HardZone – TeamGroup Cardea A440, review: el primer SSD con disipador de grafeno

El mercado de SSD está en este momento bastante copado de modelos de todos los tipos, velocidades y capacidades, y sin un fabricante quiere destacar por encima de los demás, debe innovar. Esto es justo lo que TeamGroup está haciendo, pues en los últimos tiempos vimos SSD con disipador cerámico como el Cardea C440 Ceramic, y precisamente en el día de hoy os vamos a mostrar nuestro análisis de otro de los más innovadores: el TeamGroup Cardea A440, el primer SSD del mundo que tiene dos disipadores, uno de aluminio y perfil alto convencional, y otro de perfil bajo hecho de grafeno.

Este es un SSD que, además, destaca por muchas cosas además del hecho de contar con un disipador de grafeno, ese material «milagroso» que iba a revolucionar la industria del hardware. Para empezar, es uno de los pocos SSD del mercado que alcanza los 7.000 MB/s de velocidad, un dato que automáticamente lo convierte en uno de los más rápidos del mercado, pero es que además está garantizada su compatibilidad con la PlayStation 5 de Sony, tal y como asegura el fabricante.

Índice

Características
Unboxing y primeras impresiones
Configuración y pruebas
Opinión personal

Especificaciones técnicas

 TeamGroup Cardea A440

Factor de formaM.2 2280

InterfazPCIe 4.0 x4
NVMe 1.4

Capacidades1 y 2 TB

ControladoraPhison PS5018-E18-41

Tipo de NANDNo especificado

SoporteS.M.A.R.T.
TRIM
NCQ
DevSleep
Garbage Collection

CifradoXTS-AES de 256 bit

Lectura secuencial7.000 MB/s

Escritura secuencial1 TB – 5.500 MB/s
2 TB – 6.900 MB/s

Lectura aleatoria650K IOPS

Escritura aleatoria700K IOPS

Durabilidad1 TB – 700 TBW
2 TB – 1.400 TBW

Consumo0,003W en reposo
0,2W promedio
2,1W máx en lectura
7W máx en escritura

Temperatura de funcionamiento0 – 70 ºC

DimensionesSin disipador: 80mm x 22mm x 3,5mm
Disipador de grafeno: 80mm x 22mm x 3,7 mm
Disipador de aluminio: 80mm x 23.4mm x 12.9 mm

PesoSin disipador: 10 g
Con disipador de grafeno: 13 g
Con disipador de aluminio: 46g

Garantía5 años

Tal y como podemos ver con las especificaciones técnicas, estamos ante uno de los nuevos SSD que superan los 7.000 MB/s teóricos de rendimiento gracias a la nueva generación de controladoras de Phison, y aunque no indican qué tipo de memoria NAND emplean, es bastante seguro afirmar que es memoria TLC de 96 capas visto tanto el rendimiento como la durabilidad que, todo sea dicho, no está nada pero que nada mal (1.400 TBW en el modelo de 2 TB que analizamos hoy).

Una de las cualidades que distinguen a este SSD de TeamGroup de los de la competencia es que viene de fábrica con dos disipadores para que podamos elegir: por un lado tenemos el disipador de aluminio que ya es bastante típico en este tipo de dispositivos, pero por otro tenemos el disipador de grafeno que, como veréis, es una simple lámina extremadamente delgada (0,2 mm de grosor) y ligera (pesa apenas 3 gramos) que, según el fabricante, sirve de sobra para mantener el SSD con una buena temperatura de funcionamiento y, además, lo hace compatible prácticamente con cualquier sistema ya que apenas eleva su altura, incluyendo la PS5 de Sony.

Análisis externo

Como es habitual en este fabricante, el dispositivo viene embalado en una caja de cartón blando en cuya cara frontal podemos ver una imagen del dispositivo, con sus dos disipadores en este caso, y donde se indica también marca, modelo, interfaz y capacidad. En la cara posterior tenemos en blanco sobre negro sus especificaciones técnicas principales así como un breve croquis sobre cómo montar los disipadores.

En el interior, tan solo un blíster de plástico transparente en el que viene encajado por un lado el SSD Cardea A440 (y bajo este, el disipador de grafeno) y por otro el disipador de aluminio.

Aquí podéis ver las tres piezas que vienen dentro del paquete.

Comencemos viendo primero el disipador de aluminio, que consta en este caso de tres piezas: la superior, con sus láminas y decoradas en color dorado y negro, la inferior, y un thermal pad para poner entre el SSD y el disipador y así fomentar una mejor transferencia de calor.

Por otro lado, tenemos el disipador de grafeno que, como indicábamos hace un momento, es tremendamente fino y ligero. Este disipador viene con una tira de plástico en la parte posterior que tendremos que retirar para dar paso a un adhesivo que lo mantendrá sujeto a los chips de memoria del SSD.

