HardZone – ¿Merece la pena Precision Boost Overdrive? Probamos el Ryzen 9 5900X

No hay duda alguna de que AMD ha irrumpido de una forma notoria en el mercado del llamado PC gaming, un sector que hasta ahora era dominado por Intel y que como tal, parecía no estar en peligro. Pero AMD con sus nuevos Ryzen 5000 parece haberse puesto a la altura, o quizás por encima si tenemos en cuenta características como la denominada Precision Boost Overdrive de segunda generación o PBO2. ¿Merece la pena activarla? ¿Conseguiremos más rendimiento?

El rendimiento de las CPUs se ha visto estancado desde hace bastante tiempo, pero gracias al impulso de AMD y de su competitividad, ahora podemos disfrutar de una época dorada de innovación y rendimiento que impulsa a los procesadores a nuevas cotas. Tecnologías como PBO2 no son más que un intento de llevar todo un poco más allá del límite de stock para ganar rendimiento extra. Lógicamente vamos a medir dicha ganancia fuera de la teoría, en la práctica, para ver si efectivamente merece la pena o si en cambio es mejor dejar todo como estaba.

Índice

Características y especificaciones técnicas
Test sintéticos
Juegos 1080p
Juegos 2K
Juegos 4K
Rendimiento térmico
Rendimiento memoria
Consumo y overclock
Conclusión

Características y especificaciones técnicas

 AMD Ryzen 9 5900X

ArquitecturaZen 3

SegmentoMainstream

SocketAM4

Die2 x CCD

Núcleos12

Hilos24

TransistoresDesconocido

Caché L164 Kb por núcleo

Caché L2512 Kb por núcleo

Caché L364 MB compartida

Frecuencia base3,7 GHz

Frecuencia TurboHasta 4,8 GHz

TDP105 vatios

Litografía7 nm

Temperatura máxima95 grados celsius

Disipador de serieNo

Memoria RAMHasta DDR4-3200 MHz sin OC

Configuración de memoriaDual Channel

PCIe4.0

Gráfica integradaNo

Frecuencia de la iGPUNo

Lanzamiento5 de noviembre de 2020

OverclockSí, desbloqueado

Como vemos, con esta CPU estamos ante un procesador de 12 núcleos y 24 hilos a una frecuencia máxima de 4,8 GHz. Como sabemos, debido a los algoritmos que usa AMD dicha frecuencia podría darse en uno o varios núcleos, pero esto depende del consumo, temperatura y energía consumida en un triángulo que siempre hace que la CPU esté por debajo de las cifras que anuncia AMD.

Esto da como resultado que las temperaturas siempre serán el factor determinante y más o menos estable, por lo que variará la frecuencia en función del rango de la primera. Más fresco significa más frecuencia, aunque la realidad es que deberíamos hablar de mayor capacidad de refrigeración para ser correctos.

La importancia de la temperatura para PBO2

¿Por qué? Pues porque a mejor sistema de refrigeración no vamos a conseguir menor temperatura, sino una temperatura similar o quizás algo superior, pero una mayor frecuencia sin tocar nada. Es decir, a mismos settings con LN2 conseguiríamos mayor frecuencia que con un disipador de aire, bastante más, siempre hasta la cifra límite que marca AMD como frecuencia en Boost.

Por ello, activar PBO2 es interesante, puesto que quita parte de las limitaciones de la CPU y permite mayor voltaje, mayor horquilla de vatios consumidos y por lo tanto mayor frecuencia. Dicho esto, vamos a conocer los resultados con dos muestras distintas, con PBO Off (CPU totalmente de serie) y PBO On. Como siempre, nuestro equipo de pruebas de AMD se compone de:

Test sintéticos

Juegos 1080p

Juegos 2K

Juegos 4K

IPC sin PBO2

Este es uno de esos apartados que conviene ver, porque aunque no hemos activado lógicamente PBO2 por comparar el IPC, se ve perfectamente que a día de hoy AMD consigue un mayor rendimiento por ciclo que Intel. Y es que estos tras tres generaciones de CPUs y dos arquitecturas no han aumentado demasiado su performance, pero en cambio sí que han logrado impulsar la frecuencia, lo que en CPUs stock marca la diferencia.

Rendimiento memoria

El rendimiento de la memoria es un poco controvertido, puesto que con PBO2 activo logra un peor resultado que desactivado, lo cual es curioso. Puede ser que el rendimiento sea casi idéntico, puesto que está dentro del margen de error, pero por más veces que hemos pasado dicho test en distintas configuraciones de software, el resultado ha sido siempre el mismo.

En el ancho de banda podríamos hablar de un empate técnico, principalmente porque aunque la CPU consiga más frecuencia el IMC no se ve afectado por mucho que el rendimiento de las cachés también aumente algo, no así en proporción lógicamente. No hay mucho debate aquí.

Frecuencia, consumo y overclock

Donde sí hay debate es precisamente en el consumo, puesto que aunque la frecuencia sube como se ve más abajo, el rendimiento en gaming es prácticamente el mismo, el rendimiento a un solo hilo empeora por norma general y en multihilo sí que es verdad que se deja notar.

La subida es de 39 vatios y la temperatura subió casi 4 grados, que teniendo en cuenta que partimos de un H150i Capellix de CORSAIR, es una subida más que interesante que solo es recomendable para aquellos que necesiten toda la potencia de los núcleos.

Para gaming ha quedado demostrado que de serie es más que suficiente y conseguiremos mejores temperaturas.

Conclusión sobre PBO2

AMD Precision Boost Overdrive 2 es una tecnología más que interesante, con gran potencial, que funciona bien y consigue con un solo clic un mayor rendimiento en nuestra CPU. Pero dicho esto, no es para todos los públicos si nos paramos a mirar los datos detenidamente.

Con un aumento de 39 vatios con respecto al consumo original y una cifra total de 180 vatios, no es un número fácil de trabajar para los disipadores o AIOs. Hablamos de temperaturas por encima de los 75 grados con sistemas de casi 200 euros, así que no es una características para todos los públicos principalmente porque muy pocos desembolsan la cantidad necesaria de dinero en una refrigeración de tal calibre.

PBO2 está pensado más bien para los usuarios de refrigeración líquida custom, los cuales pueden refrigerar dicha cantidad de calor e incluso algo más, donde los mejores sistemas lograrán mantener a ralla sobre 250 vatios por debajo de los 80 grados.

En cuanto al rendimiento en sí mismo, desde luego queda desaconsejado su uso para gaming, ya que no aporta apenas nada salvo algún caso contado a 1080p y en motores muy optimizados como es el caso de BFV. Aun así, hay que tener en cuenta las temperaturas y echarles un buen ojo.

Para aquellos que han logrado un sistema de refrigeración top o al menos muy decente y necesitan hasta la última gota de rendimiento en todos los hilos, PBO2 es una alternativa más que recomendable puesto que supone eso, un boost a la CPU que en sus 24 hilos sí que se deja notar.

Para el resto de casos la CPU de stock es lo más recomendable si lo que tenemos es una mezcla entre gaming, profesional y casual, ya que a no ser que podamos controlar la temperatura en cuanto a eficiencia y rendimiento no compensa.

The post ¿Merece la pena Precision Boost Overdrive? Probamos el Ryzen 9 5900X appeared first on HardZone.