Xataka – Acostumbrado a jugar en PC, volver a jugar en consola usando un mando ha sido todo un caos

Como he contado en más de una ocasión en Xataka, hace ya un año y pico que me monté mi ordenador gaming. Ya jugaba en el ordenador desde antes, pero no fue hasta hace algo más de un año que empecé a hacerlo en condiciones. Llevaré alrededor de tres o cuatro años jugando casi exclusivamente en PC y, salvo casos puntuales en los que he usado el mando, siempre lo he hecho con el teclado y el ratón.

El caso es que me gustan las consolas. He echado más horas que un reloj jugando en PS2, PS3 y PS4 y claro, la PS5 me ponía ojitos. Tras pelearme con millones de españoles que competíamos por hacernos con una de estas escasas consolas, la conseguí y desde entonces he estado jugando en ella. Con el mando, claro, y yo, que me considero un buen jugador, hábil, grácil, rápido y preciso, ahora me siento un poco… torpe.


Definitivamente, no sé apuntar

Cualquiera que me conozca sabrá que lo mío son los shooters y los juegos de aventura y plataformas. En estos últimos no tengo problema porque son, precisamente, los que jugaba con el mando en PC. De hecho, me he vuelto a pasar el ‘Ratchet y Clank’ de PS4 para prepararme de cara al lanzamiento de ‘Una Dimensión Aparte‘ y sin problema. Todo bien.

El problema es que cuando quiero jugar largo y tendido, es decir, cuando quiero viciarme hasta que me sangren los ojos, lo que me gusta jugar son los shooters. Le doy a ‘Destiny 2‘, le doy a ‘Battlefield V‘ y hasta ha caído alguna que otra partida a ‘Fortnite‘. Todos estos juegos los tengo en PC, donde los he jugado mucho con teclado y ratón, y ahora que los estoy jugando con el mando de la Play 5 me está resultando más difícil de lo que esperaba.

Hablando en plata, me siento mazo torpe (como también me sentí al pasar del mando al teclado y al ratón hace años, todo sea dicho). Cuando empiezas a jugar en PC te acostumbras relativamente rápido a los movimientos precisos con el ratón y a moverte con WASD. Es fácil. De hecho, mi impresión es que los shooters están hechos para jugarse en PC precisamente por eso.

El ratón te da mucha sensibilidad a la hora de apuntar (depende de cómo lo ajustes, pero se entiende la idea), mientras que el joystick es más complejo. El movimiento del ratón es 1:1, es decir, te mueves tanto cómo muevas el ratón y no tienes aceleración. Eso permite, por ejemplo, corregir rápido la distorsión de las balas o apuntar a un píxel concreto (los que juguéis a ‘Counter Strike‘ o ‘Valorant‘ sabréis a qué me refiero).

El joystick, sin embargo, no permite (a mi juicio) ese nivel de precisión, motivo por el cual en algunos juegos es relativamente común encontrarse con asistencias de apuntado. Con un ratón puedes mover la mirilla rápido y dejarla pinchada en un sitio simplemente levantando la mano o dejando de mover el ratón, mientras que con el mando tienes que acostumbrarte a la sensibilidad del joystick, mover la mirilla y ajustar bien para dejarla donde quieres.

Evidentemente, esto es una cuestión de costumbre. Cuando jugaba al ‘Call of Duty: Modern Warfare 2’ en PS3 era un semidios porque estaba acostumbrado a ese movimiento, a la sensibilidad del mando y, en definitiva, a jugar con el mando. La gracia del asunto reside en que el mismo juego en PC y consola se juega de formas totalmente distintas precisamente por la diferencia en los controles.

Otro aspecto que me ha resultado interesante es el cambio de armas y de posición. Cuando juegas con teclado lo tienes todo a mano. Te mueves con AWSD, cambias de arma con 12345 o la rueda del ratón, granada con la G y apuntado y disparo con el ratón. Lo haces todo sin apenas mover los dedos, pero en el mando los botones son limitados y eso hace que dejes de hacer cosas para hacer otras. Me explico.

Supón que quieres cambiar de arma, algo que normalmente se hace con la cruceta o con triángulo. Al hacerlo, levantas el dedo del joystick para pulsar el botón, por lo que dejas de apuntar o de moverte. Si quieres cambiar de arma usando la cruceta tienes que levantar el dedo del joystick izquierdo, por lo que te dejas estático. Si quieres cambiar de arma usando el triángulo, levantas el dedo del joystick derecho, por lo que dejas de apuntar o de mirar a donde quieres mirar.

No todo son desventajas, claro está. Si bien en los shooters me siento mucho más torpe, en juegos de plataformas, acción o aventura, como podrían ser ‘Horizon Zero Dawn‘, ‘Star Wars: Jedi Fallen Order‘ o ‘Control‘, que los tengo en PC y consola, me siento mucho más cómodo. El movimiento del personaje me parece más preciso con el joystick precisamente porque no es 1:1, sino que tiene cierta aceleración y me muevo más conforme más alejo el joystick del centro.

Lo mismo se aplica a juegos de conducción, que con teclados convencionales son casi imposibles de jugar porque la pulsación de las teclas es o todo o nada. El joystick, sin embargo, tiene trayectoria, por lo que cuanto más mueves el joystick, más giras, lo que hace que la conducción sea más intuitiva.

En cualquier caso, no creo que haya una opción mejor o peor, sino opciones que se disfrutan más o menos. También depende de a qué os guste jugar, por supuesto. Estoy seguro de que en un par de semanas me habré vuelto a hacer a los controles del mando y esto que os estoy contando será una anécdota más, pero debo reconocer que la experiencia ha sido de lo más curiosa.

Este artículo forma parte de una sección semanal de Jose García dedicada a abordar la tecnología desde un punto de vista más distendido, personal e informal que publicamos en Xataka todos los sábados.


La noticia

Acostumbrado a jugar en PC, volver a jugar en consola usando un mando ha sido todo un caos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Jose García

.