Xataka – Así he creado mi zona retro definitiva: ocho consolas conectadas a la vez, con mejoras visuales y sin cables a la vista

Considero que si tienes consolas y no están conectadas a la tele y a la corriente, al final no las usas. Es normal que cada vez que sale un nuevo sistema, sean protagonistas en nuestro setup. PS5 y Xbox Series X tienen retrocompatibilidad con la generación anterior, pero hay veces que nos apetece disfrutar de una consola anterior o retro y si la tenemos guardada en el armario, muchas veces nos da pereza sacarla.

Que si los cables, que si conectarlo todo, que si el mando, a ver dónde están los juegos… y al final podemos exclamar un «bah, me pongo con otra cosa» y terminamos no montando la consola retro para jugar. Eso era lo que me pasaba, hasta que una semana me cogí vacaciones y dije: se acabó, me voy a montar un setup retro para tener todas las consolas conectadas a la tele, a la corriente, con todo bien ordenado y listo para jugar.

A continuación, te voy a contar cómo monté todo a base de algo de paciencia para que no tener esa pereza cuando quiero echar una partida a la SNES o a la PS1 y un par de trucos bajo la manga, como un sistema para mejorar «los gráficos» de las consolas retro. Lo voy a dividir por consolas HDMI y consolas de vídeo compuesto/componentes para que sea todo más claro y no me voy a andar por las ramas.

Las consolas para la tele moderna

Este va a ser el punto más personal de todos, ya que puede que tengas más o menos consolas retro que yo, pero tengas los sistemas que tengas, hay puntos en común. Por ejemplo, en esta habitación retro tengo consolas de varias generaciones, con lo que ello significa a nivel de conexiones al televisor.

Es discutible si Xbox 360 y PS3 son sistemas retro. Xbox Series tiene retrocompatibilidad con muchos juegos de Xbox 360, pero no con todos y si eres usuario de las máquinas de Microsoft, habrá títulos de aquella generación que no podrás jugar en las Xbox actuales. Y sobre PS3, ni PS4 ni PS5 tienen retrocompatibilidad con los discos y, a nivel digital, sólo se puede jugar por streaming, siendo una opción poco óptima para muchos usuarios. Y de pago aunque tengas el Blu-Ray original.

Es de una generación superior, pero también tengo WiiU. Sí, la inmensa mayoría de juegos de esa consola ya están en Switch, pero hay algunos que no y puede que la quieras tener conectada para esos exclusivos o para los juegos de Wii. Y, hablando de Switch, no juego demasiado a esta consola en la tele, sino en su modo portátil, pero hay juegos que sí me gusta disfrutar a lo grande, así como los cooperativos rollo ‘Super Mario Wonder‘.

Bien, tenemos ya cuatro consolas HDMI y muchos televisores cuentan con cuatro entradas, por lo que no sería un problema: cada consola a un puerto y a funcionar. Sin embargo, si la tele es algo más antigua y tiene dos o tres puertos HDMI o tiene tres, pero uno está ocupado por un Chromecast o un Fire TV, es cuando tenemos el problema. Y también es mi caso.

Esa mochila de la Switch es uno de los dos multiplicadores de HDMI

Para poder tener todo conectado he utilizado dos multiplicadores de HDMI. Podría tener uno solo con más puertos, pero eran los que tenía por casa y no los iba a tirar. Son los siguientes:

Un multiplicador que me permite conectar tres fuentes HDMI con una de salida que tengo conectada a la capturadora de vídeo. Si tú no tienes capturadora o es algo que no te interesa, ese cable iría directamente a la tele. A este multiplicador tengo conectadas la Switch, la WiiU, la PS3 y la Xbox 360. Espera… ¿no he dicho que tiene tres entradas? ¿Cómo he conectado cuatro cosas?
Pues con el otro switch: uno muy simple que tiene dos entradas, una salida y un botón para intercambiar las conexiones. Cuesta 10 euros y, como digo, es lo que tenía en casa porque lo compré hace unos años.

