Xataka – Meta sigue en problemas. Así que despedirá hasta 6.000 empleados y hará que los jefes trabajen más, según Insider

Ayer nos hacíamos eco de un informe de Bloomberg sobre la compleja situación que se está viviendo puertas adentro en Meta. Las cuentas no le salen a la compañía, por lo que Mark Zuckerberg está impulsando una serie de cambios drásticos para hacerla “más eficiente”. Entre ellos encontramos la clasificación de empleados como de “bajo rendimiento” y la sombra de nuevos despidos masivos que vuelve a aparecer en escena.

En ese momento se nos escapaban algunos detalles sobre la dirección a la que está apuntando la compañía. Y, aunque esta se ha mantenido en silencio, cierta información se ha ido filtrando, por lo que ahora podemos hacernos una idea más clara de lo que está sucediendo. En concreto, la cantidad de personas que pueden ser despedidas próximamente y la pérdida de ciertos privilegios de los mandos intermedios.

Segunda oleada de recortes a la vista

Los recortes en Meta comenzaron a finales del año pasado, con un cese masivo de 11.000 empleados, el más grande en la historia de la compañía. Ahora, según Business Insider, el conglomerado detrás de redes sociales como Instagram y Facebook prescindirá entre 3.000 y 6.000 personas, lo que se traduce en una reducción de plantilla de entre el 5 y el 10%. Este movimiento, aseguran, ha sembrado un ambiente de incertidumbre.

El temor de ser afectados por la segunda oleada de despidos de Meta ha influido negativamente en las dinámicas de la compañía. De acuerdo al mencionado medio, la cultura interna se ha tornado más “tóxica” y los empleados están “distraídos”. Además, ha empezado a emerger una fuerte desconfianza en el cuerpo directivo. Estos, sin embargo, no son los únicos cambios que se avecinan.

Las estructuras de empleados de las Big Tech suelen estar organizadas por niveles. Zuckerberg ahora quiere rebajar el nivel mínimo de algunas posiciones abiertas. Cuando un empleado asumía un rol gerencial de ingeniería lo hacía con el nivel E6. En otras palabras, un líder de equipo que no trabaja al mismo nivel de los empleados que supervisa, sino que tiene una rol más administrativo.

Menos privilegios para los jefes

Con este cambio, el nivel de entrada será el M1, que si bien comprende las tareas y responsabilidades de ser líder de equipo, debe trabajar a la par de sus subordinados. No tiene el privilegio de evaluar el proyecto desde un rol administrativo y debe sumergirse en este como cualquier otro miembro, además de supervisarlo, claro. Todo esto responde a la estrategia de la compañía de conseguir un “aplanamiento interno”.

Y a la que también se le suman los recortes en beneficios de salud y bienestar que gozaban los empleados y un nuevo modelo de escritorios compartidos. Esto último también impulsado por Sundar Pichai en Google, ejecutivo también enfocado en reducir los gastos de su empresa.

Volviendo al caso de Meta, no sabemos exactamente que está pasando por la cabeza de Mark Zuckerberg, pero algunos datos públicos pueden ayudarnos a hacernos una idea de la realidad que está viviendo la compañía. Meta sigue siendo enorme y tiene algunas de las aplicaciones y redes sociales más utilizadas del mundo. Facebook, Instagram y WhatsApp.

Pero con el paso del tiempo, su familia de aplicaciones parece ir envejeciendo frente a propuestas más juveniles y frescas como TikTok. La apuesta de Zuckerberg para mantener su posición de liderazgo ha sido el metaverso. Este concepto, junto con un declive en el mercado publicitario, se han convertido en un gran problema para el presente y el futuro inmediato de la compañía.

En 2022, Meta tuvo unos ingresos de más de 116.000 millones de dólares, una leve disminución en relación a los del año anterior, que se situaron en 113.600 millones de dólares. Hasta este punto podríamos decir que las cosas no estuvieron tan mal, pero si ponemos en la ecuación que el beneficio de la compañía cayó un 69%, ubicándose en 23.200 millones de dólares, vemos que el panorama no es muy alentador.

La compañía está utilizando gran parte del dinero que gana (que todavía es muchísimo dinero) en alimentar el concepto del metaverso. En 2022, Reality Labs, la división de Meta enfocada la gran apuesta de Zuckerberg, perdió 13.270 millones de dólares, y se espera que esa tendencia negativa continúe durante varios años más. Ciertamente, los inversionistas no parecen muy felices con esta apuesta a muy largo plazo.

Imágenes: Meta


La noticia

Meta sigue en problemas. Así que despedirá hasta 6.000 empleados y hará que los jefes trabajen más, según Insider

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.