el pato por ello, pese a su excelente factura técnica y dramática.

Aquí puedes verla


La noticia

13 series de fantasía y ciencia-ficción de Netflix que vale la pena recuperar

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

Xataka – Philips Hue Play Sync Box + Lightstrip, análisis: montar un ambilight en cualquier tele es tan fácil (y espectacular) como caro

Una de las cosas que han caracterizado a los televisores de Philips desde hace mucho tiempo es la tecnología ambilight. Grosso modo, los televisores Philips tienen unos LEDs en la parte trasera que se sincronizan con la imagen mostrada en el televisor para dar ambiente. Si bien es cierto que es una tecnología que solo está disponible en las televisiones de la compañía, es posible implementarla en cualquier televisor si tenemos 1) ganas y 2) alrededor de 400 euros que no necesitemos.

Y es que Philips vende tres dispositivos que, combinados, permiten montar un sistema de iluminación ambilight en cualquier televisor. Hablamos, por supuesto, del Philips hue Sync Box, las tiras LED Philips Hue Gradiente Lighstrip y el archiconocido Philips Hue Bridge, a.k.a. el puente de Philips Hue. En Xataka llevamos ya unas cuantas semanas probándolo (y por qué no decirlo, disfrutándolo) y esta ha sido nuestra experiencia.


Leer más

Xataka – Los primeros chips de 2 nm nos colocan más cerca del límite del silicio: estos son dos de los materiales que aspiran a recoger su testigo

IBM y TSMC ya están fabricando los primeros chips de 2 nm. Estas dos compañías han confirmado recientemente que ya tienen preparada esta fotolitografía, y, aunque por el momento están produciendo estos semiconductores únicamente en un entorno de prueba, la fabricación a gran escala no está demasiado lejos.

De hecho, TSMC ha confirmado que en 2022 iniciará la producción masiva de chips a 3 nm, y en 2023 hará lo mismo con su tecnología de integración de 2 nm. Este rápido desarrollo nos recuerda que cada paso que damos nos coloca un poco más cerca del límite físico de la tecnología del silicio, pero, en realidad, este desafío no es nuevo.

Los principales fabricantes de semiconductores y numerosos grupos de investigación vinculados a algunas de las universidades más importantes del planeta llevan muchos años trabajando en una solución a este reto. Décadas, incluso.

Actualmente hay varias líneas de investigación abiertas, y es probable que la solución a este reto requiera combinar lo que proponen varias de ellas

Actualmente hay varias líneas de investigación abiertas, y posiblemente la solución requerirá apostar por una de ellas, pero es incluso más probable que el camino a seguir nos invite a permitir que convivan varias de las propuestas en las que están trabajando actualmente los investigadores.

En esta fotografía podemos ver el interior del laboratorio que tiene IBM en Albany, Nueva York. Estas son las instalaciones en las que esta compañía ha desarrollado su tecnología de integración de 2 nm.

No obstante, tampoco es necesario que exageremos: a la tecnología del silicio tal y como la conocemos le queda cuerda para rato. Aunque todo salga tal y como TSMC ha previsto y la fabricación masiva de semiconductores con fotolitografía de 2 nm comience en 2023, tanto este proceso como los que llegarán después de él podrán ser refinados sucesivamente, por lo que es razonable prever que nos acompañen al menos durante toda esta década.

En cualquier caso, en este artículo os proponemos echar un vistazo a dos de las líneas de investigación más prometedoras en las que los investigadores están trabajando actualmente. No son las únicas que están entregándonos resultados atractivos, y si os interesa este reportaje prepararemos otro que nos permita explorar más opciones, pero son dos soluciones que nos invitan a encarar el futuro de los semiconductores con optimismo.

Los semiconductores de arseniuro de galio prometen. Mucho

El arseniuro de galio es un semiconductor peculiar. Incluso, en cierto modo, atrevido. Y es que aunque no forma parte de la estirpe de los semiconductores elementales, entre los que se encuentra, cómo no, el silicio, tiene unas propiedades que lo hacen muy atractivo y lo han colocado en el punto de mira de la industria de la electrónica.

Desde hace tiempo los fabricantes de células fotoeléctricas y equipos de telecomunicaciones, entre otros, se ven obligados a compartirlo con las marcas de electrónica de consumo, por lo que pronto los usuarios seremos conscientes del impacto que ya tiene, y tendrá, en nuestras vidas.

Los semiconductores elementales se caracterizan por estar constituidos por un único elemento químico, pero el arseniuro de galio (GaAs), como podemos intuir aunque no sepamos mucha química, está compuesto de galio (Ga) y arsénico (As).

En los elementos con capacidad de conducción eléctrica algunos de los electrones de sus átomos, conocidos como electrones libres, pueden pasar de un átomo a otro cuando aplicamos una diferencia de potencial en los extremos del conductor.

Precisamente, esta capacidad de desplazamiento de los electrones es lo que conocemos como corriente eléctrica, y todos sabemos de forma intuitiva que los metales son buenos conductores de la electricidad. Curiosamente, lo son porque tienen muchos electrones libres que pueden desplazarse de un átomo a otro y, así, consiguen transportar la carga eléctrica.

