Xataka – He encontrado la configuración perfecta para Google TV: todos mis trucos para sacarle el máximo partido

Hace un par de años compré el Chromecast con Google TV, una de las mejores compras que jamás he hecho. Un dispositivo económico que permite reproducir en 4K (si tu televisor lo permite) cualquier contenido que enviemos desde el teléfono. Si no queremos depender del móvil, basta con utilizar el sistema nativo de este dispositivo: Google TV, la personalización propia de Google sobre Android TV.

A lo largo de este tiempo me he encontrado a amigos y familiares con este mismo dispositivo (o aparatos Android TV con un sistema de ajustes muy similar) que no tenían del todo claro cómo configurarlo. Hoy quiero compartir contigo cómo tengo configurado mi Google TV para sacarle el máximo partido.

Pantalla y sonido. Este es el primer apartado a configurar de los ajustes de Google TV. Lo primero que hago es asegurarme de que la resolución y tasa de refresco están bien (4K 60Hz), ya que alguna vez he encontrado televisiones 4K configuradas en 1080p.

El segundo punto a configurar no es tan sencillo, y tiene que ver con el HDR. El ajuste que he configurado es el de tener como preferencia de formato de rango dinámico HDR en lugar de HDR, pero el apartado clave está justo debajo: «adaptarse al contenido». Hay algunas aplicaciones que, a día de hoy, no funcionan con HDR en Android TV, por lo que no tiene sentido forzar al sistema a que intente reproducirlas en este formato.

Dejando el apartado en «adaptarse al contenido», el Google TV pivotará entre SDR y HDR en los momentos adecuados.

Privacidad. El siguiente apartado que configuro es el de privacidad. En concreto, me aseguro de que la ubicación esté desactivada por completo. Es una decisión personal y, a final de cuentas, la propia conexión a internet ya «chiva» nuestra ubicación. No obstante, en Android TV las apps no suelen pedir este permiso, así que sospecha si alguna (que no lo necesite claramente) lo pide.

También vigilo al detalle qué aplicaciones tienen permisos de micrófono. Este es un permiso más comprometido, por lo que conviene echar un ojo cada vez que instalemos nuevas aplicaciones para garantizar nuestra privacidad

Actualizaciones automáticas. Las aplicaciones de Google TV tienen una particularidad: ocupan muy poco espacio. Es por ello que siempre recomiendo tener las actualizaciones automáticas activas. De esta forma, ni siquiera nos daremos cuenta de que las apps se están actualizando (lo hacen en segundo plano) y, así, siempre tendremos la última versión disponible.

Solo yo puedo controlara mi TV. Esta opción dependerá bastante de si vivimos solos, compartimos piso, vivimos con familiares, etc. En mi caso, tengo configurado que nadie, ni siquiera los usuarios conectados a mi red WiFi, puedan controlar el contenido multimedia que yo he enviado.

Esto se configura en los ajustes de sistema – «enviar». Podremos permitir que siempre se pueda controlar el contenido multimedia desde cualquier dispositivo, que nunca se pueda hacer, o que tan solo sea posible mientras se esté enviando.

Imagen | Xataka 

En Xataka | Mejores smart TV box: cuál comprar y 13 set top box recomendados desde 19 hasta 199 euros


La noticia

He encontrado la configuración perfecta para Google TV: todos mis trucos para sacarle el máximo partido

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Ricardo Aguilar

.