Xataka – Las tecnologías de panel y las tendencias en televisores que llegan en 2022, explicadas

El año que acabamos de estrenar ha llegado con una novedad muy interesante bajo el brazo: los primeros televisores con panel QD-OLED (Quantum Dot-Organic Light Emitting Diode) ya están aquí.

Sabemos desde hace casi tres años que Samsung estaba trabajando en esta tecnología de panel, pero hemos tenido que esperar hasta la celebración de la edición del CES que acabamos de dejar atrás para poder formarnos una idea aproximada acerca de qué es lo que nos propone.

La tecnología QD-OLED llega en un momento en el que el mercado de los televisores ha adquirido una madurez notable. Los modelos con panel LCD más avanzados que podemos encontrar en las tiendas tienen unas prestaciones que difícilmente habríamos podido prever hace no más de cinco años.

Al mismo tiempo los paneles OLED que nos propone LG, y que montan, además de la propia marca surcoreana, Sony, Panasonic y Philips, entre otros fabricantes, han mejorado su rendimiento de una forma claramente perceptible.

La tecnología QD-OLED llega en un momento en el que el mercado de los televisores ha adquirido una madurez notable. Aun así, es muy bienvenida

Y luego está microLED. Los primeros televisores de consumo que utilizan esta tecnología llegaron el año pasado, y sí, están a la altura de las expectativas. Hemos podido verlos en combate en varias ocasiones, y su calidad de imagen global es fabulosa.

No cabe duda de que esta es la tecnología más avanzada disponible actualmente, pero también es la más cara. Y con muchísima diferencia. Confiemos en que la economía de escala entre en acción lo antes posible para que estos televisores no estén solo al alcance de los usuarios con un alto poder adquisitivo.

Este año vamos a tener más opciones que nunca, por lo que elegir el televisor que resuelve mejor nuestras necesidades también va a requerir más esfuerzo por parte de los usuarios.

En este artículo os proponemos repasar las tecnologías de panel que ya podemos encontrar en las tiendas, y también las que están a punto de llegar, como QD-OLED, pero fijándonos sobre todo en las bazas y las debilidades de cada una de ellas. Además, en la última sección indagaremos en las tendencias que se consolidarán durante 2022, y que con toda probabilidad están aquí para quedarse.

Esto es lo que nos proponen las tecnologías de panel que convivirán en 2022

MicroLED

Autoemisiva e inorgánica. Estas dos palabras sintetizan con precisión qué nos proponen los televisores con panel MicroLED que actualmente solo tiene en su catálogo Samsung. Sony tiene Crystal LED, que es su propia implementación de esta tecnología, pero por el momento solo está disponible en monitores y video walls para aplicaciones profesionales.

Los televisores MicroLED de Samsung que hemos visto en acción tienen un ‘pixel pitch’ de 0,6 mm

En cualquier caso, lo que nos interesa saber a los usuarios es que cada uno de los píxeles de un panel MicroLED está conformado por un diminuto diodo LED inorgánico con la capacidad natural de emitir luz. Los televisores de Samsung equipados con esta tecnología que hemos podido ver en funcionamiento tienen un pixel pitch de 0,6 mm.

Este parámetro refleja la distancia que existe entre el centro geométrico de dos píxeles adyacentes, de modo que es preferible que sea lo más reducida posible para dotar a las imágenes de una mayor continuidad cuando se observan a corta distancia.

Los paneles MicroLED y OLED comparten la habilidad de cada uno de sus píxeles de modular la cantidad de luz que emiten de forma independiente. Sin embargo, los diodos que conforman la matriz OLED son orgánicos, y los del panel MicroLED, como he mencionado más arriba, son inorgánicos, por lo que la degradación de estos últimos en teoría es más lenta. Y, además, son esencialmente inmunes a la retención de imágenes estáticas en el panel y tienen una mayor capacidad de entrega de luz.

