HardZone – Los detalles ocultos de las nuevas CPU de Intel, ¿volvemos al pasado?

No han salido al mercado ni han sido presentados los nuevos procesadores Alder Lake y las filtraciones están poniendo todo patas arriba. AMD se las prometía felices, pero la realidad es que el salto de rendimiento de Intel va a ser monstruoso si tenemos en cuenta que la configuración big.LITTLE va a competir contra núcleos de alto rendimiento de AMD. Hoy se ha filtrado mucha más información sobre estas CPU y al parecer, Intel vuelve a copiar la estrategia del pasado con Haswell, ¿cómo puede ser una novedad algo ya realizado? ¿Cuáles son los detalles ocultos de Alder Lake-S?

Ante todo coged un poco de sal, porque es un rumor que aunque ha sido lanzado por un famoso leaker con reputación alguna parte de tanta información podía no ser correcta o fiel al 100%. Dicho esto, lo que vamos a comentar afecta a toda la gama de procesadores, sean o no K o KF, así que afecta a la arquitectura como vamos a ver a continuación.

Detalles de Alder Lake-S: vuelta al pasado para ir hacia el futuro

Hay nueva información sobre varios puntos clave, así que comencemos por lo más baladí y quizás más obvio por lo anteriormente filtrado. El 4 de noviembre se mantiene como fecha de lanzamiento de los procesadores y plataforma en sí, donde las reviews deberán hacer lo propio dicho día, pero… Hay matices. Solo se lanzarán los K y KF, donde además solo estará disponible el chipset Z690 con además otro interesante desliz.

Y es que el PCIe 5.0 que integra cada procesador solo estará disponible para la primera ranura PCIe de la placa base a una velocidad de x16, mientras que los M.2 seguirán en la versión 4.0, incluidas las líneas del chipset. Por eso y en teoría los fabricantes se van a centrar en los SSD empresariales con este nuevo bus y no los veremos en 2022 para escritorio. Lo bueno de esto es que se afirma que los chipsets no se calientan como los AMD y ninguna placa llevará disipación activa.

Cambios en la memoria y el controlador de voltaje

Debido al cambio que implica la DDR5 en cuanto a su alimentación se refiere las cosas van a cambiar bastante. Se habla de un límite en DDR4 de 3.600 MHz y solo en Gear 1 como en Rocket Lake-S, mientras que la nueva DDR5 estará siempre en Gear 2, donde además este parámetro irá aumentando conforme la velocidad de esta nueva memoria hasta llegar a Gear 4 cuando los fabricantes superen los 10.000 MHz.

Si esto no fuera suficiente cambio, Intel vuelve al pasado parcialmente, ya que se informa que parte de los problemas de calentamiento y temperatura podrían llegar por la vuelta de FIVR, algo que implementó por primera vez en Haswell y pese a ser un sistema mucho más avanzado de control de voltaje levantó críticas por la temperatura que generaba de más.

Ahora Intel ha incluido en un solo voltaje los llamados VCSSA y VCCIO (ya era hora), donde ahora dicho parámetro tendrá 1.8V. El FIVR además solo estará funcionando para el Uncore, siendo los voltajes de los núcleos controlados por la placa base, un giro de guion interesante que se produjo como decimos del paso de los 22 nm a los 14 nm y ahora de los 14 nm a los 10 nm.

Por si fuese poco, Windows 10 no hace uso de los núcleos Gracemont y solo funcionarán los Golden Cove, algo similar a lo que hace Windows 11 cuando detecta el motor de un juego, donde desactiva los primeros para dejar acceso a dicho motor a la L3 de los segundos y reducir la latencia general del sistema.

Como vemos, se da un paso atrás para avanzar otros dos, se repite parcialmente la fórmula y serán los datos los que dicten sentencia sobre si Intel acierta o se equivoca. Ya queda menos en todo caso…

The post Los detalles ocultos de las nuevas CPU de Intel, ¿volvemos al pasado? appeared first on HardZone.