Xataka – Las aerolíneas vuelven a confiar en Boeing: el 737 MAX ya se vende tan bien como en 2019

Una de las peores crisis en la historia de Boeing parece estar llegando a su fin. El fabricante estadounidense entregó en junio un total de 43 aviones 737 MAX, el número más alto desde marzo de 2019, mes en el que 346 personas murieron en dos accidentes con el mencionado modelo, según Reuters.

Desde ese entonces, el Boeing 737 MAX permaneció en tierra durante casi dos años, tiempo en el que los reguladores hicieron una revisión exhaustiva del avión y exigieron una serie de cambios de seguridad para volver a certificarlo. Así, en diciembre de 2020 gradualmente empezó a volar nuevamente.

Del caos a la (lenta) recuperación

Esos meses fueron caóticos para Boeing, que no solo se enfrentaba a una multa millonaria y pérdidas económicas, sino también veía como las aerolíneas cancelaban los pedidos pendientes hasta el punto que tener que empezar a usar el estacionamiento de sus empleados para ubicar los 737 Max no entregados.

Ahora, todo parece indicar que la confianza en Boeing está recuperándose. Los niveles de entrega se acercan a los que se manejaban antes de los accidentes. De los 51 aviones entregados en junio de 2022, 43 son 737 MAX, lo que se traduce en 216 aeronaves entregadas en el primer semestre, es decir, un 38% más que en el mismo período del año pasado.

En este sentido, el fabricante estadounidense también alcanzó el objetivo de fabricación mensual previsto del 737 MAX y recibió 43 pedidos de ese modelo en junio. Esta combinación de factores impactó directamente en los inversionistas, por lo que las acciones subieron más del 8% después del anuncio.

Pero no todo son buenas noticias. La compañía se enfrenta a un importante desafío con una de las variantes de esta aeronave. El presidente de Boeing, Dave Calhoun, dijo a Aviation Week que podrían verse obligados a cancelar por completo el 737 MAX 10, una aeronave pensada para competir con el Airbus a321 Neo.

¿El problema? El avión debe cumplir con una serie de nuevos requisitos de cabina para obtener la certificación de la Administración Federal de Aviación (FAA). Sin embargo, esto haría al 737 MAX 10 diferente del resto de los modelos de la misma familia, lo que obligaría a las aerolíneas a hacer una capacitación adicional a sus pilotos que dispararía los costes y restaría ventajas frente a los competidores.

Pero eso no es todo. Boeing también lleva 12 meses sin entregar un solo Boeing 787 Dreamliner, su aeronave estrella de fuselaje ancho (doble pasillo). En este caso, la FAA está llevando a cabo una evaluación de los procesos de producción y no permite entregar los 787 aviones que están esperando sumarse a las flotas de las aerolíneas.

De momento, el regulador estadounidense no ha establecido posible fecha para la aprobación, lo que hace peligrar los pedidos pendientes del Boeing 787. Si continúa retrasándose, las aerolíneas podrían considerar recurrir al mayor rival de Boeing, Airbus.

Imágenes | Pjs2005 (Flickr) | SondaBruce


La noticia

Las aerolíneas vuelven a confiar en Boeing: el 737 MAX ya se vende tan bien como en 2019

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.