HardZone – Refrigeración líquida de gama alta en una caja mini ITX, ¿cómo es posible?

Jonsbo V10

La característica principal de las cajas en formato mini ITX es que son compactas, logrando meter en muy poco espacio el mejor hardware posible, pero esto la mayoría de veces significa tener que renunciar a sistemas de refrigeración avanzados. Con la nueva caja Jonsbo V10 esto deja de ser un problema, ya que admite sistemas de refrigeración líquida con radiador de hasta 240 mm además de ventiladores adicionales y, ojo al dato, tarjetas gráficas de doble slot y tamaño completo.

Casi siempre que hablemos de PCs de gama alta, esto suele conllevar cajas de gran tamaño con hardware muy vistoso y que ocupa un gran espacio. No obstante no tiene que ser así siempre, y el fabricante Jonsbo lo ha demostrado con su nueva caja V10, que dejando de lado el hecho que está diseñada para sistemas en formato mini ITX, admite hardware de gama alta sin ningún tipo de problema y, de hecho, se postula como la mejor caja mini ITX para PC gaming.

Jonsbo V10, mini ITX de gama alta

Jonsbo V10 1

Como suele ocurrir en el segmento mini ITX, esta caja separa su espacio verticalmente, de manera que la tarjeta gráfica se coloca detrás de la placa base utilizando un riser, ya que esta es una manera inteligente de aprovechar el espacio interno de la caja. Admite gráficas con un máximo de 60 mm de ancho y dos slots de altura, lo cual la hace compatible con gráficas de gama alta como las RTX 3080 de NVIDIA por ejemplo (las Founders Edition miden 55 cm de ancho, pero incluso modelos personalizados como las Gaming X Trio de MSI apenas miden 56 mm).

Caja Mini ITX

Eso sí, la altura del disipador está limitada a tan solo 75 mm de altura, así que ahí sí está bastante limitada… salvo por el hecho de que se pueden instalar radiadores de hasta 240 mm de largo, lo cual la hace compatible con la inmensa mayoría de sistemas de refrigeración líquida de gama alta del mercado sin ningún tipo de problema. El espacio necesario para esto se crea encima de la placa base (en el techo de la caja), por lo que además la posición del radiador es la más óptima para fomentar su rendimiento y que se reduzca el ruido. Además, se pueden instalar dos ventiladores de 120 mm adicionales en el suelo de la caja para crear un flujo de aire completo desde abajo hacia arriba.

Jonsbo V10

Para una mayor comodidad a la hora de instalar el hardware en su compacto interior, que como podéis ver en la imagen de arriba va bastante apretado, se puede extraer la bandeja de instalación del radiador para montarlo fuera y luego tan solo deslizarlo al interior de la caja.

Jonsbo

Por lo demás, cabe mencionar el hecho de que la caja está fabricada en aluminio y que tiene un peso de 3 kilos en su versión normal y 3,6 Kg en su versión que sustituye el lateral de aluminio perforado por cristal templado. Admite dos unidades de almacenamiento de 2,5 pulgadas y como puertos frontales incluye un USB 3.1 y otro Type-C.

Precio y disponibilidad

La Jonsbo V10 está disponible desde ya en dos versiones, una con el lateral de aluminio perforado cuyo precio parte de 78 euros y otra versión con lateral de cristal templado tintado que tiene un precio de 84 euros. El fabricante ha dicho que la caja ya está disponible, lo que significa como siempre que ellos ya han comenzado a enviarlas a los distribuidores, pero tardará todavía una semana más o menos en aparecer listada en las tiendas.

The post Refrigeración líquida de gama alta en una caja mini ITX, ¿cómo es posible? appeared first on HardZone.