Xataka – Este cuasicristal recién descubierto ha sido creado por humanos, por la primera prueba de bomba atómica

En julio de 1945, en medio de Nuevo México, se realizó la primera prueba de una bomba atómica. Todo acabó destrozado en el punto de la explosión, las altas temperaturas de la explosión de la bomba acabaron fusionando todos los materiales dejando el lugar cubierto de una sustancia vidriosa ahora llamada trinitita. Más de siete décadas después, los investigadores han descubierto en dicha sustancia algo más: un cuasicristal, el primero creado por el hombre.


La trinitita es un vidrio que fue creado por primera vez por la vitrificación de la explosión de dicha bomba atómica. Tiene un tono verdoso y es en esencia el resultado de derretir y fundir los diferentes elementos que estaban alrededor de la bomba cuando explotó. No tiene especial relevancia por si sola, pero sí cuando se analizan a nivel microscópico para ver qué otros materiales puede contener.

Según recogen en Nature, un grupo de investigadores ha encontrado algo inusual dentro de la trinitita: un cuasicristal. El elemento ha sido descubierto en una muestra de apenas 10 micrómetros de ancho. Es particularmente pequeño, pero suficiente para demostrar su existencia en este entorno.

Un cuasicristal es una estructura material que si bien es ordenada como los cristales, no llega a ser periódica (no se repite) como estos. Esto hace que los cuasicristales tengan propiedades únicas que no se encuentran en los cristales normales. Fueron descubiertos por primera vez en la década de 1980 y también pueden aparecer naturalmente, por ejemplo en meteoritos.

En busca del cuasicristal

Si bien sabemos que hay cuasicristales en la naturaleza y también sabemos crearlos… nunca antes se había descubierto un hecho por el hombre que sea tan antiguo. Creado por accidente, este cuasicristal descubierto en el desierto de Alamogordo es el más antiguo que se sabe que el humano ha creado.

La trinitita es relativamente abundante tras la explosión que se dio en la prueba de la bomba atómica. No obstante, la trinitita que contiene el cuasicristal no. Al parecer se encuentra sólo en una trinitita especial que tiene un color rojizo en vez del verdoso comúnmente encontrado. El color rojizo proviene del cobre que se fundió de los cables que llegaban desde el suelo hasta la bomba. Los cuasicristales requieren de un impacto o explosión violenta y de la presencia de materiales, de ahí que sólo se haya encontrado en la trinitita con cobre.

El físico teórico Paul Steinhardt de la Universidad de Princeton, responsable del descubrimiento, indica que estuvo buscando la trinitita roja durante meses. Finalmente obtuvo unas muestras gracias a un experto en trinitita que decidió colaborar en la investigación. Al analizar las muestras dieron con el cuasicristal, expuesto a rayos X pudieron revelar que tenía un tipo de simetría propio de cuasicristales.

Vía | Nature
Más información | PNAS


La noticia

Este cuasicristal recién descubierto ha sido creado por humanos, por la primera prueba de bomba atómica

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.