Xataka – El culebrón de TSMC con su planta de Arizona continúa. Sus problemas en EEUU la están acercando cada vez más a Japón

La fábrica de semiconductores que está equipando actualmente TSMC en Arizona (EEUU) debería empezar a producir chips de alta integración a gran escala durante 2024. Pero no lo hará. La fabricación masiva de circuitos integrados arrancará en 2025, y un año de retraso en la puesta en funcionamiento de una instalación de alta tecnología como esta representa un problema grave para una compañía que necesita con urgencia incrementar su capacidad de fabricación.

Uno de los problemas que han ocasionado esta demora es la dificultad que está teniendo esta compañía para encontrar el personal cualificado que necesita. Según Fortune, TSMC se ha granjeado la fama de defender una cultura corporativa «brutal», y, al parecer, a muchos trabajadores estadounidenses esta filosofía los intimida. Algunos antiguos empleados en EEUU aseguran que las jornadas laborales de 12 horas y los turnos de fin de semana son muy habituales.

No obstante, esta no es la única razón por la que la planta de Arizona está aún lejos de iniciar la fabricación de chips a gran escala. TSMC está teniendo problemas con los sindicatos de trabajadores. Y, para rizar aún más el rizo, el Gobierno local está teniendo dificultades para crear el ecosistema legal que requiere la puesta en marcha de una fábrica de semiconductores de vanguardia de acuerdo con las fuentes consultadas por DigiTimes Asia. El panorama no pinta nada bien.

Mientras tanto en Japón a TSMC todo le va como la seda

A solo unos meses de la puesta en marcha prevista inicialmente para la planta de Arizona la relación entre los ejecutivos de TSMC y el Gobierno local debería ser fluida, pero, al parecer, no lo es. Y no lo es porque a estas alturas y con la fábrica ya construida la Administración está reevaluando el propósito de esta instalación y la necesidad de esta compañía taiwanesa de incrementar su capacidad de fabricación de circuitos integrados dentro de las fronteras de EEUU.

La cultura de trabajo de las empresas taiwanesas está muy alejada de la que EEUU o Europa ofrecen a TSMC

Además, los costes de construcción en EEUU son más altos que en Taiwán y la disponibilidad de las empresas estadounidenses que han colaborado con TSMC para poner a punto esta planta no es total. Tampoco lo sería en Europa. En Taiwán esta compañía cuenta con la complicidad de empresas colaboradoras que están disponibles todos los días de la semana y en cualquier momento, pero esa cultura del trabajo está muy alejada de la que EEUU o Europa ofrecen a TSMC.

Mientras tanto, la planta de semiconductores que está construyendo en Kumamoto, una localidad alojada en la isla de Kyushu (Japón), va viento en popa. De hecho, las obras van tan bien que la ceremonia inaugural de la primera fase de la puesta a punto de la fábrica se va a adelantar al próximo mes de febrero. Es curioso comprobar que a TSMC en Japón le está sucediendo justo lo contrario que en EEUU; la puesta en marcha de sus instalaciones en vez de retrasarse se está adelantando.

Según SCMP los ejecutivos de TSMC valoran muy positivamente lo mucho que tienen en común Taiwán y Japón. Su cultura del trabajo es similar, y, además, el estado nipón tiene una red de fabricantes de equipos de litografía muy competitiva. Lucy Chen, una analista de la consultora Isaiah Research, asegura que la relación que mantienen los ejecutivos de TSMC y el Gobierno japonés es muy buena, lo que ha propiciado que la cúpula directiva de la compañía esté barajando la posibilidad de construir dos plantas de vanguardia más en Japón.

Imagen de portada: TSMC

Más información: DigiTimes Asia

En Xataka: El plan de Intel frente a una TSMC inalcanzable: batir a Samsung y consolidarse como el segundo mayor fabricante de chips


La noticia

El culebrón de TSMC con su planta de Arizona continúa. Sus problemas en EEUU la están acercando cada vez más a Japón

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Juan Carlos López

.