HardZone – ¿Se pueden cargar otros dispositivos con un cargador de portátil USB-C?

En la actualidad, todos tenemos muchos cargadores diferentes por casa, ya que la mayoría de dispositivos necesitan su propio cargador para recargar su batería. Sin embargo, en los últimos tiempos los cargadores con conexión USB-C están a la orden del día y la universalidad de este conector nos puede permitir cargar diferentes dispositivos utilizando un único cargador. Sin embargo, ¿hasta qué punto es esto posible? ¿Y qué sucede con el cargador de un portátil, cuya potencia es muy superior a la que utilizan los dispositivos normales? En este artículo vamos a indagar al respecto y te vamos a contar qué puedes cargar con el cargador de un portátil USB-C.

Cada dispositivo suele venir con su propio cargador, y hay ocasiones en las que llegamos al punto de que no sabemos qué cargador era de qué dispositivo. Recientemente, los cargadores USB-C se están generalizando cada vez más para múltiples dispositivos, especialmente para smartphones y ordenadores portátiles, así que es normal que nos preguntemos si no sería más sencillo el poder utilizar un único cargador para todo, ¿verdad?

Puedes cargar (casi) cualquier cosa con el cargador USB-C de tu portátil

Con el reciente aumento de la popularidad de ciertos estándares (USB-C y USB-PD), la respuesta corta a la pregunta que planteamos es que en general sí, es seguro utilizar el potente cargador de un ordenador portátil para cargar otros dispositivos. Sin embargo y como habrás notado si eres un lector observador es que hemos utilizado la expresión «en general», ya que como siempre hay algunas excepciones porque en última instancia dependerá del cargador del portátil y por supuesto también del dispositivo cuya batería pretendas cargar con él.

Para que la compatibilidad entre el cargador del portátil y el otro dispositivo sea exitosa (es decir, para que puedas utilizar el cargador del portátil para cargar la batería de otro dispositivo) se deben cumplir dos condiciones, siendo la más evidente de ellas que compartan el mismo tipo físico de puerto, en este caso USB-C.

En 2014, el conector USB-C fue anunciado formalmente por USB Implementer’s Forum (USB-IF), una organización sin ánimo de lucro que reúne a empresas líderes en la industria como Microsoft, Intel o Apple. El USB-C (inicialmente conocido como USB Type-C) fue concebido con la idea de crear un estándar universal único que resolvería todos los problemas de los diseños anteriores; totalmente reversible, el USB-C sería lo suficientemente pequeño para caber en teléfonos inteligentes, pero lo suficientemente robusto para alimentar ordenadores portátiles e incluso monitores, como ya sabréis.

Si avanzamos hasta el año 2020, el USB-C se ha convertido en el nuevo estándar en todo tipo de dispositivos, y hoy en día la enorme mayoría de smartphones y ordenadores portátiles ya portan este conector para la alimentación; de hecho, la Unión Europea está moviendo hilos para garantizar que USB-C sea obligatorio en todos los teléfonos inteligentes a partir de ahora, por lo que no solo cada vez es más frecuente encontrar dispositivos con este tipo de conector sino que dentro de poco parece que será obligatorio.

Por lo tanto y en resumen, la primera condición obviamente es que tanto el cargador del portátil como el dispositivo cuya batería pretendas cargar sea USB-C, ya que obviamente no puedes aspirar a cargar la batería de por ejemplo un smartphone con un cargador de portátil convencional con su tipo de clavija específica, al menos no sin utilizar un adaptador.

Es indispensable conocer el protocolo de carga

Tener un conector USB-C no te garantiza que todo sea compatible automáticamente, y es que la segunda condición, además de que ambos dispositivos compartan el conector físico USB-C, es que también tengan el mismo protocolo de carga. Afortunadamente, si tu ordenador portátil carga su batería mediante un puerto USB-C casi con total seguridad admitirá el protocolo de carga USB-PD (USB Power Delivery). Este es el protocolo más común en la actualidad y permite una salida de energía de hasta 20V a 5 A (100 vatios de potencia) en ordenadores portátiles, y también es el protocolo detrás de tecnologías de carga rápida implementadas recientemente por Apple y Google en sus terminales iPhone y Pixel respectivamente, por ejemplo.

Hoy en día, todas las baterías modernas tienen un controlador de carga incorporado que regula el voltaje de entrada y evita la sobrecarga. Esto funciona junto con el hecho de que la mayoría de cargadores también admiten diferentes niveles de voltaje de salida, así que en la práctica esto significa que cuando conectas un cargador a un dispositivo, ambos tienen una especie de «conversación» o «negociación» en la que el dispositivo «le dice» al cargador la cantidad de voltaje y amperaje que debe suministrarle para cargar su batería.

Precisamente debido a esta negociación, esto significa que incluso si tu dispositivo no admite función de carga rápida seguirá funcionando y cargando su batería con el cargador USB-C de tu portátil, ya que el cargador simplemente se establecerá de forma predeterminada en la tasa estándar de 5V y 1A que necesita la mayoría de los dispositivos. Ahora bien, que tarde más o menos en cargar la batería del otro dispositivo ya es otra cosa.

Usa siempre un cargador original / de buena calidad

Hasta ahora hemos visto que el estándar te permitirá cargar prácticamente cualquier dispositivo moderno con el cargador de un portátil USB-C, pero hay una cosa más que debes tener en cuenta: todo lo anterior da por hecho que el cargador USB-C de tu portátil puede negociar con éxito la energía requerida por el otro dispositivo, y si bien esta es una especificación muy básica para casi cualquier fuente de alimentación, la realidad es que todavía existe una pequeña minoría de cargadores «falsos» y de mala calidad que no cumplen las especificaciones dictaminadas por USB-IF.

Así pues, la recomendación si pretendes cargar otro dispositivo utilizando el cargador USB-C de tu portátil es que te asegures de que éste es el original (ya que como debe cumplir una serie de especificaciones y normativas a buen seguro debe cumplir por necesidad el estándar USB-IF), o en el caso de que no sea el cargador original, asegúrate de que al menos éste es de buena calidad y no uno barato y de mala calidad que podría darte problemas.

Debes saber que algunos minoristas como Amazon ya han prohibido la venta de cargadores USB que no cumplan con la normativa, pero aun así sigue siendo importante destacar este hecho ya que si intentaras cargar la batería de, por ejemplo, una tablet con un cargador «de los chinos» podría suministrarle más voltaje / amperaje de lo que necesita (porque no sea capaz de negociar) y llegar a sobrecargar tu dispositivo y estropearlo.

The post ¿Se pueden cargar otros dispositivos con un cargador de portátil USB-C? appeared first on HardZone.