Xataka – Xiaomi Watch 2 Pro, análisis: la alianza entre Google y Xiaomi ha tardado, pero entra por la puerta grande

El movimiento de Xiaomi hace unos meses fue curioso. Junto a la Smart Band 8, una pulsera de actividad tremendamente famosa por ser asequible, funcional y con las opciones más básicas, se presentó el Watch 2 Pro. Este dispositivo es todo lo contrario, ya que llega para plantar cara a los mejores smartwatch del mercado siendo, además, el reloj inteligente más avanzado que Xiaomi ha lanzado en occidente.

Su principal argumento es el sistema operativo. Tiene Wear OS de Google y, tras casi dos meses probando el Xiaomi Watch 2 Pro, te cuento mi opinión en este análisis.

Ficha técnica del Xiaomi Watch 2 Pro

xiaomi watch 2 pro

dimensiones y peso

47,6 x 45,9 x 11,8 mm

54,5 gramos sin correa

pantalla

Diagonal de 1,43 pulgadas

Panel AMOLED

Resolución de 466 x 466 píxeles

Densidad de 326 píxeles por pulgada

Brillo de hasta 600 nits

procesador

Snapdragon W5+ Gen 1

memoria ram

2 GB

almacenamiento interno

32 GB

batería

495 mAh

Cargador magnético con pines

conectividad

NFC

Bluetooth 5.2

WiFi de 2,4 y 5 GHz

Versión LTE compatible con 3G y 4G

geoposicionamiento

GPS de doble banda L1 + L5

Galileo, Glonass, Beidou, QZSS

resistencia al agua

5 ATM

sistema operativo

Wear OS 3.5

sensores

Sensor óptico de frecuencia cardíaca

Acelerómetro

Giroscopio

Luz ambiental

Brújila

Barómetro

Impedancia bioeléctrica

extras

Correas de 22 mm

precio

269,99 euros versión Bluetooth

329,99 euros versión LTE

Xiaomi Watch 2 Pro, Reloj inteligente Bluetooth, Procesador Qualcomm Snapdragon W5+ Gen 1, Wear OS x MIUI Watch, Pantalla AMOLED de 1,43″, Monitor de Frecuencia Cardíaca, Registro del Sueño, Plata

Diseño elegante y con personalización de correas y botones

Es evidente que Xiaomi ha cuidado mucho este primer modelo occidental con Wear OS y el Xiaomi Watch 2 Pro es premium tanto por dentro como por fuera. El diseño es algo vital en un reloj no sólo por lo cómodo o funcional que sea (tanto el dispositivo como sus botones), sino por la estética que nos aporta.

En este caso, tenemos un reloj que cuenta con un diseño mimado y que, aunque esto va en gustos, me parece bastante atractivo. La caja es de acero inoxidable y tenemos un doble acabado (liso y texturizado) alrededor de la pantalla.

Grandote y pesado, pero te acostumbras enseguida y no molesta entrenando. El botón de la corona es muy sensible, eso sí

No he tenido ningún problema con la trasera. Ni alergias, ni subidas de temperatura

El marco que rodea el panel no tiene ningún tipo de serigrafiado (en muchos relojes vemos un cronómetro o los minutos) y es algo que aporta un toque moderno a un diseño circular bastante clásico. La corona está en la parte central derecha y tiene una textura agradable, se puede usar para navegar por la interfaz, pero también para volver a la pantalla del reloj y tenemos otros dos botones en el lateral.

De manera predeterminada, el botón de arriba abre el modo de entrenamiento y el de abajo nos permite acceder a la última app usada con una pulsación o a Google Wallet con una doble pulsación, pero es algo que podemos personalizar en el sistema para acceder a la app o sistema que prefiramos.

Detalles del diseño

Y algo que tengo que decir es que es un reloj con unas dimensiones y peso considerable. Está en la línea de los relojes Android más grandes, pero cuenta con una diagonal de 47,6 milímetros y el peso sin la correa es de 54,5 gramos. En mi versión, con la correa de fluorocarbono, el peso sube hasta los 78 gramos.

El sistema de correas es el del pasador de 22 milímetros, por lo que cualquier correa que tengas en casa se puede usar perfectamente, y algo que debo decir es que mi modelo es el más deportivo y la caja está acabada en color negro. Hay otro modelo con correa de cuero marrón que está acabada en un cromado plateado y es, de las dos, la que me parece más bonita y elegante.