En la práctica un televisor MicroLED nos propone una relación de contraste nativa sobresaliente y equiparable a la de los mejores televisores OLED; una capacidad de entrega de brillo en áreas delimitadas de la matriz de 2000 nits; un nivel de detalle en las regiones en sombra y en altas luces (son las regiones más iluminadas) espectacular; una reproducción del color muy precisa y un blooming y un desenfoque de movimiento mínimos (el blooming es ese defecto que se manifiesta bajo la forma de unos halos que rodean las zonas más iluminadas de cada fotograma).

Además, los responsables de Samsung con los que hemos hablado nos han asegurado que sus paneles MicroLED tienen una vida útil aproximada de veinticinco años. Desde un punto de vista estrictamente técnico, y a falta de que tengamos la oportunidad de analizar a fondo y en nuestras propias instalaciones uno de los primeros televisores MicroLED, esta tecnología es impecable.

Sus mayores desafíos son la gestión del calor disipado por los diodos LED cuando deben entregar un nivel de brillo muy alto, y también la necesidad de incrementar aún más la densidad de píxeles. Pero, sin lugar a dudas, su auténtico talón de Aquiles es su precio: los modelos de 110 y 101 pulgadas cuestan más de 100 000 euros.

QD-OLED

Esta recién llegada ha desembarcado pisando fuerte. Los paneles QD-OLED son de naturaleza orgánica, como los OLED convencionales, pero, a diferencia de estos últimos, reemplazan el filtro RGB que requieren los paneles W-OLED fabricados por LG por una matriz de nanocristales, o puntos cuánticos, que se responsabiliza de la reproducción del color. Si queréis conocer con todo detalle esta tecnología podéis leer el artículo en el que la explicamos más a fondo.

Todavía no hemos tenido la oportunidad de analizar en nuestras propias instalaciones un televisor QD-OLED, pero la información que nos han facilitado los dos fabricantes que por el momento respaldan esta tecnología, que no son otros que Samsung y Sony, nos permite hacernos una idea bastante certera acerca de qué es lo que nos ofrece.

Las bazas de los televisores OLED con las que todos estamos familiarizados deberían seguir presentes en los dispositivos QD-OLED: unos negros abisales, una relación de contrate nativa sobresaliente y una capacidad de entrega de brillo muy competente, aunque no tan alta como la de los mejores televisores LCD LED.

Los paneles QD-OLED reemplazan el filtro RGB por una matriz de nanocristales que se responsabiliza de la reproducción del color

En lo que se refiere al color, aunque es algo que comprobaremos cuando analicemos el primer televisor QD-OLED que caiga en nuestras manos, deberían ser capaces de restituirlo con más precisión y riqueza que los dispositivos OLED gracias al respaldo de los nanocristales. También cabe la posibilidad de que los QD-OLED sean capaces de recuperar más detalle, especialmente en altas luces, algo que, de nuevo, tenemos que comprobar.

No obstante, el talón de Aquiles de los televisores QD-OLED a priori es el mismo de los dispositivos OLED: la degradación paulatina y a largo plazo de los diodos orgánicos, así como la posibilidad de que se produzca el marcado en el panel de los elementos estáticos de las imágenes. En cualquier caso, en un escenario de uso mixto en el que se ve la televisión, se reproducen películas y se disfrutan videojuegos, el marcado del panel es poco probable.

OLED

Estamos deseando analizar en nuestras propias instalaciones el televisor Master Series A95K de Sony, que de momento es el único modelo con panel QD-OLED que ha sido presentado, para comprobar de forma fehaciente qué nos propone esta tecnología. Sin embargo, durante los últimos años hemos podido analizar a fondo muchos televisores OLED, por lo que conocemos con precisión cuáles son sus bazas. Y también sus inconvenientes.

