Xataka – Tras una guerra y una «avería», los gaseoductos Nord Stream 1 y 2 sufren ahora su última maldición: un sabotaje

Por si había pocos problemas con el gas, hoy Europa se enfrenta a un nuevo inconveniente. Las autoridades marítimas de Suecia y Dinamarca han alertado de tres fugas sin precedentes, una de ellas descubierta en el gasoducto Nord Stream 2 y dos fugas en el Nord Stream 1, justo el día siguiente. Tres fugas, poco habituales, que han provocado que las autoridades activen los protocolos de emergencia y restrinjan el movimiento en las zonas cercanas.


Un sabotaje, la opción más comentada. Fuentes cercanas a los círculos de seguridad de Alemania apuntan que los dos gasoductos han sido dañados a propósito. Según apunta Reuters citando a fuentes de seguridad europeas, hay grandes indicios de que ha sido un posible sabotaje. En la misma posición apunta el primer ministro Polaco, Mateusz Morawiecki.

El Kremlin también ha reaccionado, diciendo que están «muy alarmados» por los daños sufridos. Rusia también contempla la opción del sabotaje, pero no están nada claras las motivaciones de un ataque así.

Eric Mamer, portavoz de la Comisión Europea, ha pedido calma y evitar tomar conclusiones: «No vamos a especular sobre si es un sabotaje o no. Todavía no tenemos información sobre los elementos necesarios para determinar cuál es la razón de las fugas».

First footage from the gas leaks in Nord Stream 1 and 2.

That is definitely a massive hole or complete rupture judging by the diameter of the surface gas plume.

Basically impossible for any other causes beyond sabotage. https://t.co/Af1U4s2tl5

— Oliver Alexander (@OAlexanderDK) September 27, 2022

Un gran agujero que ha obligado a desviar el tráfico. «Esto no es una grieta pequeña. Es un agujero realmente grande», ha descrito la autoridad de la energía danesa. Estas fugas sin precedentes, difíciles de explicar si no son por un agente externo, han llevado a que las autoridades desvíen el tráfico.

Los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 van desde Rusia hasta Dinamarca y Suecia y hasta Alemania, respectivamente, pasando por el mar Báltico. En las zonas afectadas se ha establecido una zona de seguridad como precaución, por la cual los barcos no pueden pasar en un radio de cinco millas (unos 9 kilómetros). Tampoco pueden acceder vuelos, a una distancia de un kilómetro.

La primera fuga detectada fue en el Nord Stream 2, en aguas danesas en el Báltico. Las otras dos fueron en el Nord Stream 1, una también en aguas danesas y la segunda en Suecia, cerca de la isla de Bornholm.

Los gasoductos no están en funcionamiento, pero sí contienen gas. El suministro de gas no se verá afectado porque ninguno de los dos grandes gasoductos estaba en funcionamiento en estos momentos. El Nord Stream 2 porque se paralizó antes de su puesta en marcha y el Nord Stream 1 lleva parado desde agosto, después de disputas por las sanciones.

Sin embargo, los grandes tubos siguen conteniendo un gas que debe mantenerse a una presión constante. Una presión que se detectó que cayó en picado y fue lo que derivó en encontrar la fuga.

Imagen | Michael Probst/AP
En Xataka | El precio del gas comienza a desplomarse: Europa ha hecho sus deberes a tiempo de cara a un duro otoño


La noticia

Tras una guerra y una «avería», los gaseoductos Nord Stream 1 y 2 sufren ahora su última maldición: un sabotaje

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.