Pero bueno, aunque el reloj es grandote, si estás acostumbrado a llevar este tipo de gadgets, te acostumbras enseguida y estéticamente ya digo que me parece un reloj muy, muy bonito. Me gusta el detalle de que la pantalla esté algo hundida respecto al marco circular. Más de una vez, al trabajar, he dejado el reloj con la pantalla sobre la mesa y no hay posibilidad de que se marque.

Sobre la protección, tiene resistencia de 5 ATM y, en los dos meses que he tenido el reloj en la muñeca, se ha llevado algún golpe. Es algo habitual en este tipo de dispositivos, pero no he visto ni una marca tanto en el panel como en el cuerpo.

Una pantalla casi excelente

Ese reborde protege la pantalla y es un buen detalle de diseño

Ya digo que el diseño está muy cuidado, incluso con un bisel exterior e interior en la parte del marco, y algo que está al nivel es la pantalla. Los 46 milímetros se traducen en una diagonal de 1,43 pulgadas.

Es un panel AMOLED que aprovecha muy bien este espacio interior, llegando prácticamente al borde en el que empieza el marco protector y cuenta con una resolución de 466 x 466 píxeles con una densidad de 326 píxeles por pulgada. Es exactamente la misma resolución que la del TicWatch Pro 5 y la pantalla se ve francamente bien.

Tenemos muchísimas esferas preinstaladas para personalizar el reloj. Si queremos alguna más, hay decenas de apps en la Play Store

Con esta resolución, es complicado distinguir los píxeles cuando miramos el reloj a una distancia convencional, los ángulos de visión son excelentes y los colores son vivos, quizá algo saturados, pero no es algo que moleste en un smartwatch.

Aunque el control con la corona es muy útil para hacer scroll vertical, al final vamos a pasar mucho tiempo dando toques en la pantalla. Tengo que decir que la sensibilidad es perfecta, así como la precisión del panel para registrar el toque, pero las huellas se quedan marcadas con excesiva facilidad.

También se limpian fácil, pero ya tienes que estar pendiente. No me parece que la capa oleófuga sea la mejor que he visto en un smartwatch. Y ya que estamos con puntos no tan positivos, el brillo podría ser algo mayor.

Xiaomi habla de un pico de 600 nits y es algo que, en un día muy soleado, se queda corto. Dependiendo de la esfera que tengas (me gusta tener esferas minimalistas con fondo negro y letras/iconos en blanco), la experiencia de visionado será mejor o peor.

No creo que te quedes en una situación en la que no puedas ver la pantalla, pero hay veces que he estado mirando más tiempo del necesario por ese brillo. No hace falta irse a los 2.000 del Apple Watch Series 9, pero unos 1.000 nits de pico no le habrían venido nada mal.

Foto hecha con el macro. La densidad de píxeles es muy alta

Por otro lado, tiene sistema de ajuste automático y, aunque es algo perezoso a la hora de subir o bajar el parámetro, tardando un par de segunditos más de la cuenta, considero que ajusta de forma precisa este brillo en función de la situación.

Y sí, tenemos la posibilidad de usar un modo de siempre en pantalla, aparte del de mantener la pantalla activa durante unos minutos, que varía en función del diseño de esfera que hayamos escogido. Esto es algo que me encanta porque es como tener dos esferas: la que ves cuando el reloj está activo y una versión minimalista de la misma cuando activamos el AOD.

Wear OS brilla con lo último de Qualcomm

La categoría de un smartwatch va estrechamente ligada al tipo de sistema operativo que tiene, y en el caso del Xiaomi Watch 2 Pro, encontramos un sistema operativo completo. Esto significa que es como llevar el móvil en la muñeca, concretamente un móvil Android y no, si te gusta el diseño o las características de este modelo, debes saber que, al montar Wear OS de Google, no es compatible con un iPhone.

Dicho esto, y antes de pasar al propio sistema, hay que decir que el corazón es el Snapdragon W+ Gen 1. Se trata del SoC más potente actualmente para wearables que no sean un Apple Watch y está construido en una litografía de 4 nanómetros, buscando ser potente, pero también eficiente.

De la eficiencia hablaremos más adelante, pero de la potencia no hay dudas y, junto a sus 2 GB de RAM, mueve Wear OS 3.5 a la perfección. Sí, no tiene Wear OS 4, ya que eso se mantiene como una exclusiva de los Galaxy Watch y del Pixel Watch 2, pero Wear OS 3.5 no se queda corto en funciones.

En este modelo, Xiaomi ha intentado dar su toque y tenemos iconos que nos suenan a poco que hayamos toqueteado una Mi Smart Band o algún que otro reloj de la compañía. El Redmi Watch 3 es un modelo muchísimo más básico, pero comparte el mismo lenguaje visual que este Xiaomi Watch 2 Pro, por ejemplo.

