Xataka – Un CEO multimillonario cree tener la clave para que la Gen Z no sea sustituida por la IA. Que vaya a la oficina

La perspectiva del tiempo permite analizar los datos sobre las ventajas y desventajas del teletrabajo y la vuelta a la oficina. Los últimos estudios apuntan a que, tal y como se sospechaba, los ejecutivos no estaban tomando las decisiones de vuelta a la oficina basándose en datos, sino en opiniones y sesgos.

Uno de los puntos más candentes de este debate se basa en la productividad del trabajo presencial en la oficina, frente al rendimiento en remoto. A este debate se une el “gran elefante en la habitación” en la actualidad: la inteligencia artificial. Esta tecnología asume cada vez más tareas y afecta particularmente a los empleados de la generación Z que están dando los primeros pasos en su carrera profesional.

En este escenario, Kevin Ellis, socio director de la consultora PwC en Reino Unido sugiere una estrategia para que esto jóvenes ganen la batalla contra la inteligencia artificial: una mayor presencia en las oficinas de la empresa. “Si me preguntas mi opinión sobre cómo triunfar en tu carrera, estaría en la oficina de cuatro a cinco días a la semana” dijo el ejecutivo de PwC en una entrevista a Bloomberg en el marco del Foro Económico Mundial reunido en Davos.

Los más jóvenes no quieren aprender en remoto. Aunque distintos estudios han demostrado que no existe diferencia en cuanto a productividad entre un empleado experimentado trabajando desde la oficina y su equivalente en remoto, sí es cierto que los empleados más jóvenes han manifestado su preferencia por ir a la oficina al menos durante los primeros meses de su formación en un nuevo puesto.

Un estudio elaborado por la Universidad de Harvard y la Universidad de Virginia revela que los ingenieros de software junior de las principales empresas del índice Fortune 500 mostraban una menor progresión en sus conocimientos prácticos cuando recibían el soporte presencial de un compañero senior, frente a los que se incorporaban completamente en remoto.

La IA sustituye a los becarios. A medida que la IA va ganando habilidades, las empresas van integrándola en sus procesos más rutinarios, sustituyendo a los becarios y a los jóvenes de la generación Z que inician su carrera realizando tareas sencillas en sus respectivos ámbitos.

Según Ellis, pasar más días presentes en la oficina podría ayudar a avanzar en sus carreras, “es mucho más importante el tiempo cara a cara y mucha más sinergia. Así que hay que conseguir que la gente de la oficina trabaje más tiempo junta”.

Este concepto vendría a responder al sesgo de proximidad que los psicólogos atribuyen a la tendencia de los directivos a ascender antes a aquellos empleados que tiene a su alrededor y con los que puede establecer un trato directo cara a cara. Es decir, independientemente de su trabajo, acudir a la oficina de forma habitual suma puntos en las opciones de los más jóvenes para cimentar su trayectoria en la empresa.

Los jefes apostarán cada vez más por la IA. Las palabras del directivo de PwC en el Reino Unido parecen ser más un aviso para navegantes que un consejo. La propia consultora ha hecho pública una encuesta en la que se recoge la opinión de 4.702 directores ejecutivos en 105 países. En ella se indica que el 42% de los ejecutivos de Reino Unido consultados dice estar implementando soluciones de IA en sus empresas, frete al 20% de sus homólogos franceses o el 9% de los alemanes. En otros continentes, el porcentaje sube hasta el 38% de los ejecutivos estadounidenses que manifiestan estar usando IA en sus empresas, el 38% de China y el sorprendente 50% de Japón.

“La inteligencia artificial generativa muestra un momento de ‘moverse o perder’: implementada con cuidado, ofrece enormes beneficios para la eficiencia, la competitividad y, en última instancia, la rentabilidad”, dijo Ellis en el informe.

La generación Z tendrá que lidiar con la IA. Al desarrollo de la inteligencia artificial generativa le queda un largo camino por delante, pero será la generación Z, que se acaba de incorporar al mercado laboral, quien recibirá directamente su impacto, convirtiéndose en su principal competencia en materia laboral. Sobre todo, a medida que se vayan aumentando las capacidades y laIA pueda ir asumiendo tareas más complejas.

Está por ver cómo confluyen las mayores demandas de productividad, flexibilidad y herramientas basadas en IA generativa en el futuro a medio plazo del mercado laboral. Todo apunta a que, irónicamente, llevarán la contraria a Kevin Ellis en cuanto a volver a las oficinas, y dará la razón a los expertos: la IA será el último clavo en el ataúd del trabajo presencial y se incentivará la flexibilidad en las ofertas laborales para captar talento especializado.

En Xataka | La batalla entre la oficina y el teletrabajo no se sustenta en datos. Lo hace en los sesgos de los directivos

Imagen | Pexels (Jack Sparrow)


La noticia

Un CEO multimillonario cree tener la clave para que la Gen Z no sea sustituida por la IA. Que vaya a la oficina

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Rubén Andrés

.