El arseniuro de galio es un semiconductor, y esto implica que en determinadas circunstancias es capaz de transportar carga eléctrica. Cuando se dan las condiciones apropiadas la movilidad de sus electrones es mucho mayor que en semiconductores como el silicio o el germanio. Y esto significa que su capacidad de transportar carga eléctrica también es superior.

Otra propiedad muy interesante de este compuesto es su elevada velocidad de saturación. Este parámetro refleja la velocidad máxima a la que pueden desplazarse los electrones a través de su estructura cristalina. Esta velocidad máxima está limitada por la dispersión que sufren los electrones durante su desplazamiento.

Bajo las condiciones apropiadas la movilidad de los electrones del arseniuro de galio es mucho mayor que en semiconductores como el silicio o el germanio

La conclusión más interesante y fácil de entender de todo lo que hemos visto hasta ahora consiste en aceptar que, cuando se dan las condiciones apropiadas, los electrones se mueven más y a más velocidad en el arseniuro de galio que en el silicio. Y esta propiedad tiene repercusiones muy importantes.

Una de ellas consiste en que los transistores de arseniuro de galio pueden trabajar a frecuencias superiores a los 250 GHz, que es una cifra bastante impresionante. Además, son relativamente inmunes al sobrecalentamiento y producen menos ruido en los circuitos electrónicos que los dispositivos de silicio, sobre todo cuando es necesario trabajar a altas frecuencias.

Hasta ahora solo hemos indagado en las propiedades más atractivas de este semiconductor, que son, precisamente, en las que aventaja al silicio. Pero este último elemento también tiene sus bazas, y son importantes, por lo que lo más razonable es contemplar al arseniuro de galio como un complemento del silicio, o una alternativa a este en determinadas aplicaciones en las que es necesario trabajar a altas frecuencias.

Los nanotubos de carbono están (casi) preparados para el rescate

Los primeros transistores de nanotubos de carbono fueron producidos por IBM hace ya más de dos décadas, lo que nos recuerda que, en realidad, esta no es una tecnología nueva. Como podemos intuir, este material está constituido por unas finísimas láminas de átomos de carbono que adoptan una estructura con una peculiar geometría tubular.

Lo que lo hace tan atractivo es, precisamente, que es un excelente semiconductor, lo que lo postula como un candidato idóneo para fabricar chips de alto rendimiento que, además, sobre el papel deberían tener una eficiencia energética muy alta. El camino que ha recorrido esta tecnología durante las últimas dos décadas ha sido arduo, pero ha experimentado un desarrollo muy notable que nos invita a contemplar los nanotubos de carbono con optimismo.

Uno de los hitos más relevantes tuvo lugar en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), en 2019. Y es que, tal y como recogió la prestigiosa revista científica Nature en aquel momento, un grupo de investigadores de esta universidad consiguió poner a punto un microprocesador de 16 bits constituido íntegramente por 14 000 transistores de nanotubos de carbono.

No cabe duda de que este chip es muy sencillo si lo comparamos con los microprocesadores que podemos encontrar actualmente en el interior de nuestros ordenadores y teléfonos móviles, pero, aun así, representa un gran avance si tenemos presente que el chip de nanotubos de carbono más complejo que se había fabricado solo unos pocos años antes, en 2013, tenía solo 178 transistores.

Además, los investigadores del MIT consiguieron algo que acrecienta aún más su logro: para fabricar su microprocesador de nanotubos de carbono utilizaron exactamente la misma tecnología de fabricación que se emplea en la producción de los procesadores actuales. Y esto significa que su tecnología debería poder refinarse y escalarse para permitir la producción masiva de chips más complejos con relativa facilidad y en las mismas instalaciones en las que se producen los semiconductores de silicio actualmente.

Uno de los principales escollos que debe superar la fabricación de chips con nanotubos de carbono consiste en que es difícil conseguir que este material tenga la pureza idónea

Uno de los principales escollos que debe superar la fabricación de chips con nanotubos de carbono, y lo que ha impedido que en la práctica todavía no sean una alternativa al silicio, consiste en que es difícil conseguir que este material tenga la pureza necesaria. Actualmente los nanotubos de carbono se producen con una pureza del 99,99%, y los investigadores aseguran que su fabricación debe refinarse hasta que nos permita alcanzar una pureza del 99,999999%, así, con nada menos que seis nueves decimales.

Fuera del ámbito científico puede parecer que la diferencia entre estas dos cifras es minúscula, pero no lo es. De hecho, esta diferencia de pureza provoca que los nanotubos de carbono dejen de comportarse como un semiconductor, y pasen a transformarse en un metal. Y, lógicamente, es un problema si queremos utilizarlos para producir chips.

En cualquier caso, si echamos la vista atrás por un instante y contemplamos de dónde venimos podemos ser razonablemente optimistas. El silicio promete entregarnos unos cuantos años de servicio más, y quizá durante este tiempo los investigadores consigan resolver los desafíos que aún plantea la puesta a punto de chips complejos utilizando transistores de nanotubos de carbono. Crucemos los dedos para que nuestras expectativas se vean colmadas.


La noticia

Los primeros chips de 2 nm nos colocan más cerca del límite del silicio: estos son dos de los materiales que aspiran a recoger su testigo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Juan Carlos López

.