Si tuviera que elegir uno hoy, optaría por otro con más puertos HDMI, como este de UGREEN con cinco entradas por unos 40 euros, pero los dos que tengo me hacen el apaño y cumplen su objetivo: todas las consolas están conectadas, ocupan un solo HDMI de la tele dejando otro libre para lo que quiera y es tan fácil como llegar, encender la que quiero y… a disfrutar.

Algo importante también es una buena regleta. En este caso, tengo dos regletas, cada una enchufada a una toma de corriente diferente en la pared. Puede que muchas veces queramos ahorrar unos euros en una regleta, pero por seguridad de todo, te recomiendo que inviertas un poco en esto.

Las consolas para la tele de tubo

Conectar las consolas HDMI es fácil porque es sencillo comprar un multiplicador de HDMI. Da más pereza el lío de cables que otra cosa, pero con las consolas retro la cosa cambia. Aquí te voy a contar lo que hice antes de comprar un cacharrito que mejora los gráficos y que me encanta, pero que me complica un poco el setup, para que tengas algo similar a lo que he comentado con las consolas anteriores, pero conectado todo a una tele de tubo.

Tener los mandos a mano también es importante

Considero que la mejor manera de jugar a las consolas de quinta generación hacia atrás es una tele CRT. Wii, PS2, GameCube y Xbox original todavía tienen un pase en una tele moderna si conectamos un cable por componentes, pero ni las teles con esas conexiones son tan comunes como lo eran antaño… ni los cables por componentes son los que solemos tener en casa.

En su lugar, los que vienen con las consolas son los típicos cables compuestos, el rojo, amarillo y blanco, que da una calidad de imagen pésima, pero que para una tele de tubo no está tan mal. No deja de ser la tecnología de la época y las consolas se crearon para ello. Bueno, hecha la introducción, te cuento las consolas a conectar en una sola tele:

Wii (tengo una GameCube, pero utilizo la Wii para leer sus juegos simplemente porque prefiero no estar abriendo y cerrando la tapita de GameCube)
PS2 (que uso para leer los juegos de PS1)
Xbox original (sí, Xbox 360 tiene retrocompatibilidad con muchos de la original, pero quiero la experiencia… original)
Nintendo 64
SNES

Tengo que ordenar un poco, pero ese es el multiplicador de RCA

Mi tele de tubo es bastante mala (la quiero cambiar, pero por algo que te contaré a continuación ya no es una prioridad) y tiene una sola entrada. Además, por euroconector. Es decir, son cinco consolas para una sola tele. Lo que he hecho ha sido, de nuevo, tirar de un multiplicador, pero en este caso un multiplicador RCA.

Hay de varios tipos y quería uno para probar y, si me iba bien, quedarme con ese hasta que cambie de tele CRT y pille algo mejor, pero me equivoqué. El que tengo es uno de 15 euros y la calidad de materiales es pésima. No sólo el plástico es malo, sino que da la sensación de que se va a romper, tiene conexiones torcidas y parece que no hace bien el contacto, pero luego la imagen se ve correctamente en la tele.

Como digo, cuando compre una tele mejor, seguramente iré a por otro que me inspire más confianza, como este otro de unos 20 euros que, además, permite conectar más dispositivos que el mío y parece de mayor calidad. Pero bueno, como suele decirse, el que tengo hace el ‘apaño’ y puedo disfrutar de mis partidas clásicas sin preocuparme. Y para poder conectar la SNES también (con salida SCART) tengo este multiplicador. De nuevo: materiales malísimos, pero funciona y todavía me entraría otra consola más por SCART.

Mi capturadora graba las consolas RCA con un adaptador jack de 3,5 mm, así que tengo ese cable al que enchufo el multiplicador de RCA y saca dos señales: una a la capturadora y otra a la tele CRT

Cuando quiero jugar a Xbox, por ejemplo, sé que está en la posición 3 del multiplicador RCA y este va al primer puerto del multiplicador SCART, así que selecciono esas posiciones y la señal aparece sin problema en la tele.

