HardZone – NVIDIA Reflex o AMD Radeon Boost, ¿qué tecnología funciona mejor?

En el año 2020 y en un intento por aumentar la capacidad de respuesta de los sistemas para videojuegos a nivel competitivo, tanto NVIDIA como AMD lanzaron sus respectivas tecnologías que prometían reducir el lag de entrada: NVIDIA Reflex en el caso de los de verde, y AMD Radeon Boost en el caso de los de rojo. Tanto NVIDIA como AMD dicen que las ganancias de rendimiento con sus tecnologías son significativas pero, ¿hasta qué punto es esto cierto? ¿Cuál de las dos funciona mejor? Esto y mucho más es de lo que os vamos a hablar en esta comparativa.

Por suerte para todos, el YouTuber Battle(non)sense publicó un vídeo en el que puso ambas tecnologías una al lado de la otra para ver cómo funcionan realmente, y en este artículo nos vamos a basar en los datos recogidos para analizarlos y sacarles punta.

¿Cómo funcionan Reflex y Radeon Boost para reducir la latencia?

La latencia en un PC se puede reducir con dos métodos: el primero y más evidente es aumentando la cantidad de fotogramas que se muestran en cada segundo, y el segundo método es optimizando la canalización de datos entre CPU y GPU.

Radeon Boost de AMD utiliza el primer método para mejorar la velocidad de fotogramas. Esta herramienta reduce de forma inteligente la resolución del juego pero solo mientras haya movimiento, con el objetivo de aumentar la velocidad de fotogramas por segundo a un nivel muy alto y así brindar una latencia de entrada más baja. Si durante el juego estás quieto y no mueves el ratón, la resolución volverá a su estado predeterminado, por lo que en definitiva «no se nota» prácticamente nada esta bajada de resolución.

Por su parte, la tecnología Reflex de NVIDIA funciona mejorando la comunicación entre CPU y GPU para reducir la latencia. Y he aquí por qué en la mayoría de sitios te dirán que Reflex es mejor que Radeon Boost: en un videojuego tradicional y sin impulsores de latencia activos como Reflex o Radeon Boost, la CPU enviará cuadros a la GPU lo más rápidamente posible, lo cual está bien y es algo que queremos.

Sin embargo, si la GPU se vuelve «vinculada a la CPU» (es decir, que su utilización está básicamente al máximo) la GPU no podrá procesar los cuadros tan rápido como los alimenta la CPU, provocando uno de los temidos cuellos de botella. En este caso el cuello de botella se encontraría en la canalización donde el búfer de fotogramas se pone en cola con fotogramas en los que la GPU necesita trabajar en un momento posterior, haciendo que aumente la latencia.

La tecnología NVIDIA Reflex resuelve este problema al evitar que se produzca este cuello de botella en la canalización de datos tanto como sea posible. En cambio, el motor del juego solo enviará fotogramas a la GPU cuando ésta esté lista para aceptar un nuevo fotograma de la CPU, manteniendo la latencia al mínimo. Dicho de otra manera, esta tecnología evita crear un búfer de cuadros para el procesado de la GPU… esto elimina el cuello de botella, sí, pero puede tener impacto en el rendimiento.

Además, hay dos modos adicionales de baja latencia que NVIDIA y AMD ofrecen fuera de Reflex y Radeon Boost: el modo de baja latencia de NVIDIA y Radeon Anti-Lag de AMD. En términos básicos estas tecnologías también intentan ofrecer lo mismo que Radeon Boost y Reflex, pero lo hacen solo a nivel de drivers. La ventaja es que puedes aplicar estas tecnologías a cualquier videojuego que desees, pero la desventaja es que es menos eficaz porque el motor del juego no está involucrado; NVIDIA Reflex y AMD Radon Boost requieren que los desarrolladores de juegos implementen la tecnología en su motor gráfico.

Los límites de velocidad de los fotogramas

Los modos de baja latencia no terminan ahí; es posible que te sorprendas al leer esto, pero limitar la velocidad de los fotogramas puede ser una forma efectiva de reducir el retraso de entrada.

Este método funciona como Reflex en el sentido de que optimiza la canalización de CPU a GPU para reducir la latencia. Cuando la velocidad de fotogramas está limitada, la utilización de la GPU disminuye y se eliminan los cuellos de botella, así de simple. Esto alivia la canalización de CPU a GPU, lo que permite que la GPU procese los fotogramas tan rápido como los ha alimentado la CPU porque la CPU también está limitada por este límite en la velocidad de fotogramas.

Ahora la pregunta es, ¿cuál de estos cinco potenciadores de baja latencia es el que mejor funciona?

En la primera prueba del mencionado vídeo se probó un límite de velocidad de fotogramas contra el modo de baja latencia de NVIDIA (no Reflex), y sorprendentemente esto llevó a que el límite de velocidad sale ganando frente a la solución de NVIDIA a nivel de drivers.

La situación cambia, sin embargo, después de cambiar a la tecnología Reflex de NVIDIA; la tecnología de baja latencia de NVIDIA está a la par o incluso un poco mejor que el límite de fotogramas, proporcionando excelentes números de baja latencia sin necesidad de limitar los FPS.

El Youtuber también probó frente a frente la tecnología Anti-Lag de AMD contra el modo de baja latencia de NVIDIA y descubrió que tenían un rendimiento a la par, así que el siguiente paso era comprobar qué pasaba cuando se enfrentaban las tecnologías NVIDIA Reflex contra Radeon Boost, y como veréis los resultados son incuestionables: Reflex supera con creces a la tecnología Boost de AMD en una cantidad significativa.

Esta prueba nos muestra que el método de canalización optimizado para reducir la latencia es la forma más confiable de reducirla efectivamente. La solución de AMD se desmorona porque la GPU todavía sigue teniendo cuello de botella y se ve obligada a trabajar con cuadros en cola en el búfer; de hecho es todavía peor, porque la resolución cambia constantemente, conduciendo a un rendimiento inconsistente en el juego.

Queda mencionar que la tecnología Boost de AMD no es para nada estable en los juegos en los que es compatible, como Apex Legends o Fortnite. Por ejemplo en este último el juego se congelaba tras disparar 90 veces, y la implementación de Boost en Apex Legends es completamente inconsistente, provocando picos de lag que hacen el juego injugable.

Conclusión: NVIDIA Reflex es mucho mejor que Radeon Boost

Gracias a Battle(non)sense, hemos aprendido que optimizar la canalización entre la CPU y la GPU es la manera más efectiva de reducir la latencia en comparación con simplemente reducir la resolución o aumentar la velocidad de fotogramas por segundo.

A este respecto, la tecnología NVIDIA Reflex gana muchos enteros, es más consistente y sólida y en definitiva funciona mucho mejor. AMD todavía tiene que trabajar mucho en su tecnología Radeon Boost para que pueda llegar a ser algo a tener en cuenta.

The post NVIDIA Reflex o AMD Radeon Boost, ¿qué tecnología funciona mejor? appeared first on HardZone.