Xataka – Citroën se está convirtiendo en la reina del ahorro de costes. Y por eso vende una Citroën Jumper siamesa

Como en el meme de Spiderman. Como Orson Welles y Rita Hayworth en La Dama de Shanghai. Como, al fin y al cabo, el propio Citroën AMI.

Igual que si se tratara de un juego de espejos, Citroën tiene a la venta dos Citroën Jumper unidas. Sí, lees bien. Da igual por qué lado mires a estas Citroën Jumper porque sólo cuando nos detenemos en el lateral es cuando entendemos de qué estamos hablando.

Son dos cabinas, con sus dos ruedas, unidas entre ellas para crear un vehículo de cuatro ruedas que puede avanzar en cualquier dirección. Da igual a izquierda que derecha. Aquí, esta(s) particular(es) Citroën Jumper siempre se dirigen hacia adelante. Porque, efectivamente, cuentan con su propio motor y su propia transmisión.

No es un juego de ilusionismo.

Algún motivo tiene que haber

Lo hay, evidentemente. Nadie en Citroën ha perdido la cabeza y se ha propuesto crear una suerte de Frankenstein en formato coche.

La furgoneta, o la suerte de furgoneta, se vende en el configurador británico de la compañía, como cuentan en Motor1.com. La versión, también recogen en Periodismo del Motor, se llama Back to Back (Espalda con Espalda, en su traducción al español).

Como se señala, se trata de dos cabinas de Citroën Jumper con motores turbodiésel BlueHDi de cuatro cilindros y 2.2 litros que generan 140 CV de potencia y transmisiones manuales de seis relaciones. Evidentemente, hablamos de una combinación de motor-transmisión independiente para cada una de las cabinas.

Éstas están configuradas con las opciones más baratas posible. Son Citroën Jumper (o parte de ellas), con lo básico en su interior (aire acondicionado y pantalla multimedia de cinco pulgadas) y en su exterior (llantas de acero de 15 pulgadas y faros halógenos). Pero tiene todo el sentido del mundo.

La idea es poder ofrecer cabinas independientes a quienes viven de vender caravanas, campers o food trucks. Citroën es conocida por ser una de las marcas más elegidas para este cometido. Lo importante, en este caso, es tener un motor que aguante muchos kilómetros y que su consumo sea bajo, aquí los ornamentos en materia de pantallas multimedia o llantas más vistosas son completamente secundarios.

Dado su bajo precio, muchas de estas empresas compran las furgonetas de Citroën pero luego tienen que buscarse de qué manera pueden hacer negocio con un chasis y un espacio de carga que desechan por completo, pues las reforman con las exigencias del cliente o, sencillamente, tienen que reformarlas enteras para adaptarlas a sus propósitos.

Por esto, Citroën vende esta Jumper Back to Back para abaratar todavía más los costes. Quienes solo buscan la cabina pueden hacerse con dos de ellas por un precio de 36.000 libras (unos 41.800 euros) con la ventaja de adquirir exclusivamente las piezas que les funcionan para su cometido, eliminando los dolores de cabeza posteriores y, quizás, ahorrándose un buen dinero en las modificaciones necesarias para prescindir del espacio de carga.

Imagen | Citroën

En Xataka | Citroën y Fiat se han empeñado en tener el coche eléctrico más barato. Y por eso no van a vender un coche


La noticia

Citroën se está convirtiendo en la reina del ahorro de costes. Y por eso vende una Citroën Jumper siamesa

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.