Los detalles y cables

Como ves, son muchas consolas y es un follón de cables tanto para las conexiones como para la propia corriente. Aquí va a depender mucho del mueble que tengas, pero hay muy buenos sistemas para esconder los cables. Esto es lo que he elegido:

Manguitos de color blanco para todos los cables que se vayan a ver sí o sí. Son los que van a la tele por la pared o los que quedarían en la zona superior del mueble.
Bridas, también de color blanco, para agrupar otros cables.
Velcro para unir el multiplicador de HDMI a la parte trasera del dock de Switch. Como necesita alimentación por USB, lo he conectado a uno de los USB del propio dock y no tengo problemas.
Marcadores para cable. Son reutilizables, vienen 50 por 11 euros y me permiten identificar fácilmente los cables de corriente.
Tres cajas para cables: dos a las medidas de las regletas que tengo y otra para los enormes transformadores de WiiU.

Con un poco de fiso fui guiando los cables por la trasera del mueble y ya estaría. Tengo que dar una vuelta a todo mi setup, precisamente, para recogerlo mejor, ya que una compra reciente me ha hecho plantear las conexiones.

La capturadora y el cacharro que mejora la imagen

Tengo que hacer un pequeña limpieza de cables, ya que estoy pensando quitar las PS1 de uno de los huecos para poder poner tanto la capturadora como ese aparatito azul que tengo encima del mueble. Con lo que te he contado, ya puedo jugar a la consola que quiera en su tele más indicada, pero algo que hago es capturar gameplay de lo que juego (a veces) y también hay ocasiones en las que me apetece jugar a las consolas más clásicas en la pantalla grande (que está colgada en la pared, aunque no se vea).

Cuando conectas una PS2, una Xbox europea (las NTSC son bastante superiores por su calidad de imagen), una Wii y, sobre todo, una Nintendo 64 a un televisor actual, la imagen es horrible. Borrosa, estirada y no es nada disfrutable. Sin embargo, desde hace unos años tenemos dispositivos como los escaladores de imagen. Hay uno muy famoso, el OSSC, pero cuesta más de 170 euros y hay uno similar que compré hace unos meses por unos 60 euros.

Se trata de un dispositivo que convierte la imagen de consolas retro a compatible con consolas actuales. Tiene entrada por componentes, por S-Video, VGA y SCART (no tiene RCA, aunque veas ahí el rojo, amarillo y blanco, se usan para otras cosas) y tiene salida HDMI que tengo conectado a la capturadora.

De este modo puedo subir la resolución de las consolas clásicas para que se vean bien en la tele 4K y con juegos 3D lo hace bien, pero con títulos 2D de Super Nintendo o con juegos más modernos, pero también 2D (como ‘Castlevania Synphony of the Night’) es realmente espectacular. No noto latencia y ya digo, es un espectáculo. Y teniendo ese dispositivo que escala la imagen he comprado cables nuevos. Por componentes para PS2 y Wii (mejora mucho la calidad de imagen simplemente optar por ese tipo de cable, por lo que si tu tele lo admite, lo recomiendo) y  un cable SCART para la Xbox clásica.

Pero bueno, si no quieres capturadora ni el escalador, ya te he contado cómo tengo todas esas consolas en mi setup listas para jugar. Y si en algún momento añades a la colección una capturadora o un escalador, es colocar un dispositivo intermedio entre las consolas y la tele, pero no cambia la configuración.

Eso sí, sin escalador… no recomiendo conectar una consola clásica con el típico conversor de RCA/VGA a HDMI. La imagen no mejora en absoluto y puede provocar un aumento de latencia.

En Xataka | Llevo años jugando a videojuegos y ahora lo primero que hago antes de comprarlos es simple: mirar que estén en la nube


La noticia

Así he creado mi zona retro definitiva: ocho consolas conectadas a la vez, con mejoras visuales y sin cables a la vista

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alejandro Alcolea

.