Wear OS exprime la batería al máximo, pero la combinación con el Snapdragon W5+ Gen 1 ofrece un rendimiento bestial

Que tenga Play Store es la clave

Ahora bien, aparte de las apps de Xiaomi, tenemos preinstaladas las aplicaciones de contactos, mensajes y llamadas de Google, así como Wallet, Google Maps, el asistente de Google y lo más importante de todo, la Play Store.

Sí, también hay apps como un recordatorio de tiempo cuando nos lavamos las manos, un reloj mundial y una app de la música almacenada localmente, y tengo que decir que el diseño de Xiaomi en estos iconos es… confuso. El de las manos se puede interpretar, pero el reloj mundial da a entender que es un navegador web y el del reproductor son tres líneas verticales que dicen entre poco y nada.

Es una mezcla rara de iconos porque es como si fuera un reloj RTOS con muchas apps independientes y que no podemos tocar, pero bueno, afortunadamente si hay alguna que no te guste, se puede desinstalar. Y lo bueno, como decía, es que tenemos la Play Store y podemos descargar muchísimas apps.

Tenemos Spotify o YouTube Music, si no te gusta la app de entrenamiento de Xiaomi puedes descargar Google Fit y así con muchísimas aplicaciones. Es algo que puedes hacer directamente desde la tienda en el reloj, sin tener que recurrir al móvil, y esto es algo que me encanta.

Y, evidentemente, vas a poder responder notificaciones. Puedes hacerlo en apps como Telegram y WhatsApp (entre otras, pero estas son las dos que más uso y, de hecho, WhatsApp puedes instalarla directamente en el reloj) y puedes hacerlo mediante emojis, un sistema de voz a texto que funciona de manera espectacular o mediante el teclado físico que aparece en pantalla y que puede funcionar con gestos.

Como te decía, es como llevar el móvil en la muñeca. Puedes responder y realizar llamadas sin problema, con un buen nivel de sonido del altavoz y un micro que te pilla como si fueran unos auriculares inalámbricos y, si tienes una eSIM de una compañía compatible (Movistar, Orange y Vodafone, según la web de Xiaomi), puedes instalarla en el Watch 2 Pro para salir a pasear o a hacer la compra (también puedes pagar) sin necesidad de llevar el móvil encima.

En resumen, es Wear OS y, pese a ese lenguaje de diseño de las apps de Xiaomi que contrastan con lo que podemos descargar de la Store, me ha encantado. El Snapdragon W5+ Gen 1 demuestra su potencia y el rendimiento es rápido y fluido, con una multitarea perfecta que funciona incluso cuando estamos haciendo deporte y, en general, es un reloj que va como la seda.

Te dejo un vídeo en el que navego por la interfaz para que puedas ver el rendimiento:

Por su precio, parece mentira que funcione tan, tan bien. Eso sí, hay dos detalles interesantes. El primero es que, como actives el modo de ahorro de energía, prácticamente todas las funciones ‘smart’ se apagarán. Es una concesión que es lógica, además de un recorte de potencia que se notará en la fluidez del sistema.

Y hablando de esto, algo curioso es que, cuando el reloj se apaga por completo, lo cargo al 100% y empiezo a usarlo, parece que deben pasar unos minutos para que el sistema vuelva a cargar varios procesos en segundo plano y en caché. No sabría decir cuántos minutos son (dos o tres, no pienses que mucho más), pero en ese tiempo, si intentas usarlo el rendimiento es inconsistente.

El micrófono y altavoz funciona de manera correcta para responder llamadas y dar órdenes al asistente

Pasado ese tiempo, vuelve a ir como la seda y hay que aclarar que, aunque es algo que me sigue pasando tras dos meses de uso, durante las primeras semanas era más notable. Tras una actualización, esta especie de carga de procesos se volvió más transparente, sin una pérdida tan evidente de rendimiento, pero sigue pasando. Es algo que me lleva a pensar que Xiaomi puede solucionarlo con una futura actualización.

Y, aunque lo comento, me parece algo anecdótico teniendo en cuenta que he aislado el momento en el que me ocurre esa pérdida de rendimiento y el resto del tiempo el reloj va… como la seda. Ni bloqueos, ni nada extraño.

Otra cosa curiosa es que tiene la típica app para usar el reloj como disparador de la cámara y da a entender que puede servir como monitor para la previsualización de la imagen, pero cuando intento usarlo en mi Vivo X80 Pro con Android 14, me dice que mi teléfono todavía no es compatible.

