Xataka – No es solo la misión Artemis, algunas empresas ya están dando los primeros pasos para una “economía de la Luna”

El mismo día que la cápsula Orion de la misión Artemis I llegaba a aguas del pacífico tras un viaje de 25 días hacia la órbita lunar, un cohete Falcon 9 de SpaceX ponía en órbita “Hakuto-R Mission 1” de la empresa japonesa Ispace. La misión pretende abrir el camino de operaciones de bajo coste en la Luna, indispensable a la hora de generar una economía lunar.


Primeros pasos de la misión.
La “Mission 1” de Ispace partía en la madrugada (8.38 CET) del domingo 11 de diciembre desde la base de la Fuerza Espacial estadounidense en Cabo Cañaveral, Florida. Lo hacía a bordo de un Falcon 9 “fletado” por SpaceX.

Tras poco más de un día de vuelo la misión ha establecido su trayectoria exitosamente. El viaje a la Luna será largo eso sí. La sonda trazará una trayectoria que la llevará más allá de la órbita lunar para después ir regresando y colocándose en trayectoria para primero insertarse en órbita lunar y después aterrizar sobre el satélite.

Estático y dinámico.
La ruta del programa espacial de Ispace incluye dos generaciones de aterrizadores lunares y un diminuto rover de exploración. Según explica la propia empresa, su intención es permitir que instituciones públicas y empresas privadas puedan enviar sus misiones a la Luna a bordo de estos vehículos y a un coste asequible.

El fundador y director de Ispace, Takeshi Hakamada, explicaba en declaraciones a la cadena estadounidense CNBC que el objetivo a largo plazo es establecer “un ecosistema económicamente viable” en nuestro satélite

Una economía en la Luna.
A la hora de establecer une economía lunar, reducir los costes de operar en nuestro satélite es clave. Si bien exitosa, la primera misión Artemis ha sido popular por sus costes y retrasos. Enviar humanos a la Luna es una tarea complicada, pero enviar pequeñas sondas automatizadas que ayuden a establecer una presencia en la Luna está al alcance de algunas empresas y pequeñas agencias espaciales.

Esta economía ha atraído una cantidad importante de inversiones, varios cientos de millones de dólares en la última década (y es solo una pequeña fracción de toda la inversión en empresas aeroespaciales). Y más de una veintena de empresas tienen ya puesta su mirada en nuestro satélite.

Aunque la minería espacial sea la gran promesa, por ahora los principales clientes de empresas como Ispace son los gobiernos, instituciones públicas y de investigación. Habrá que esperar aún para saber por dónde pueda propagarse esta economía pero por ahora puede ayudarnos a entender mejor el espacio que nos rodea y establecer nuestra presencia en el satélite.

A hombros de gigantes.
Sin embargo la presencia de empresas privadas también es relevante en las misiones llevadas a cabo por las agencias espaciales nacionales. En el desarrollo del cohete Space Launch System (SLS) que impulsa las misiones Artemis tomaron parte empresas como Boeing y Northrop Grumman. SpaceX por su parte ha contribuido a la creación de los trajes espaciales que llevarán sus tripulaciones.

Distintas visiones de futuro.
Trajes que podrían entrar en juego en tan solo un par de años, cuando se espera que despegue la misión Artemis II. Esta misión llevará un equipo de astronautas a la órbita de nuestro satélite. Será la primera misión tripulada de los SLS y la cápsula Orion. Será primera misión tripulada fuera de las órbitas bajas terrestres en más de medio siglo.

Tras ella, Artemis III será la que devuelva al ser humano a nuestro satélite. Esta misión contará con una sonda de aterrizaje que lleve a los astronautas a la superficie de la Luna. La fecha en la que esta misión se realizaría es aún incierta. Aunque, si se desea avanzar hasta una presencia humana establecida en la Luna antes del fin de la década, ésta no puede demorarse mucho más atrás del 2026, fecha que podría estar manejando la NASA.

Por ahora parece que el programa Artemis convivirá con distintas iniciativas privadas para alcanzar nuestro satélite. Más importante quizás, sea señalar que no es la única agencia en una carrera por alcanzar nuestro satélite. China, con su familia de misiones lunares Chang’e es sin duda el otro gran agente en esta nueva “hornadas” de exploración lunar.

Imagen | Ispace


La noticia

No es solo la misión Artemis, algunas empresas ya están dando los primeros pasos para una “economía de la Luna”

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Martínez-Juarez

.