Xataka – La nave estadounidense que falló yendo a la Luna ha vuelto a la Tierra para estrellarse cerca de la costa de Fiyi

Final agridulce para la nave espacial Peregrine de la empresa estadounidense Astrobotic. Estaba llamada a convertirse en la primera nave privada en completar un alunizaje suave, pero en lugar de llegar a la Luna, ha acabado volviendo a la Tierra para terminar su misión con una ardiente reentrada sobre el Pacífico.

Esa es la parte agria. El lanzamiento de Peregrine marcaba el regreso de Estados Unidos a la superficie de la Luna desde Apolo 17, que tuvo lugar hace más de medio siglo. Una anomalía en el sistema de propulsión, aparentemente por el fallo de una válvula, hizo que la nave perdiera demasiado combustible, lo que acabó con cualquier posibilidad de llegar a la Luna.

La nave llevaba 20 cargas a bordo que debía desplegar en la superficie de la Luna como parte del programa CLPS (Commercial Lunar Payload Services), una colaboración público-privada de la NASA con módulos lunares comerciales.

A pesar de que su objetivo principal había quedado descartado, el equipo de Astrobotic consiguió estabilizar la nave y extender su vida útil a 10 días. De hecho, Peregrine podría seguir operando en el espacio cislunar aún más tiempo, pero sus dueños tomaron la decisión de mantener su trayectoria para que acabe reentrando en la atmósfera de la Tierra en vez de vagando como basura espacial.

Zona del Pacífico Sur en la que reentrará el Peregrine

El módulo Peregrine y sus múltiples cargas se desintegrarán en la atmósfera sobre las 21:00 UTC del jueves 18 de enero. Si quedan restos, caerán en una zona segura.

Planear la reentrada no ha sido fácil. Astrobotic tuvo que realizar 23 encendidos cortos del motor principal para evitar que el fallo de propulsión no desviara la nave. Luego, tuvo que ajustar la actitud de la nave de manera que la fuerza inducida por la fuga de combustible la desplazara hacia el océano Pacífico Sur, cerca de la isla de Fiyi.

Esa es la parte dulce de este final. Pero hay otra cosa de la que Astrobotic se siente más orgullosa: durante estos días, la empresa ha podido alimentar con energía de sus paneles solares las cargas activas que llevaba dentro, y ha comprobado que 9 de 10 habían sobrevivido al lanzamiento y se comunicaban correctamente con la nave, entre ellas los nanorrobots de la misión mexicana COLMENA.

Las nuevas misiones lunares de Estados Unidos han empezado con mal pie, pero habrá más oportunidades. El próximo objetivo de Astrobotic será desplegar en la Luna el rover lunar VIPER de la NASA con un módulo lunar llamado Griffin.

Imagen | Una de las últimas fotos de Peregrine desde el espacio (Astrobotic)

En Xataka | Si Starship falla, China tiene en sus manos derribar la hegemonía de Estados Unidos en el espacio


La noticia

La nave estadounidense que falló yendo a la Luna ha vuelto a la Tierra para estrellarse cerca de la costa de Fiyi

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Matías S. Zavia

.