Los profundos negros de los televisores OLED ejercen como un perfecto marco de referencia para los demás tonos de color

A su favor tienen una relación de contraste nativa sobresaliente, unos negros extremadamente profundos, una reproducción del color precisa y fidedigna, una escala de luminancia amplia que hace posible un nivel de detalle en las regiones oscuras y en las más iluminadas competitivo, y, por último, una capacidad de entrega de brillo notable (especialmente en los paneles de tercera generación que produce LG desde 2021).

De su talón de Aquiles hemos hablado en la sección anterior, y es algo perfectamente conocido por los entusiastas de los televisores: a largo plazo los diodos orgánicos se van degradando poco a poco y van perdiendo propiedades (aunque esto es algo que en teoría solo deberíamos percibir levemente después de muchos años de uso), y cabe la posibilidad de que el panel quede marcado si reproducimos de una forma muy constante y persistente una imagen estática.

El ecosistema LCD: QLED, miniLED, FALD, LED Directo y retroiluminación periférica

Para conocer qué nos ofrece un televisor LCD ya no podemos quedarnos solo con las características de su panel; también nos interesa conocer cómo reproduce el color y cómo ha sido ejecutada su retroiluminación.

Precisamente el gran avance que han experimentado estos dos frentes durante los últimos siete años es en gran medida el responsable de lo mucho que han mejorado sus prestaciones, aunque también cuentan, cómo no, las mejoras introducidas por los fabricantes en el procesado de las imágenes.

Actualmente todos los televisores LCD de gama alta, y buena parte de los de gama media, recurren a los nanocristales para reproducir el color con más precisión y proponernos una cobertura más amplia de los espacios de color más relevantes en aplicaciones cinematográficas.

Actualmente todos los televisores LCD de gama alta recurren a los nanocristales para reproducir el color con más precisión

A partir de aquí cada marca tiene su propia implementación de esta tecnología, pero en esencia estamos hablando de un mismo principio de funcionamiento en el que unas diminutas partículas modifican la longitud de onda de la luz para restituir una gama cromática más amplia.

Este es el propósito de la tecnología QLED utilizada por Samsung, Hisense y TCL; el de los paneles Triluminos de Sony, y el de los NanoCell de LG, entre otras marcas que también apuestan por una estrategia similar para dotar a sus mejores televisores LCD de una colorimetría más refinada.

No obstante, en el ecosistema de estos paneles el otro subsistema que también tiene un impacto profundo en su calidad de imagen global es la retroiluminación.

La solución más avanzada disponible actualmente es la tecnología miniLED. Ya están apostando por ella Samsung, LG, Sony, TCL y Philips, entre otras marcas, y se apoya en una matriz de diodos LED muy pequeños.

Los televisores LCD con retroiluminación miniLED incorporan más de 1000 zonas de atenuación local independientes

De hecho, son mucho más pequeños que los de un sistema de retroiluminación LED tradicional, lo que permite incluir más, y también organizarlos en una mayor cantidad de zonas de atenuación local independientes.

Ya hemos analizado varios televisores LCD con retroiluminación miniLED, y, a pesar de la mayor complejidad que acarrea administrar con precisión muchas más zonas de atenuación local independientes, en la práctica estos dispositivos nos ofrecen una relación de contraste más alta, una escala de luminancia más amplia, un mayor nivel de detalle en las regiones en sombra y en altas luces, y, por último, también tienen la capacidad de minimizar el blooming, del que hemos hablado un poco más arriba.

Otra forma de resolver la retroiluminación en los televisores LCD consiste en recurrir a una matriz de tipo FALD (Full Array Local Dimming). Su estrategia es muy similar a la que acabamos de ver en el contexto de los televisores miniLED, pero en este caso la matriz que entrega la luz al panel incorpora muchos menos diodos (que, además, son más grandes), y también menos zonas de atenuación local independientes.

Si en el contexto de la tecnología miniLED hablamos habitualmente de más de 1000 zonas de atenuación, en el mejor de los casos los televisores LCD FALD nos proponen unos pocos cientos de zonas.