Finalmente, aquí tenemos el SSD que viene con su propia etiqueta identificativa. Si os fijáis, la etiqueta viene en este caso por la parte inferior del SSD, de manera que no tengamos que quitársela para poder instalar cualquiera de los dos disipadores, un punto a favor del fabricante que ha tenido en cuenta este detalle.

Gracias a ello, sin necesidad de tener que retirar la pegatina podemos ver, por ejemplo, la controladora Phison PS5018-E18 que es la responsable del enorme rendimiento de este dispositivo de estado sólido, así como el chip DRAM fabricado por SK Hynix justo debajo.

También podemos ver los chips NAND Flash, con el código IA7BG64AIA. Indagando un poco hemos podido comprobar que son exactamente los mismos chips que equipa el Corsair MP600 Pro, por lo que sabemos que están fabricados por Micron y son, efectivamente, chips TLC de 96 capas tal y como suponíamos.

Montar ambos disipadores es una tarea sumamente sencilla: para montar el de aluminio, simplemente debemos deslizar (no desde arriba, hay que deslizarlo desde los laterales) el SSD en la parte inferior, poner el thermal pad y luego insertar la parte de arriba del disipador (ahora sí, desde arriba para que se quede fijado con los clips).

Montar el disipador de grafeno es todavía más sencillo, pues solo tendremos que retirar la lámina de plástico que tapa el adhesivo de su zona inferior y literalmente pegarlo al SSD.

Visto cómo es el SSD, ha llegado la hora de montarlo en el banco de pruebas y ver qué tal funciona.

¿Qué rendimiento tiene este TeamGroup Cardea A440?

Como siempre, para probar el rendimiento de este dispositivo de estado sólido hemos empleado nuestro banco de pruebas de AMD, consistente en el siguiente hardware:

AMD Ryzen 5 3600X
Gigabyte X570 Aorus Master
2×8 GB TeamGroup XTREEM ARGB 3.200 MHz
SSD TeamGroup Cardea C440 Ceramic como SSD de sistema
Sapphire Pulse Radeon RX 5500 XT
Nfortec Vanth 750W

Seguro que muchos de vosotros os estaréis preguntando qué tal funciona este SSD en términos de temperatura, especialmente porque viene con tres disipadores. Muchos SSD de este formato sufren Thermal Throttling, un mecanismo de protección que reduce el rendimiento del dispositivo para preservar su integridad cuando se alcanza cierta temperatura, así que teniendo en cuenta que estamos ante un SSD que promete 7.000 MB/s de rendimiento, es lógico que queramos exprimirlo al máximo.

Para la prueba, lo que hemos hecho ha sido primero dejar el equipo completamente en reposo sin hacer nada durante 10 minutos, momento en el que hemos sacado el dato en reposo (Idle). Para la prueba de carga (Load), hemos estresado el SSD realizando una prueba con ATTO Disk Benchmark constante durante 15 minutos, momento en el que hemos tomado el dato. Tened en cuenta que el dato que os mostramos es el delta o incremento de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente, de manera que si esta última varía, la medición y comparación sigue siendo fidedigna. Dicho esto, este ha sido el resultado:

Parece obvio que este SSD no puede estar sin disipador, ya que aunque no es de los que más se calientan, la temperatura que alcanza (y más en verano) puede llegar a hacer saltar el mecanismo del Thermal Throttling. No obstante, incluso con el finísimo disipador de grafeno la temperatura de funcionamiento es excelente, aunque hay que decir que no llega al nivel del disipador de aluminio. Eso sí, la temperatura en reposo es, curiosamente, mejor con el disipador de grafeno, denotando que al ser tan sumamente fino es capaz de enfriarse mucho más rápidamente que el grueso disipador de aluminio.

Vistas las temperaturas con ambos disipadores, vamos con las pruebas sintéticas. Hemos de decir que las hemos realizado con el disipador de aluminio ya que es el que mejor temperatura bajo carga nos ha dado. Comencemos pues, con una captura de CrystalDisk Info que nos mostrará la información del dispositivo.

Podemos ver varias cosas interesantes aquí: la primera y lo que más nos ha llamado la atención es que a pesar de que esta captura se tomó la primera vez que encendimos el equipo con el SSD instalado, el software detectó que el SSD ya había sido utilizado durante 33 horas y que, además, ya había tenido 26 reinicios. Esto denota que el fabricante ha sometido al SSD a unas pruebas exhaustivas antes de meterlo en la caja para venderlo.

Dos cosas más: por un lado, se detecta el nuevo estándar NVMe 1.4 en este dispositivo, y por otro lado curiosamente el software solo detecta que es compatible con S.M.A.R.T. y no con el resto de características con las que sí es compatible. Esto no es para nada preocupante, pues debe ser que el SSD es muy moderno y el software por algún motivo no lo detecta del todo correctamente.

