Xataka – OpenAI ha suspendido la cuenta de ByteDance. El motivo: la usaba en secreto para crear un competidor, según The Verge

La carrera para desarrollar su propio chatbot ha jugado una mala pasada a ByteDance, el gigante tecnológico chino detrás de TikTok. En su empeño por no quedarse descolgada en la batalla de la inteligencia artificial la compañía asiática ha decidido usar tecnología de OpenAI de una forma que vulnera las condiciones de servicio establecidas por el equipo de Sam Altman. La noticia la avanzaba en las últimas horas The Verge y ya ha tenido consecuencias: OpenAI ha anunciado que suspenderá la cuenta de ByteDance mientras investiga el alcance de lo ocurrido.

Es el enésimo capítulo de la carrera desatada por la IA.

Saltarse la letra pequeña. Eso es groso modo lo que ha hecho ByteDance. Al menos según los datos desvelados por Alex Heath en The Verge, que ha publicado un artículo exhaustivo en el que explica cómo la compañía china detrás de TikTok ha estado utilizando en secreto tecnología de OpenAI para desarrollar un modelo propio de lenguaje LLM, siglas en inglés de Large Language Model. El objetivo de la empresa asiática: no quedarse rezagada en un terreno, el de la inteligencia artificial, en el que ByteDance brilló en su día gracias al feed de TikTok.

Si el movimiento de ByteDance ha generado polémica es porque vulneraría las condiciones del servicio fijadas por OpenAI para el uso de su tecnología. La firma capitaneada por Sam Altman y creadora de ChatGPT establece que los resultados de sus modelos no pueden usarse «para desarrollar modelos de IA que compitan» con sus propios productos y servicios. The Verge va incluso más allá y aclara que ByteDance accedió a OpenAI a través de Microsoft, que aplica la misma política.

¿Qué dice la política de OpenAI? La compañía detalla en su web las condiciones de uso que aplica tanto para particulares como empresas y en este último caso su punto segundo, dedicado a las restricciones de uso, es muy claro: OpenAI no consiente «utilizar Output para desarrollar cualquier modelo de IA que compita con nuestros productos y servicios». Tampoco autoriza «cualquier método para sacar datos de los Servicios distintos de los permitidos a través de las API».

No permitido… y consciente. Heath asegura haber accedido a documentos internos de ByteDance que muestran que la compañía ha confiado en la API de OpenAI para desarrollar su propia LLM con el nombre en clave de ‘Project Seed’ durante casi todas las fases de desarrollo de su modelo fundacional, lo que incluye también las etapas de entrenamiento y le posterior evaluación del modelo. No solo eso. Heath afirma que ha visto conversaciones en Lark, la plataforma interna de ByteDance, sobre cómo enmascarar las pruebas con el manejo de los datos.

«Como lo explicaba una persona con conocimiento de primera mano de la situación: ‘Dicen que quieren asegurarse de que todo sea legal, pero en realidad no quieren que los atrapen'», explica el editor de The Verge en su perfil de X.

Cuando Doubao, el chatbot de ByteDance, logró al fin el visto bueno de los reguladores para su uso en China, la compañía matriz de TikTok habría ordenado a sus empleados que dejasen de utilizar la API en ‘Project Seed’, aunque esa marcha atrás no fue completa. Siempre según la información que maneja The Verge, la compañía siguió recurriendo a la API para valorar el rendimiento del chatbot.

La respuesta de OpenAI. La reacción del equipo de Altman no se ha hecho esperar. Hace unas horas la compañía, que acaba de afrontar una compleja crisis de liderazgo, emitió una nota en la que informaba de su decisión de suspender la cuenta de ByteDance por el uso que había dado a GPT durante el entrenamiento de su propio modelo de IA. «Todos los clientes de API deben cumplir las políticas de uso para garantizar que nuestra tecnología se usa para el bien», aclara OpenAI, que ha decidido mover ficha: «Aunque el uso que ByteDance hizo de nuestra API fue mínimo, hemos suspendido su cuenta mientras seguimos investigando».

La compañía estadounidense va incluso un paso más allá y advierte que indagará en lo ocurrido y cuál ha sido su alcance, una información que le permitirá además exigir una respuesta: «Si descubrimos que uso no se ajusta a estas políticas, les pediremos que realicen los cambios necesarios o cancelaremos su cuenta».

ByteDance niega irregularidades. La compañía china también se ha pronunciado. En declaraciones a Business Insider ByteDance negó cualquier irregularidad e insiste en que dispone de licencia para utilizar la tecnología de OpenAI: «ByteDance tiene licencia de Microsoft para utilizar las API de GPT». La empresa reconoce haber recurrido a GPT para «impulsar productos y funciones en mercados fuera de China», pero recalca que echó mano de su modelo de desarrollo propio para impulsar Doubao, una herramienta disponible solo en China.

La polémica de ByteDance salta en un momento clave, con Microsoft, Google, Amazon, Meta o X avanzando en sus propios caminos en el campo de la IA. Hace solo días el diario South China Morning Post (SCMP) publicaba que la compañía china se ha lanzado a la carrera de la IA generativa y trabaja en una herramienta para la creación de chatbots, una «plataforma de desarrollo» que según las fuentes del diario hongkonés prevé lanzar como versión beta pública antes de 2024.

Imagen de portada: ByteDance

Vía: The Verge

En Xataka: La imparable ByteDance se ha tropezado con una piedra demasiado grande: los videojuegos


La noticia

OpenAI ha suspendido la cuenta de ByteDance. El motivo: la usaba en secreto para crear un competidor, según The Verge

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.