La retroiluminación miniLED está desplazando poco a poco a la FALD en los televisores LCD de gama alta

Las otras dos formas de resolver este subsistema en los televisores LCD consisten en ejecutarlo utilizando una matriz de LED Directo, o bien retroiluminación periférica.

Os explicamos con cierto detalle cómo funcionan en el artículo que enlazo aquí mismo, pero lo que nos interesa saber es que sus prestaciones son claramente inferiores a las que nos propone la retroiluminación FALD. Y, por supuesto, también a las de los televisores miniLED. Actualmente solo los televisores de la gama de entrada, y algunos de gama media, apuestan por la retroiluminación de LED Directo o por la opción periférica.

Pros y contras de cada tecnología de panel

En la siguiente tabla resumimos las cualidades y los puntos débiles de las tecnologías de panel en las que acabamos de indagar. En lo que se refiere a los paneles QD-OLED nuestra valoración es provisional y toma como referencia la información que nos han ofrecido Samsung y Sony debido a que aún no hemos tenido la oportunidad de analizar ningún televisor equipado con esta tecnología de panel.

Como colofón, y con el propósito de sintetizar todo lo que hemos visto hasta ahora en este artículo, la tecnología que nos ofrece la mejor calidad de imagen global es MicroLED.

La mejor calidad de imagen global nos la ofrecen los televisores MicroLED. La lástima es que son extremadamente caros

Los televisores OLED y QD-OLED competirán en la misma liga, aunque la información que tenemos nos invita a prever que estos últimos deberían tener una riqueza cromática ligeramente mayor, y también es posible que recuperen más detalle en altas luces (lo comprobaremos cuando analicemos uno de ellos).

La siguiente posición en esta clasificación la ocupan los televisores LCD con retroiluminación miniLED; tras ellos van los LCD FALD, y, por último, los de LED Directo y los que tienen retroiluminación periférica, que son las opciones más modestas.

pros

contras

microled

Tiene una relación de contraste nativo sobresaliente
Sus negros son extremadamente profundos
Su capacidad de entrega de brillo es muy alta
Recupera mucho detalle en las regiones en sombra y en las más iluminadas (altas luces)
Reproduce el color con precisión y de una forma fidedigna
Tiene una escala de luminancia muy amplia
Sus ángulos de visión son extraordinarios

Su altísimo precio coloca estos televisores solo al alcance de usuarios con una alta capacidad adquisitiva
Su densidad de píxeles aún tiene margen de mejora
El calor que disipan los diodos cuando entregan picos de brillo muy elevados puede comprometer su fiabilidad a largo plazo

qd-oled

Tiene una excelente relación de contraste nativo
Sus negros son muy profundos
Su capacidad de entrega de brillo es alta
La presencia de los nanocristales permite a esta tecnología cubrir el 80% del espacio de color BT.2020
Tiene una escala de luminancia muy amplia
Sus ángulos de visión son sobresalientes

La naturaleza orgánica de los diodos puede favorecer su degradación paulatina a largo plazo
Su capacidad máxima de entrega de brillo no es tan alta como la de MicroLED o los mejores televisores LCD LED
Cabe la posibilidad de que el panel quede marcado si reproducimos de una forma muy constante y persistente una imagen estática

oled

Tiene una excelente relación de contraste nativo
Sus negros son muy profundos
Su capacidad de entrega de brillo es notable
Restituye el color con una gran riqueza cromática
Tiene una escala de luminancia muy amplia
Sus ángulos de visión son sobresalientes