Tiene sensor de temperatura en la piel

¡Ahora bien! Si tienes claro que no vas a usar el asistente de Google, te recomiendo desactivar el acceso rápido. Para activarlo, tienes que mantener pulsada la corona y, como es algo grande y sobresale, es de lo más común que la actives por error cuando dobles la muñeca. Es algo que puedes hacer desde el propio reloj en la pestaña de ‘Funciones avanzadas’.

El Xiaomi Watch 2 Pro para hacer deporte

Algo que se ha convertido en un pilar de los relojes inteligentes, independientemente del sistema operativo que tengan, es la medición de salud. En un reloj con un sistema RTOS limitado, estamos atados a lo que el fabricante ofrezca de serie, pero en un dispositivo como el Apple Watch o un reloj con Wear OS, podemos descargar aplicaciones complementarias.

Aunque hay muchísimas aplicaciones tanto de deporte como de monitorización de salud en la Play Store, tengo que decir que me han convencido -con una excepción que ahora comentaré- las que vienen preinstaladas.

Sí, me tengo que poner en forma. Y ahí está la pantalla tras un par de toques tras limpiarla. Las huellas se quedan bastante

Considero que mide bien el sueño, tenemos el clásico medidor de estrés (que funciona cruzando datos de otras mediciones, pero en mi caso no acierta nunca), la opción de realizar sesiones de respiración guiadas y no tenemos función para hacer electrocardiogramas, pero sí un chequeo por impedancia que nos arroja datos como  la cantidad de grasa corporal, el agua, las sales y las proteínas.

Nos da varios porcentajes y nos puntúa en función de los mismos para conocer nuestro IMC y otros datos. Un análisis médico es más preciso, pero es un buen punto de partida para ir comprobando cada cierto tiempo estos parámetros y ver nuestra evolución. No considero que sea una función mejor o peor que un ECG, simplemente es algo distinto.

Y sobre la propia medición deportiva, considero que el sensor óptico funciona de forma correcta. Bien ajustado, los datos que me ha ofrecido son muy, muy similares al de otro reloj que siempre utilizo como referencia. Ahora bien, considero que Xiaomi puede optimizar los algoritmos.

Los dos botones laterales sirven para acceder a apps, pero también para realizar un análisis físico de nuestro IMC

En ejercicios cardiovasculares, la medición es perfecta, pero hay ocasiones que, en ejercicios de fuerza, me marca pulsaciones nivel reposo cuando, realmente, me las tomo de forma manual y me salen mucho más elevadas. Es algo que no ocurre en todos los entrenamientos, pero sí me ha pasado en más de uno de fuerza y es extraño porque, como digo, en entrenos cardiovasculares detecta muy bien los picos de intensidad y las bajadas.

Y sobre el GPS, Xiaomi utiliza un sistema de doble banda que, una vez nos posiciona, funciona realmente bien. Considero que es muy preciso (con un metro habitual de margen de error en estos dispositivos), pero tanto los tiempos como el recorrido son los correctos. Ahora bien, como haya un árbol, aunque no tenga hojas, en el momento de realizar la primera conexión, no consigue encontrar el satélite.

Te recomiendo salir a cielo totalmente despejado para realizar ese emparejamiento satelital y luego ya puedes meterte en un parque si quieres (lo he hecho) porque te pilla a la perfección.

La autonomía típica para Wear OS, pero con una carga muy rápida

Por mucho que tengamos un SoC en el que Qualcomm ha potenciado la eficiencia energética, seguimos teniendo un sistema que es muy exigente y consume muchos recursos del procesador. Cuanto más completo es el sistema de un smartwatch, menos dura la batería, y en este caso seguimos teniendo una autonomía para, como mucho, dos días si usamos el reloj con todas sus funciones.

La batería tiene una capacidad de 495 mAh y, como digo, aguanta dos días, pero eso va a depender mucho de si tenemos el modo Always-on Display, la cantidad de notificaciones que tengamos y de cuánto usemos el GPS. En mi caso, con AOD activado excepto cuando estoy durmiendo (configurado de 23 a 8 cada día) y con bastantes notificaciones, tengo para un día y medio.

Un día y medio con un uso normal, casi tres días de autonomía usando el ahorro de energía desde el 100%

Si uso el GPS, la autonomía se reduce, y cuando he probado a desactivar el AOD, podría llevarlo en una segunda noche, pero me despertaría sin batería o con muy poquita autonomía, por lo que prefiero que esa segunda noche esté cargando.