Vamos ya con las pruebas de rendimiento sintético, y nada mejor para ello que CrystalDisk Mark, el benchmark que casi todos los fabricantes utilizan como referencia para especificar la velocidad de sus dispositivos.

El resultado en esta prueba es, francamente, decepcionante. El rendimiento es muy bueno, excelente de hecho, pero queda lejos de los 7.000 MB/s que prometía el fabricante. Hemos repetido la prueba e incluso hemos utilizado el Cardea A440 como dispositivo de sistema en lugar de como secundario, pero el resultado ha sido siempre parecido, así que no es una cosa del equipo.

De manera parecida a como mide el rendimiento CrystalDisk Mark, tenemos AS SSD Benchmark, solo que además de darnos datos de rendimiento le va a asignar una puntuación arbitraria.

De nuevo nos encontramos con unos datos parecidos, pero peores en cuando a velocidad de escritura. Con todo, esto es algo que pasa frecuentemente en esta prueba. A modo comparativo, el Cardea C440 obtuvo 6785 puntos.

Esta prueba también tiene dos sub benchmarks adicionales, y el primero de ellos mide el tiempo que tardaría en transferir una imagen ISO, un programa y un juego.

Los tiempos son excelentes en todos los casos, especialmente en el programa pues es una transferencia que generalmente lleva más de 2 segundos (en el C440, 2,37 segundos por ejemplo) porque conlleva muchos archivos pequeños.

En esta otra prueba vamos a ver el rendimiento del SSD con archivos no comprimibles, un tipo de archivo con el que muchos SSD suelen tener problemas.

Tenemos unos datos excelentes en cuanto a estabilidad, con una caída en la velocidad de lectura casi al final, pero aun así entra dentro de lo normal.

Vamos a comprobar ahora cómo gestiona este SSD los archivos de diferentes tamaños, pues como bien sabéis los SSD suelen tener problemas para gestionar archivos pequeños y reducen mucho su rendimiento. Para ello, utilizamos ATTO Disk Benchmark y este ha sido el resultado.

Podemos ver que, como era de esperar, con archivos muy pequeños el SSD tiene problemas, pero a medida que los archivos van creciendo en tamaño el rendimiento del dispositivo incrementa. No obstante, tenemos una gran caída de rendimiento en archivos de 64KB, muy pronunciada de hecho, así como en la velocidad de escritura con archivos de 512 KB, algo que es realmente muy extraño. En general, el rendimiento de este SSD parece bastante inconsistente.

Finalmente, hemos querido realizar una prueba con Anvil Benchmark, una prueba que nos va a mostrar una gran cantidad de datos de rendimiento del SSd incluyendo su velocidad de lectura y escritura aleatoria, un dato que le resto de benchmarks no dan.

Nuevamente estamos ante unas puntuaciones que no corresponden con lo que el fabricante decía; por un lado, la velocidad de lectura de apenas 4.520 MB/s está muy por debajo de lo que debería, mientras que esos casi 6.000 MB/s de escritura son aceptables, sin más. Lo que parece muy bajo es el rendimiento aleatorio, entregando apenas 204K IOPS de lectura y 391K IOPS de escritura, de nuevo con un rendimiento muy inconsistente.

Conclusión

Con este Cardea A440, TeamGroup ha presentado un SSD del todo innovador, gracias a la inclusión de estos dos disipadores que les da a los usuarios la versatilidad de poder elegir si quieren un mayor poder de refrigeración con la variante de aluminio o un perfil bajo, compatible con PS5, con el disipador hecho de grafeno. En ambos casos las temperaturas obtenidas son excelentes y en ningún momento se incurre en Thermal Throttling.

El SSD en general da un rendimiento bastante bueno, pero también bastante por debajo de lo que según el fabricante debería dar. Hemos repetido las pruebas reiteradas veces con diferentes combinaciones y siempre hemos obtenido los mismos resultados, por lo que el problema debe estribar por fuerza en el SSD y no en el sistema de pruebas. Con todo, el SSD es bastante ágil a pesar de su rendimiento inconsistente.

Este SSD es por lo tanto ideal para aquellos usuarios preocupados por la temperatura de su dispositivo de almacenamiento y que, al mismo tiempo, necesitan una solución práctica que les valga tanto para un PC sin problemas de espacio como para poder instalar el dispositivo en entornos donde no lo hay, como puede ser la ya nombrada PlayStation 5 de Sony.

Por todo ello, creemos que este SSD se merece nuestro galardón de Oro, así como nuestra recomendación por su diseño.

The post TeamGroup Cardea A440, review: el primer SSD con disipador de grafeno appeared first on HardZone.