La naturaleza orgánica de los diodos puede favorecer su degradación paulatina a largo plazo
Su capacidad máxima de entrega de brillo no es tan alta como la de MicroLED o los mejores televisores LCD LED
Cabe la posibilidad de que el panel quede marcado si reproducimos de una forma muy constante y persistente una imagen estática

lcd miniled/ nanocristales

Tiene una relación de contraste muy alta
Sus negros son profundos, pero no tanto como los de MicroLED, QD-OLED u OLED
Su capacidad de entrega de brillo máxima es sobresaliente
Restituye el color con una gran riqueza cromática
Tiene una escala de luminancia muy amplia
Sus ángulos de visión son buenos, pero no igualan los de MicroLED, QD-OLED u OLED
Son esencialmente inmunes a la retención de imágenes estáticas

Si la retroiluminación está bien ejecutada sus negros pueden ser muy buenos, pero no pelean en la misma liga de las tecnologías autoemisivas
La administración de las zonas de atenuación local es compleja, por lo que algunos modelos pueden adolecer de un ‘blooming’ claramente perceptible cuando un objeto luminoso se desplaza con rapidez por el panel

lcd fald/ nanocristales

Su relación de contraste puede ser alta, pero no rivaliza con las tecnologías autoemisivas, y tampoco iguala a la tecnología miniLED
Su capacidad de entrega de brillo máxima es sobresaliente
Restituye el color con una gran riqueza cromática
Tiene una escala de luminancia muy amplia
Sus ángulos de visión son buenos, pero no igualan los de MicroLED, QD-OLED u OLED
Son esencialmente inmunes a la retención de imágenes estáticas

Sus negros no son tan profundos como los de las tecnologías autoemisivas. Tampoco igualan a la tecnología miniLED
En algunos modelos la luz que entrega la retroiluminación no es uniforme, por lo que pueden aparecer defectos como el ‘blooming’ o el ‘banding’, entre otras incidencias. Estas irregularidades delatan un cierto grado de falta de uniformidad en la entrega de brillo

lcd led directo y edge led

La calidad de imagen global varía mucho de unos modelos a otros. Algunos, los más cuidados, nos proponen una calidad muy digna, mientras que las imágenes de otros, los menos sofisticados, pueden dejar mucho que desear. En cualquier caso, la calidad de imagen global de estos televisores es perceptiblemente más baja que la que nos proponen las demás tecnologías
La sencillez de estos dos esquemas de retroiluminación permite que estos televisores tengan habitualmente un precio competitivo

Estos televisores suelen adolecer de defectos en la uniformidad de la entrega de brillo claramente perceptibles y provocados por las carencias de la retroiluminación, como son el ‘blooming’, el ‘banding’ o el ‘clouding’
El procesado de las imágenes suele ser modesto, por lo que su nivel de detalle en las regiones oscuras y altas luces puede tener un margen de mejora importante
En estos televisores la administración del movimiento puede ser manifiestamente mejorable
Su capacidad de reproducción del color no suele rivalizar con la que nos proponen los televisores LCD que recurren a los nanocristales, y tampoco con la de los modelos con panel OLED

Estas son las tendencias que se están abriendo paso en los televisores de 2022

Solo han pasado unos pocos días desde que arrancó el nuevo año, pero varios fabricantes de televisores han aprovechado el tirón del CES para enseñarnos algunas de las características que tendrán los dispositivos que colocarán en las tiendas durante 2022.

Las tres tendencias de los televisores de 2022 que hemos observado persiguen mejorar nuestra experiencia con videojuegos

Samsung, Sony, LG, Panasonic y TCL son algunas de las marcas que ya se han mojado, y entre todo lo que nos han contado destacan con claridad tres tendencias a las que posiblemente se sumarán también los fabricantes que aún no han dado a conocer las características que tendrán sus nuevos televisores. Lo curioso es que, como estáis a punto de descubrir, las tres persiguen mejorar nuestra experiencia con videojuegos.

El ‘streaming’ de videojuegos llega a las teles (y plantea un futuro en el que las consolas serán prescindibles)

A mediados del pasado mes de diciembre LG anunció, y lo hizo inesperadamente, el lanzamiento de una app nativa para webOS que permite a sus televisores de 2020 y 2021 equipados con webOS 5.0 o superior acceder al servicio de streaming de videojuegos Google Stadia.