Algo que he tenido que hacer (porque me dejé el cargador en casa) es usar el modo de ahorro de energía desde el 100%. Me fui de viaje y no llevé cargador, y como no tiene carga inalámbrica, quise optimizar todo lo posible la batería. En el modo de ahorro, hay varias cosas que no podemos hacer, como activar el gesto de levantar para ver la pantalla, tener notificaciones por WiFi y el brillo se reduce en un 10%.

El smartwatch se vuelve bastante más limitado, pero a cambio tuve batería desde primera hora de un jueves hasta última hora del sábado. Fueron casi tres días, por lo que en un apuro, nos puede servir para seguir monitorizando ciertos parámetros y tener un reloj funcional casi como muchos con sistema RTOS.

La autonomía puede considerarse un punto negativo de este reloj, pero ya digo que es muy, muy similar que la que se puede esperar de cualquier otro reloj con Wear OS. Ahora bien, la carga es espectacular. Cuando abrí la caja y vi que el cargador no es inalámbrico, sino con pines, me desencanté.

No tiene un sistema que lo alinee automáticamente y debes ser tú quien lo poses bien sobre los pines. Está imantado, pero no “rectifica” la posición del reloj si lo sueltas encima y nada más. Otros relojes de esta categoría ya tienen cargadores inalámbricos, pero lo bueno es que el Xiaomi me ha cargado siempre por debajo de los 35 minutos.

Aquí te dejo una medición de la carga:

5 minutos – 22%
10 minutos – 42%
15 minutos – 59%
20 minutos – 73%
25 minutos – 94%
32 minutos – 100%

Que en poco más de media hora tengas el reloj listo para un día y medio o dos de uso, es calidad de vida. De hecho, en esos diez minutos que lo dejas mientras te haces un café o desayunas, tienes casi la mitad de la carga para aguantar el resto del día. Esta velocidad de carga es uno de los mejores puntos, sin duda, del Xiaomi Watch 2 Pro.

Xiaomi Watch 2 Pro, la opinión de Xataka

Al final, la primera incursión de Xiaomi en el mercado occidental con Wear OS ha salido bien. Se han hecho de rogar más de lo esperado y llega en un tiempo convulso en el que muchos estamos con un ojo puesto en HyperOS, el nuevo sistema operativo de la compañía, pero considero que, si quieres un reloj con las tres ‘B’ y con un sistema operativo completo, este modelo es de lo más completo.

En diseño no hay nada escrito, pero me parece que tiene una estética que mezcla muy bien lo clásico con lo moderno. Los botones tienen un buen tacto, el control es fantástico gracias tanto a la corona giratoria como a la sensibilidad de la pantalla táctil y que podamos personalizar los botones es una función que siempre está bien.

Sin ser perfecto, es muy equilibrado y el rendimiento es una auténtica gozada

La pantalla es de calidad y le haría falta algo más de brillo, pero en la mayoría de situaciones no tendrás problemas y que tenga Wear OS es una garantía en lo que a descarga de aplicaciones se refiere. Como he dicho más de una vez a lo largo del análisis, es como llevar el móvil en la muñeca, sobre todo en su versión LTE.

Ahora bien, cuantas más opciones tienen estos relojes, menos dura la batería, y es un sacrificio que hay que hacer para poder tener un sistema operativo como este. Por lo demás, y sin duda alguna, es un dispositivo de lo más interesante. Ahora sólo queda ver el soporte que tendrá en el tiempo estando ya HyperOS en la calle.

8,7

Diseño
8,5
Pantalla
8,75
Software
9,25
Autonomía
8,5
Interfaz
8,5

A favor

Diseño atractivo y buenos materiales
Rendimiento espectacular
Toda la versatilidad de un sistema como Wear OS

En contra

Cargador propietario
Lenguaje visual confuso en las apps propias
Falta brillo máximo en la pantalla

Xiaomi Watch 2 Pro, Reloj inteligente Bluetooth, Procesador Qualcomm Snapdragon W5+ Gen 1, Wear OS x MIUI Watch, Pantalla AMOLED de 1,43″, Monitor de Frecuencia Cardíaca, Registro del Sueño, Plata

Fotos | Xataka

El dispositivo ha sido cedido para la prueba por parte de Xiaomi. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En Xataka | Smartwatch con NFC: los mejores relojes inteligentes para pagar que hemos analizado


La noticia

Xiaomi Watch 2 Pro, análisis: la alianza entre Google y Xiaomi ha tardado, pero entra por la puerta grande

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alejandro Alcolea

.