Y para hacerlo no es necesario utilizar ningún tipo de hardware dedicado. Ni siquiera hace falta tener el mando oficial de este servicio; solo necesitamos un mando con conectividad Bluetooth y una buena conexión de fibra óptica. Esto es todo. Nosotros ya lo hemos probado.

Samsung ha seguido sus pasos, de modo que a principios de enero desveló que durante el tercer trimestre de 2022 estará disponible en sus televisores de gama alta el servicio Samsung Gaming Hub. Esta plataforma aglutinará tres servicios de streaming de videojuegos diferentes: Google Stadia; GeForce Now, de NVIDIA; y Utomik.

Samsung ha dejado la puerta abierta a la integración de más servicios en el futuro, y, al igual que lo que nos propone la app de LG, para disfrutar los videojuegos de estas plataformas no es necesario utilizar ningún tipo de hardware dedicado. Es probable que durante los próximos meses otras marcas de televisores den un paso similar al que ya han dado LG y Samsung.

Los paneles de información para juegos han llegado para quedarse

A los entusiastas de los videojuegos nos viene de maravilla saber qué características tiene la señal de vídeo que nuestro PC o nuestra consola de videojuegos está entregando a nuestro televisor. Y también conocer de un simple vistazo cómo están configurados los parámetros de nuestra tele que tienen un impacto directo en nuestra experiencia con videojuegos, como, por ejemplo, si está activado el modo para juegos, la sincronización adaptativa o si la señal entrante tiene una cadencia de 120 Hz.

La información que nos ofrece el panel para juegos se superpone a las imágenes, por lo que podemos consultarla sin necesidad de interrumpir la partida

Esto es, precisamente, lo que persigue ofrecernos el panel de información que algunos fabricantes de televisores, como LG, Samsung o Panasonic, ya están implementando en sus propuestas. El televisor de la fotografía que podéis ver debajo de estas líneas es el modelo insignia de Panasonic para 2022, el LZ2000, e incorporará esta prestación. Crucemos los dedos para que las demás marcas se animen y también se sumen a esta interesante tendencia.

Las marcas por fin parecen decididas a ofrecernos una implementación de HDMI 2.1 más cuidada

La mayor parte de las entradas HDMI 2.1 de los televisores que podemos encontrar actualmente en el mercado tiene ‘letra pequeña’. El año pasado publicamos un artículo en el que denunciamos que buena parte de los fabricantes de televisores está colocando en el mercado dispositivos equipados con entradas HDMI 2.1 que no implementan, al menos inicialmente, todas las prestaciones por las que esta interfaz merece la pena.

Ya es hora de que todas las entradas HDMI sean 2.1, y no solo una o dos, especialmente en los televisores de gama alta

Sony no ha habilitado el refresco variable (VRR) de salida en la mayor parte de sus televisores con HDMI 2.1; LG ha recortado el ancho de banda de las entradas HDMI 2.1 de algunos de sus televisores a 40 Gbps (frente a los 48 Gbps que propone la norma); y, además, y esto es algo en lo que están involucradas casi todas las marcas, solo algunas entradas HDMI implementan la norma 2.1, cuando lo ideal es que todas lo hagan.

Con toda seguridad algunas de estas carencias van a seguir presentes en los televisores que llegarán a las tiendas a lo largo de este año, pero durante el CES hemos identificado algunos signos de mejora. Sony, sin ir más lejos, ha confirmado que sus nuevos televisores implementarán la tecnología VRR de salida. Algo es algo. Crucemos los dedos para que todas las marcas se pongan las pilas y nos ofrezcan un HDMI 2.1 completo. Y, a ser posible, en todas las entradas con este formato, y no solo en unas pocas.


La noticia

Las tecnologías de panel y las tendencias en televisores que llegan en 2022, explicadas

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Juan Carlos López

.